Un hombre de California se enfrenta a la deportación. Su familia cree que alguien cercano le avisó a ICE

Este latino fue a la corte a apoyar a su hija que acusaba a un familiar de abuso sexual. Ahora está detenido porque esa persona lo expuso ante las autoridades de migración.
Agentes de Inmigración responden a un llamado en una cafetería en Los Ángeles.
Agentes de Inmigración responden a un llamado en una cafetería en Los Ángeles.AP / AP

Un padre que ha vivido en el país de manera ilegal cerca 13 años se enfrenta ahora a un caso de deportación muy diferente al de otros inmigrantes.

Marcos Villanueva, quien vive en el sur de California, fue detenido el 8 de agosto mientras llevaba a su esposa a tomar un café. Tres camionetas de ICE lo interceptaron cuando regresaba y lo trasladaron a la prisión James A. Musick, donde aún permanece, según reporta The Mercury News.

Durante su estancia en el país, el hombre había mantenido un perfil bajo y una vida normal, nada que pudiera haber llamado la atención de las autoridades. Solo tuvo un incidente en el 2005 cuando se enfrentó a una primera orden de deportación, pero el caso fue desestimado porque nunca se presentó en la corte.

Sin embargo, la segunda vez que asistió a un tribunal para apoyar a su hija en un caso de abuso sexual, su suerte cambió.

La menor estaba acusando en una corte del condado Orange a un miembro de su familia que la estaba molestando y había tratado de abusar de ella.

"No creo que la detención de Villavicencio sea una coincidencia", dijo Willard Bakeman, su abogado, quien sospecha que el hombre acusado, un tío de la menor, pudo haberle avisado a ICE sobre el status migratorio de su cliente.

Desde el 23 de octubre, Villanueva, de 40 años, tiene una orden de deportación. "El hombre que debería estar detrás de las rejas está libre, mientras que mi esposo está detenido", aseguró Jenie Villalvir.

"Creo en la justicia de este país. Mi esposo no le debe nada a nadie. No es un criminal. Él paga sus taxes cada año. Es un buen padre y una buena persona", agregó.

El abogado de Villanueva está tratando de buscar ayuda en una corte federal de Santa Ana y presentó una orden de apelación ante la Junta de Apelaciones de Inmigración. Asimsimo, solicitó la anulación de la orden de deportación del 2005, alegando que no tenía validez.

Villanueva había llegado a Estados Unidos desde su natal Honduras huyendo de las amenazas de una banda criminal que asesinó frente a sus ojos a su mejor amigo. Actualmente tiene razones para no volver a su país, según le dijo a su abogado.

Lori Haley, una vocera de ICE que no habló específicamente de este caso, confirmó a través de un correo electrónico que el inmigrante está bajo custodia y en espera de la deportación.

"Si bien ICE continúa enfocando sus recursos de aplicación de la ley en individuos que representan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad en la frontera, la agencia no exime a las clases o categorías de extranjeros removibles de la aplicación potencial".

Tras la detención de su esposo, Villalvir tuvo que empezar a trabajar en una empresa de ensamblaje para mantener a sus hijas, incluyendo a la menor de 12 años que presentó la acusación contra su tío. La familia se enteró de la situación cuando la policía se presentó en el domicilio después de haber sido notificada por la escuela.

Por su parte, Villavicencio, quien trabajaba pintando casas, dijo que estaba muy preocupado por la seguridad de su madre y otra hija, ambas viven Honduras, pues al estar preso no puede enviarles dinero a ninguna ni pagar la mensualidad a una de las bandas criminales que las acechan.