Trump advierte que "todas las opciones" siguen sobre la mesa con Venezuela, incluyendo las "fuertes"

En el pasado se reportó que el presidente Trump preguntó en agosto de 2017 a sus asesores sobre la posibilidad de invadir Venezuela.

El presidente, Donald Trump, advirtió este miércoles que "todas las opciones" siguen sobre la mesa con respecto a Venezuela y aseguró que baraja alternativas "fuertes" y "menos fuertes", aunque no ofreció más detalles.

"Todas las opciones están sobre la mesa. Todas ellas. Las fuertes y las menos fuertes. Todas las opciones, y ya saben lo que quiero decir por fuertes", dijo Trump en declaraciones a la prensa a su entrada a la sede de Naciones Unidas, donde se desarrolla la Asamblea General esta semana.

“Quiero que la gente esté a salvo. Vamos a encargarnos de Venezuela, ¿de acuerdo? Vamos a ocuparnos de Venezuela. Lo que está sucediendo en Venezuela es una desgracia”, dijo Trump, agregando que estaría dispuesto a reunirse con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, quien no asistió a la cumbre.

El pasado julio, se reportó que el presidente Trump preguntó en agosto de 2017 a sus asesores sobre la posibilidad de invadir Venezuela. El relato procedía de un alto funcionario del gobierno familiarizado con lo que se dijo entonces, que habló bajo condición de anonimato por lo delicado del asunto.

Según los reportes de agencias, Trump conversó sobre esta posibilidad con el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, y el consejero de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, que ya no forman parte del ejecutivo estadounidense. El relato procedía de un alto funcionario del gobierno familiarizado con lo que se dijo entonces, que habló bajo condición de anonimato por lo delicado del asunto.

En una conversación que presuntamente duró unos cinco minutos, McMaster y otros explicaron a Trump que una invasión podría tener consecuencias negativas para Washington, para sancionar al presidente Nicolás Maduro por llevar a Venezuela por la senda de la dictadura.

Bajo la conducción de Trump, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han aplicado sanciones a decenas de altos funcionarios venezolanos y a Maduro mismo, a los que acusan de corrupción, narcotráfico y violaciones de los derechos humanos. Washington ha aportado más de 30 millones de dólares a los vecinos de Venezuela para ayudarlos a absorber más de un millón de migrantes que han huido del país.

Este martes, el Departamento del Tesoro anunció nuevas sanciones económicas contra "el círculo cercano" del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, incluida su esposa, Cilia Flores, y un testaferro de Diosdado Cabello, jefe de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). También son objeto de estas sanciones tres de los altos cargos más cercanos a Maduro: la excanciller y actual vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez; el ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información, Jorge Rodríguez; y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López.

Como consecuencia de estas medidas, quedan congelados los activos que estas personas puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se prohíben las transacciones financieras con entidades o personas del país.