Trump dice que eliminará la solicitud de asilo para las personas que entren ilegalmente al país

“Cuando tiren piedras, como lo hicieron con la policía militar de México, considérenlo como un rifle”, dijo Trump a los militares en la frontera.

El presidente, Donald Trump, anunció este jueves que firmará una orden ejecutiva la próxima semana para que los migrantes que ingresen de manera ilegal no puedan solicitar asilo y dijo que instalarían ciudades de tiendas de campaña para alojar a quienes presenten la petición.

Las leyes de inmigración dictan que cualquiera puede pedir asilo, sin importar cómo ingresó al país.

“La gente tendrá la oportunidad de pedir asilo… Van a ir a la corte y un juez va a determinar”, dijo Trump.

En la conferencia de prensa Trump mandó un mensaje a las tropas que se encuentran en la frontera a al espera de las caravanas migrantes: “cuando tiren piedras, como lo hicieron con la policía militar de México en la frontera, considérenlo como un rifle”.

El presidente repitió en varias ocasiones durante la conferencia que los solicitantes de asilo tendrían que ingresar por los puntos de entrada oficiales. El gobernante advirtió de que a los inmigrantes que sean detenidos no se les dejará en libertad mientras se ven sus casos, sino que estarán arrestados hasta su deportación.

Trump planteó el problema como una cuestión de tener espacio suficiente para internar a los migrantes, pero la ley establece que los adultos no pueden ser detenidos por más de seis meses si no han cometido ningún otro crimen y los niños por más 20 días.

También dijo que estaba continuando la política de separación de familias iniciada bajo el presidente Obama, pero durante su mandato los únicos padres que fueron separados de sus hijos fueron los que tenían un caso criminal en su contra. En ese entonces, cruzar la frontera ilegalmente no acarreaba un proceso criminal: una política que esta administración sí ha implementado.

Otros errores que cometió el mandatario fue decir que había 20 millones de indocumentados, cuando las cifras oficiales indican 12 millones. Y tampoco es cierto que la construcción del muro ya haya comenzado, reportó la cadena NBC.

El anuncio de este jueves es uno más en una serie de disposiciones y comentarios que han puesto el tema de la inmigración en el centro de la discusión pública a medida que las elecciones intermedias se acercan.  Asesores políticos de miembros del partido republicano como el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, han dicho que es un asunto que une a su base de votantes.

El miércoles, el presidente anunció que estaba considerando desplegar hasta 15,000 soldados en la frontera suroeste en respuesta a las caravanas que aún se encuentran a cientos de millas. El número dobla las previsiones del Pentágono. 

Trump y otros funcionarios de la administración han alentado a aquellos que buscan asilo a pasar por los puntos de entrada legales. Pero muchos migrantes desconocen esa disposición, y los cruces fronterizos oficiales se han vuelto cada vez más difíciles de cruzar. Los funcionarios de inmigración han rechazado a los solicitantes de asilo en los puertos de entrada debido al hacinamiento, diciéndoles que regresen en una fecha posterior, reportó Associated Press

Los atrasos se han vuelto especialmente marcados en los últimos meses en los cruces de California, Arizona y Texas. Las personas generalmente esperan cinco semanas para solicitar asilo en el cruce principal de San Diego y permanecen a la intemperie durante días continuos.

La administración también ha estado incrementando la seguridad en los puntos de entrada esta semana. De acuerdo con el periódico The Monitor de McAllen, en Texas, en el Valle del Río Grande se vio a los trabajadores instalar puertas y cercas adicionales a lo largo de un paso en un puente entre los EE. UU. Y México.