Trump da golpe bajo a Clinton al insultarla vulgarmente

Tras los improperios del magnate contra la precandidata demócrata, la mitad del público dice que estaría avergonzado si llegara a presidente: sondeo

Pareciera que la capacidad de Donald Trump para atacar u ofender a la gente es ilimitada. Hoy fue Hillary Clinton el blanco de sus insultos, contra quien utilizó una vulgaridad más propia de una conversación en un bar, entre un grupo de amigos mal hablados en la calle o incluso de un comediante con poca imaginación, pero que no se espera de un aspirante a la presidencia de Estados Unidos.

Clinton, señaló Trump en un mitin de campaña el lunes en la noche en Michigan, fue “schlonged” durante la primaria presidencial de 2008 que perdió ante Barack Obama. Este es un término mezcla del idioma que hablaban antes los judíos en Europa  -Yiddish- y el alemán y que se refiere a los genitales del hombre. 

El significado entonces sería que a Clinton, quien iba adelante en las encuestas, al final “la jodieron” o “la cogieron” en esa derrota del 2008. 

En el mismo mitin, Trump se burló también de Clinton por su tardanza el sábado durante el debate demócrata al regresar al podium luego de haber ido al sanitario. “Sé adonde fue y es repelente. No quiero hablar de ello”, señaló Trump.

No es la primera vez que Trump insulta a una mujer o en este caso que entra en una disputa con Clinton. Hace unos meses, luego del primer debate republicano para el caso, sugirió que la presentadora de Fox News que le hizo preguntas difíciles, estaba emocionalmente inestable debido a que tenia su periodo menstrual. O antes también, se había referido a la estrella de cine y televisión Rosie O’Donnell como un “cerdo gordo”.

En el pasado Trump se ha burlado de la vestimenta de Clinton -de que sólo usa pantalones y no vestidos- y de que no tiene la fuerza o energía suficiente para ser presidente. Y de que además, Clinton duerme mucho.

La disputa hoy con la ex secretaria de estado es debido a que la aspirante demócrata señaló el sábado que lo dicho por Trump contra los musulmanes -de que no hay que dejarlos entrar a Estados Unidos- está sirviendo como material de propaganda y reclutamiento para el Estado Islámico.

En general cuando Trump dice este tipo de cosas -antes también insulto a los inmigrantes mexicanos diciendo que estos traen crimen al país y son violadores- mucha gente en sus mitines le aplaude y le celebra lo dicho. Con todo, no obstante estos insultos, Trump va primero en las encuestas a nivel nacional y tiene serias posibilidades de ser el candidato republicano a la presidencia en 2016.

Una de estas últimas encuestas sin embargo, -de la Universidad Quinnipiac- trae un dato que de alguna manera hace lógica en el contexto de lo dicho por el magnate de bienes y raíces contra Clinton, los latinos, las mujeres, los musulmanes, etc. La mitad de los encuestados dijo que se sentiría avergonzado si Trump fuera el presidente.

La campaña de Clinton dijo por su lado que no respondería a lo dicho el lunes por Trump, exhortando sin embargo a que “todo aquel que entiende la humillación que este lenguaje degradante causa en todas las mujeres, debería de hacerlo”.

Trump por su parte, no obstante el gran ruido en los medios que han generado sus palabras, no se echó atrás. “THANK YOU -Grand Rapids, Michigan!”, escribió Trump en un tweet.  “Juntos haremos historia, y pondremos fin a lo políticamente correcto para asegurar nuestra patria”.

Esto de “políticamente correcto” hace referencia a que supuestamente alguien no dice “X” o “Y” cosas para no ofender a una persona o a un grupo de gente. Según Trump, hoy que se está en campaña se vale decir cualquier cosa, aun sino es “políticamente correcto”, bajo el pretexto de darle “seguridad al país”.