Trump dice que el ejército de EE.UU. puede abrir fuego si los migrantes tiran piedras

“Si quieren tirar piedras a nuestro ejército, nuestro ejército se defenderá ", apunta el presidente. "Lo consideraremos como un rifle”, añade

El presidente, Donald Trump, ha dicho este jueves que las tropas desplegadas en la frontera de EE.UU. con México pueden disparar en caso de que ser atacadas "con una piedra" por los miembros de la caravana migrante procedente de Honduras, tal y como, según dice el presidente, hicieron al entrar en México.
"Si alguien lanza piedras o rocas -como hicieron en México- se les podrá disparar, porque si te dan con una piedra en la cara...", apunta Trump en una comparecencia en la Casa Blanca.
El mandatario ha vuelto a insistir en que al entrar en México los integrantes de la caravana "pasaron por encima" de la policía de ese país e incluso hirieron a militares que habían acudido a la frontera para impedir la entrada de los migrantes. “Si quieren tirar piedras a nuestro ejército, nuestro ejército se defenderá ", apunta el presidente. "Lo consideraremos, y se lo he dicho a ellos, como un rifle”, añade.
El pasado 19 de octubre, seis policías acabaron lesionados cuando las cerca de 3.000 personas que por entonces integraban la caravana tiraron abajo una valla fronteriza que les impedía el paso, aunque las autoridades informaron de que las agresiones, con petardos y piedras, fueron llevadas a cabo por "personas ajenas a la propia caravana".
Las palabras de Trump se producen días después de que el Gobierno anunciará el envío de 5.239 soldados regulares  a la frontera con México,  una cifra que, como señaló este miércoles el propio presidente, podría llegar hasta los 15.000 militares.
"Nuestro Ejército se hará cargo", aseguró hoy el mandatario, quien defendió la necesidad de recurrir al ejército debido a que las dos caravanas que avanzan hacía el norte "está formada por gente muy dura".
"Hasta México dijo que era gente dura. No les quieren en su país", afirmó Trump, quien tan solo unos minutos antes había puesto en duda que esos migrantes abandonaran sus países por miedo, ya que, subrayó, las autoridades mexicanas les habían ofrecido "asilo y trabajo" y lo habían rechazado.
"Emplearé todos los recursos a mi alcance para acabar con esta crisis (...). Debemos acabar el trabajo que empezamos, debemos ser duros", advirtió.