IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un avión de pasajeros recibió amenazas de bomba. La intención era bajar a un opositor a bordo

El Gobierno de Alexander Lukashenko forzó a los pilotos de un avión de RyanAir a desviarse y a aterrizar, tras lo cual el disidente Roman Protasevich fue arrestado. El suceso fue condenado por la Casa Blanca y ha sido calificado de "secuestro" en aviación por autoridades europeas.
Raman Pratasevich (centro) en una foto de archivo de 2017, una de las veces que fue arrestado en protestas antes de intentar dejar el país.
Raman Pratasevich (centro) en una foto de archivo de 2017, una de las veces que fue arrestado en protestas antes de intentar dejar el país.AP /

Un vuelo de la aerolínea europea RyanAir recibió una fuerte amenaza la mañana de este domingo: tenía forzosamente que aterrizar en Minsk, Bielorrusia, pese a que su ruta no pasaba por ahí.

La amenaza fue hecha desde un avión caza que pertenece al Gobierno bielorruso de Alexander Lukashenko, líder que ha sido blanco de multitudinarias protestas desde mediados de 2020, cuando fue declarado ganador pese a evidencias de fraude electoral. En septiembre tomó posesión en una ceremonia cerrada al público para un mandato de cinco años; ha estado en el cargo desde 1994.

No importó que la ruta del vuelo FR4978, que había partido desde Atenas, Grecia, e iba dirigido a Vilnius, la capital lituana, no tenía por qué pasar territorio bielorruso.

El avión primero recibió un mensaje advirtiendo de una "posible amenaza de seguridad", supuestamente una bomba a bordo, por la cual tenía que desviarse y pasar de ese modo por el espacio aéreo de Minsk, según reportes de RyanAir.

Fue entonces que el avión caza bielorruso surgió con el mensaje de que el vuelo tenía que dar vuelta en U y ser escoltado hasta aterrizar para revisar la "amenaza".

Pero a bordo no había una bomba. Iba Raman Pratasevich, un opositor de Lukashenko.

 El aterrizaje forzado fue condenado este domingo por autoridades internacionales. El Departamento de Estado estadounidense denunció que "este acto impactante perpetrado por el régimen de Lukashenko puso en riesgo las vidas de más de 120 pasajeros, incluyendo a ciudadanos estadounidenses".

 Autoridades de la Unión Europea, que lleva meses exigiendo que se celebren nuevas elecciones y ha desconocido la legitimidad de Lukashenko, calificaron lo sucedido como un intento de secuestro en aviación. 

“Es un acto sin precedentes de terrorismo cometido desde aparatos del Estado", aseguró el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki.

[Miles de manifestantes exigen la dimisión del presidente de Bielorrusia]

Después de que el vuelo FR4978 aterrizó a la fuerza en Minsk, el opositor Pratasevich fue bajado del avión y arrestado. Unas horas después el avión de RyanAir volvió a despegar y unos 30 minutos después se encontraba en su destino original, Vilnius.

Ahí otros pasajeros comentaron que Pratasevich, de 26 años, se mostró lleno de pánico cuando el capitán indicó que iban a tener que bajar en Minsk. 

"Se puso como loco. Dijo que ahí quieren aplicarle la pena capital", dijo la pasajera Marius Rutkauskas a medios en Vilnius.

Pratasevich es cofundador de un canal de la aplicación de mensajería Telegram, llamado NEXTA. Como la mayoría de los medios noticiosos bielorrusos fueron clausurados por reportar sobre las protestas antigubernamentales, NEXTA es de los pocos sitios que quedan para publicar información no controlada por el régimen de Lukashenko.

 Antony Blinken, el secretario de Estado de EE.UU., dijo que el Gobierno estadoundiense demanda la liberación inmediata de Pratasevich.

Otros opositores de Lukashenko –incluidas la candidata independiente Svetlana Tikhanovskaya, que se postuló contra él en las elecciones– han terminado por huir de Bielorrusia. Tikhanovskaya ahora vive en Lituania, el mismo país al que se dirigía Pratasevich antes de ser bajado del avión.

Se reporta que miles de las más de 17,000 personas arrestadas de manera arbitraria por protestar han sido torturadas y en algunos casos violadas. En noviembre un manifestante de 31 años que participó en una marcha contra de Lukashenko murió en el hospital después de ser golpeado por fuerzas de seguridad.

Con información de AP, LA Times y The New York Times