Un joven de 17 años de Florida es arrestado en conexión con el hackeo de las cuentas de Twitter de Obama, Biden y muchos más

El adolescente es acusado de ser el "autor intelectual" del ataque a mediados de julio en el que estafadores de bitcoins tomaron las cuentas de Twitter de prominentes figuras. Otras dos personas también enfrentan cargos en conexión con la estafa.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Las autoridades de Florida anunciaron este viernes que un adolescente de ese estado fue arrestado como sospechoso de ser el "autor intelectual" del reciente hackeo masivo a las cuentas de Twitter de personalidades como el CEO de Amazon, Jeff Bezos, el aspirante demócrata a la presidencia Joe Biden,  y el expresidente Barack Obama.

El sospechoso fue identificado como Graham Ivan Clark, de 17 años, residente en la ciudad de Tampa. Las autoridades dijeron que enfrenta 30 cargos por delitos graves a nivel estatal, y también podría enfrentar cargos federales.

Según señaló en un vídeo en Twitter el fiscal del condado Hillsborough, Andrew Warren, este adolescente fue "la mente pensante que perpetró el ataque".

Otras dos personas han sido acusadas de llevar a cabo el ataque a mediados de julio, en el que estafadores de bitcoins tomaron las cuentas de Twitter que pertenecen a algunas de las corporaciones y personas más ricas del mundo en un intento por hacer que la gente transfiera criptomonedas, y asumiendo la falsamente la identidad de los dueños. 

Se trata de Mason Sheppard, de Bognor Regis, Reino Unido, quien enfrenta cargos por conspiración para cometer fraude electrónico, conspiración para cometer lavado de dinero y acceso intencional de una computadora protegida.

[Trump firma orden ejecutiva contra las redes sociales tras su incidente con Twitter]

El tercer sospechoso fue identificado como Nima Fazeli , residente en la ciudad de Orlando, también en Florida, quien está siendo acusado por las autoridades federales de ayudar e incitar el acceso intencional de una computadora protegida.

Además de las cuentas de Bezos, Obama y Biden, también fueron pirateadas las de los multimillonarios Bill Gates y Elon Musk, el rapero y aspirante a la Casa Blanca Kanye West y las compañías Uber y Apple.

El fiscal Warren dijo sobre Clark: "Los delitos de este individuo fueron perpetrados usando los nombres de gente famosa y celebridades, pero ellos no son las víctimas principales. Este fraude estaba diseñado para robar dinero a miles de estadounidenses a lo largo de todo el país".

¿En qué consistía la estafa?

Los hackers publicaron el pasado 15 de julio mensajes similares unos a los otros en los que ofrecían duplicar el dinero que usuarios ingresasen en Bitcoin a un monedero virtual de criptomonedas.

"¡Estoy devolviendo a la comunidad! ¡Todo el Bitcoin ingresado a la dirección siguiente será retornado duplicado! Si mandas 1,000 dólares, te retornaré 2,000 dólares. Solo lo haré durante 30 minutos", afirmaba un mensaje en la cuenta de Joe Biden.

 
Un mensaje similar en la cuenta de Jeff Bezos prometía repartir 50 millones de dólares, mientras que Uber se comprometía con 100.

"Debido al COVID-19, estamos devolviendo 10 millones de dólares en Bitcoin. Todos los pagos enviados a nuestra dirección se retornarán duplicados", apuntaba el mensaje en la cuenta de la empresa de transporte.

[“Cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos”, tuitea Trump sobre las protestas en Minneapolis. Twitter oculta su mensaje por “glorificar la violencia”]

Twitter reconoció la brecha en su sistema de seguridad y mantiene abierta una investigación interna al respecto. Este jueves desveló en un comunicado que el incidente se produjo al atacar a empleados de la compañía mediante 'phishing'. Esta técnica capta los datos privados falsificando páginas que los usuarios conocen, que se duplican, y solicitan que se introduzcan en ella los datos confidenciales que se quiere obtener.

El fiscal Warren también explicó que Clark tuvo acceso a las cuentas de estas personalidades al comprometer a un trabajador de Twitter, tras lo cual vendió el acceso a esas cuentas que solicitaban dinero en forma de Bitcoin prometiendo que donaría el doble que se ingresara.

El hackeo fue una demostración de fuerza de los piratas y sus consecuencias podrían haber sido mayores dada la importancia de las cuentas afectadas si sus autores hubiesen tenido otros objetivos más allá de pedir dinero por Bitcoin.

Con información de Efe y NBC News