Un juez bloquea la medida de Trump que restringe las solicitudes de asilo

El Gobierno emitió la prohibición este mes en respuesta a las caravanas migrantes que han comenzado a llegar a la frontera de Estados Unidos y México

Un juez federal ha bloqueado este lunes de forma temporal  la reciente medida de la administración del presidente Donald Trump que buscaba denegar asilo a los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera sur de Estados Unidos ante el avance de las caravanas migrantes que empiezan a llegar a México. El presidente argumenta que estos grupos de personas son una amenaza a la seguridad nacional.

El juez de distrito en San Francisco, Jon Tigar, ha emitido la orden con efecto inmediato que permanecerá vigente hasta el 19 de diciembre de 2018. Para esa fecha el juez ha convocado una audiencia para estudiar si se emite una orden judicial más duradera, explica la cadena CNN.

Relacionado: Trump endurece el asilo al negar ese derecho a los inmigrantes que crucen ilegalmente la frontera

Después de que el Gobierno de Trump el pasado 9 de noviembre ordenara prohibir al menos durante 90 días las opciones para solicitar asilo en la frontera sur a quienes accediesen al país de forma irregular, presentaron una demanda la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus iniciales en inglés) y el Centro de Derechos Constitucionales.

Según esta medida que se implantó  invocando los poderes presidenciales en situaciones de emergencia, aquellos que fueran  interceptados cruzando ilegalmente la frontera (en vez de presentarse en los puestos de entrada) serían deportados de forma inmediata, ignorando su solicitud de asilo.

Esta limitación, según la proclama presidencial, podría ampliarse hasta la firma de un acuerdo con México que permitiera a EE.UU. deportar directamente a su vecino del sur a los inmigrantes que cruzan ilegalmente.

La decisión del juez Tiger se produce cuando cerca de 3.000 centroamericanos ya han llegado la ciudad mexicana de Tijuana, fronteriza con el estado de California. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza cerró en el cruce de San Ysidro el tránsito con dirección norte varias horas. También instaló barreras móviles con alambre de púas en la parte superior, aparentemente para impedir un ingreso masivo de personas.

El DHS ha dicho que quiere que los solicitantes de asilo en la frontera sur se presenten en un cruce fronterizo oficial. Pero muchos de ellos, como el de San Ysidro, ya tienen un largo tiempo de espera. Por lo regular, las personas se ven obligadas a aguardar, incluso semanas, en refugios o en campamentos al aire libre en el lado mexicano.

En los últimos años, decenas de miles de migrantes se han presentado cada año en el desierto de Arizona o en la cuenca norte del río Bravo en Texas para entregarse a las autoridades migratorias y solicitar asilo. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus iniciales en inglés) calcula que cada año unas 70.000 personas piden asilo después de ser detenidas entre los puertos oficiales de ingreso.