Tres países suspenden vuelos del modelo 737 Max 8 de Boeing que se estrelló en Etiopía

Se hallaron las cajas negras de la aeronave que se estrelló matando a las 157 personas a bordo

Tres países dejaron en tierra a sus aviones Boeing 737 Max 8 el lunes, un día después de que 157 personas murieran cuando uno de ellos se estrelló en Kenia poco después del despegue.

El avión accidentado era de la misma marca y modelo que el avión que se estrelló en Indonesia el año pasado, matando a las 189 personas a bordo.

Ethiopian Airlines dijo que la suspensión de los vuelos de sus 737-8 fue pensada como una "precaución de seguridad adicional". También anunció el lunes que las cajas negras de la aeronave (los datos de vuelo y las grabadoras de voz de la cabina) se habían recuperado.

Las autoridades chinas de aviación también suspendieron las operaciones de todos los 737-8 utilizados por las aerolíneas en ese país el lunes "en línea con el principio de gestión de tolerancia cero para los riesgos de seguridad y el control estricto de los riesgos de seguridad".

 CNBC informó que las líneas aéreas chinas operan 96 de esos aviones; los registros de Boeing indican que Ethiopian Airlines vuela otros cuatro, parte de un pedido de 30 de la aerolínea.

Las autoridades chinas notaron varias similitudes entre el accidente del domingo y el del vuelo JT610 de Lion Air a fines de octubre: se trataba del mismo modelo de avión, cada uno se había entregado recientemente, y ambos ocurrieron a los pocos minutos del despegue.

Familiares de las víctimas en el aeropuerto internacional de Addis Abeba el domingo 10 de marzo de 2019.AP / AP

Familiares de las víctimas reaccionan a la noticia/AP

The Associated Press informó el lunes que Indonesia dejó en tierra sus 737-8 para inspecciones luego del desastre del domingo.

Cayman Airways, una aerolínea que vuela a Estados Unidos y países del Caribe, también dijo que suspenderá las operaciones de sus dos 737-8 "hasta que se reciba más información".

Sin embargo, otros funcionarios y expertos de la aviación advirtieron que no se apresuraran a vincular los accidentes, diciendo que era demasiado temprano en la nueva investigación para sacar conclusiones.

Las autoridades perdieron el contacto con el vuelo 302, un avión Boeing 737 Max 8 que volaba desde Addis Abeba, la capital etíope, a Nairobi, la capital de Kenia, a las 8:44 a.m (1:44 a.m. ET).

Esto fue aproximadamente seis minutos después de que el avión despegó del Aeropuerto Internacional Bole, dijeron. Tewolde Gebremariam, el director ejecutivo de la aerolínea, dijo que el capitán informó "dificultades" y pidió regresar al aeropuerto, pero que entonces el avión "se perdió del radar, desapareció".

El avión de Ethiopian Airlines había estado en servicio solo por cuatro meses y no tenía problemas técnicos conocidos, dijo Gebremariam.

El vuelo JT610 de Lion Air era aún más nuevo cuando se estrelló en el mar poco después del despegue de Yakarta, la capital de Indonesia, a fines de octubre, y tras haber estado en servicio por solo 2 meses y medio.

Las autoridades indonesias dijeron que el contacto con el vuelo JT610 se perdió después de 13 minutos y que el capitán informó de un "problema de control de vuelo". Los pilotos que volaron el mismo avión un día antes habían experimentado un problema similar, dijeron las autoridades.

El clima era bueno los días de ambas catástrofes.

Más allá de eso, no es apropiado hacer comparaciones tan pronto en la investigación del accidente del domingo, opinó el capitán John Cox, un especialista en gestión de seguridad de la aviación en la Universidad del Sur de California, quien es analista de aviación para NBC News.

"El jet de Lion Air había estado experimentando problemas mecánicos durante los cuatro días anteriores al accidente", dijo Cox, ex presidente ejecutivo de seguridad aérea de Air Line Pilots Association International. "Todo lo que hemos escuchado hasta ahora es que eso no ocurrió con el avión etíope".

Gebremariam dijo que el piloto, el capitán senior Yared Getachew, tenía un excelente récord con más de 8,000 horas de vuelo.

"Es un avión nuevo sin quejas técnicas, conducido por un piloto experimentado, y no hay ninguna causa que podamos atribuir en este momento", dijo en una conferencia de prensa, y agregó: "No podemos descartar nada".

Del mismo modo, la Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos de Líneas Aéreas dijo que "subraya la necesidad de evitar la especulación sobre lo que sucedió con la aeronave".

El 737 Max 8 es el sucesor de Boeing del 737-800, uno de los caballos de batalla de la aviación civil; ha estado en servicio comercial por solo 22 meses desde que el primero fue volado por Malindo Air, una subsidiaria de Lion Air, en mayo de 2017.

Ethiopian Airlines es muy respetada en los círculos de aviación, ya que fue aceptada en la Star Alliance, que incluye Air Canada, Lufthansa y United Airlines, en 2011.

Si las catástrofes aéreas se debieran a problemas similares, se habrían producido a pesar de los esfuerzos de Boeing Co. y la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos o FAA.

En un informe preliminar en noviembre, KNKT, la comisión de seguridad de transporte de Indonesia, dijo que el avión Lion Air no estaba en condiciones en ninguno de sus últimos dos vuelos.

La comisión destacó las prácticas de mantenimiento de la aerolínea y el entrenamiento de pilotos, así como un sistema de seguridad revisado de Boeing diseñado para corregir automáticamente la trayectoria de vuelo del avión si los datos de los sensores indicaban que el avión se estaba estancando o perdiendo altura.

Los pilotos de EEUU y los investigadores indonesios dijeron en ese momento que la información sobre el sistema automatizado no estaba incluida en el manual de vuelo de la aeronave. Boeing respondió emitiendo un boletín para asegurarse de que las aerolíneas capacitaran a sus pilotos sobre cómo apagar el sistema si cometía un error.

La FAA también ordenó a todas las aerolíneas estadounidenses que usen aeronaves 737 Max que obedecieran el boletín.

Boeing y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de los Estados Unidos están enviando equipos a Etiopía para ayudar en la nueva investigación.

Cox dijo que debido al interés en el accidente, "sabremos con bastante rapidez" lo que sucedió.

"Todo está en el modo de recopilación de datos en este punto", dijo. "Todo el mundo quiere saber qué sucedió, pero es demasiado temprano en el proceso para dar una respuesta a esa pregunta. Es más importante ser preciso que ser rápido".