Un pasajero exige dinero a una aerolínea por sentarle junto a un pasajero “extremadamente grande”

“Enseguida me di cuenta de que iba a ser problemático”, denuncia el hombre. Le explicamos por qué.

Un pasajero ha demandado a una aerolínea por sentarle junto a un hombre obeso, según ha informado el diario The Guardian.

Stephen Prosser, de 51 años, ha llevado ante la justicia a British Airlines para reclamarle 13.000 dólares por las heridas sufridas y las pérdidas económicas ocasionadas al viajar en un vuelo de 12 horas entre Bangkok (Tailandia) y Heathrow (Londres) junto a un pasajero “extremadamente grande”.

Según afirma, su compañero de avión era “del tamaño de Jonah Lomu”, en referencia al jugador de rugby neozelandés. En concreto, medía seis y pies y cuatro pulgadas y pesaba unas 310 libras. La  tripulación ignoró sus quejas, según su demanda ante la corte del condado británico de Pontypridd.

“Se sentó con sus rodillas apretadas contra el asiento de enfrente y el resto del cuerpo desbordando sobre mi asiento por varias pulgadas”, ha afirmado. “Enseguida me di cuenta de que iba a ser problemático”, ha añadido, “me forzó a una postura antinatural”. El pasajero se quejó también de que, como su compañero era tan alto, su brazo descansaba en su asiento y a veces, accidentalmente, le subía al máximo el volumen de sus auriculares.

No se quejó ante su compañero, porque creyó que se daba cuenta de lo que estaba pasando, pero sí ante la tripulación, que supuestamente le respondió que no había otros asientos libres en el vuelo y no podían permitirle intercambiar su asiento con otra persona. Según su testimonio, el incidente le causó una herida en la espalda debido a la postura en la que tuvo que estar sentado 12 horas.

La aerolínea ha replicado que está “exagerando” al comparar el tamaño del hombre con el del citado jugador de rugby, y que no parecía estar tan mal, puesto que en ocasiones, añade, llegó a dormirse, según la tripulación.