Un conductor borracho atropella a cinco latinos en Utah

El conductor del camión, Jamie McKenzie, tenía un largo historial con el alcohol, problemas de tránsito y la violencia familiar.
Imagen del camión de volteo que conducía Jamie Don McKenzie después del accidente
Imagen del camión de volteo que conducía Jamie Don McKenzie después del accidente.AP / AP

Cinco de los hombres que perdieron la vida cuando un camión de volteo chocó contra una camioneta pick up en una autopista en Utah la semana pasada, eran de Honduras.

Las autoridades de UTAH se están coordinando con los oficiales consulares para notificar a los familiares de las víctimas antes de que hagan públicas sus identidades, dijo el sargento Nick Street de la Patrulla de Autopistas de Utah.

Murieron cuando un camión de volteo conducido por Jamie Don McKenzie, de 41 años, estaba cruzando el espacio que separa los dos sentidos de la carretera y golpeó a la camioneta.

Los hondureños que viajaban a bordo eran pasajeros de Efraín O. Cárdenas, originario de Salt Lake City, de 62 años, y quien también murió.

Las autoridades dijeron que los hombres se dirigían al trabajo. Los seis murieron en el sitio del accidente.

El Gobierno de Honduras está ayudando a los familiares a llevar los cuerpos de vuelta. Cuatro de los hombres pertenecían a la misma familia, informó María Matamoros Castillo, la ministra de comunicaciones hondureña. Matamoros añadió que uno de los hombres era padre de un hijo discapacitado.

“Es muy triste para nuestro país”, dijo.

McKenzie, quien ya tenía un historial en la corte por incidentes relacionados con el alcohol, incluidos problemas de tránsito y violencia doméstica, fue acusado con seis cargos de homicidio vehicular, dos cuentas por ocasionar heridas graves por manejar bajo la influencia del alcohol, más declaraciones de haber manejado de manera imprudente y a exceso de velocidad.

Cuatro días antes del accidente a McKenzie fue citado por manejar demasiado cerca de un automóvil.

El largo historial de McKenzie con el alcohol y el comportamiento violento incluye un cargo en su contra en julio por tener un contenedor con alcohol abierto en su carro. También tiene una declaración de culpabilidad en 2013 por manejar impedido y con un contenedor abierto.

Y en 2002, se declaró culpable en dos cuestas de explotación sexual de una menor, por lo cual fue sentenciado a nueve meses en prisión. El juez le ordenó como parte de su rehabilitación que acudiera a terapia para tratar su problema con el alcohol.

Después del accidente del viernes McKenzie negó haber consumido alcohol y no aceptó que le practicaran un examen de sangre. La policía dijo, sin embargo, que tenía aliento etílico y que habían encontrado contenedores abiertos dentro de su vehículo.

El camión que conducía McKenzie pertenecía a la empresa Park City y llevaba tierra a una construcción.

Antes del accidente fatal, la policía había recibido llamadas de que un camión de volteo conducía imprudentemente sobre la autopista.