Trump señala a la prensa por su "hostilidad" tras los envíos de paquetes explosivos

Después de que hayan sido interceptados artefactos explosivos contra CNN, los Obama o los Clinton, el presidente ha exigido a los medios "establecer un tono civilizado" y acabar "con los constantes ataques"

El presidente, Donald Trump, ha criticado este miércoles a los medios de comunicación por su "interminable hostilidad" horas después de que las autoridades interceptaran varios artefactos explosivos dirigidos a la CNN y a figuras demócratas, entre ellos el expresidente Barack Obama y la candidata presidencial en 2016, Hillary Clinton, y ha llamado a la prensa a “establecer un tono civilizado”.

Sin embargo, el presidente ha obviado sus constantes descalificaciones contra los medios y contra sus adversarios políticos tan frecuentes en sus discursos. Trump, al referirse a estos acontecimientos en un un mitin en Wisconsin, no ha mencionado el nombre de ninguno de los afectados.

"Los medios de comunicación tienen la responsabilidad de marcar un tono civilizado y detener la interminable hostilidad y los constantes ataques y noticias negativas y a veces falsas, lo tienen que hacer", ha dicho.

Después, sin nombrar al partido, pasó a condenar a los demócratas. "Los que participan de la arena política deben dejar de tratar a sus oponentes como deficientes morales (...) Nadie debe comparar de manera irresponsable a oponentes políticos con villanos de la historia", ha señalado Trump. "No debemos acosar a gente en espacios públicos o destruir propiedad pública", añade.

Trump también dijo que "ningún país que tolere la violencia o la amenaza de la violencia como método de intimidación política puede tener éxito". Poco después, el presidente bromeó de "estarse comportando bien" al no dirigir los ataques habituales en sus mítines a oponentes políticos. "Por cierto, ¿estáis viendo lo bien que me estoy comportando esta noche? ¿Lo habías visto alguna vez? Todos nos estamos comportando muy bien, y vamos a seguir así".

Las autoridades interceptaron en las últimas horas bomba caseras dirigidas a las residencias de los Obama, de los Clinton, y a las oficinas del exfiscal general bajo el mandato de Barack Obama, Eric Holder. También John Brennan, antiguo jefe de la CIA, la congresista  californiana Maxine Walters y las oficinas de la CNN en Nueva York. A última hora de lo noche se conoció que Joe Biden, vicepresidente de Obama, recibió un paquete "sospechoso".

Todos esos dispositivos caseros eran similares al que la policía halló y detonó el lunes en la residencia del multimillonario filántropo George Soros, en el norte del estado de Nueva York.