"Todavía siguen sufriendo". Seis familias continúan detenidas meses después de su separación en la frontera

Algunos inmigrantes no pasaron la primera entrevista para poder probar que en realidad necesitaban asilo en Estados Unidos. Ellos dijeron que se encontraban bajo mucho estrés por la separación de sus hijos
Una madre adoptiva abraza a un pequeño niño que se encuentra separado de sus padres biológicos.
Una madre adoptiva abraza a un pequeño niño que se encuentra separado de sus padres biológicos. AP / AP

Media docena de familias que fueron separadas en la frontera de Estados Unidos y México permenecen detenidas en Texas tras reunirse con sus hijos.

Los defensores de los inmigrantes dicen que el gobierno ha violado un acuerdo legal de larga data que impide que los niños detenidos pasen 20 días en instalaciones sin licencia, como el Centro residencial familiar del sur de Texas.

El centro de detención en Dilley, Texas, había retenido a unas 40 familias durante cuatro meses después de las reunificaciones ordenadas por el tribunal. Alrededor de 30 de las familias fueron liberadas la semana pasada.

"Todavía estamos sufriendo porque no quieren liberarnos", dijo Wendy, una mujer de El Salvador que llegó a los Estados Unidos con su hija de 9 años a fines de mayo.

Wendy, que no quería que se usara su nombre completo por temor a su seguridad, se separó de su hija y luego se reunió después de casi dos meses.

Muchas familias pasaron meses separadas después de que la administración del presidente Donald Trump lanzara la política de tolerancia cero que ordenaba que cualquier persona que cruzara la frontera ilegalmente enfrentaría cargos criminales. Eso significaba que los padres tenían que ir a la corte mientras sus hijos iban a refugios para menores de edad en todo el país.

Aunque la política finalizó en la primavera tras las críticas en todo el mundo, las familias con padres que no pasaron su primer examen de detección mientras buscaban asilo han permanecido en custodia con sus hijos.

Un acuerdo de décadas conocido como el asentamiento de Flores dicta cuánto tiempo el gobierno puede mantener a los niños en instalaciones sin licencia. En general, la regla ha sido que los niños no pueden quedarse pasados ​​los 20 días.

Las familias aún detenidas en Texas dijeron que están desesperadas y que sus hijos están traumatizados.

Una mujer dijo que ella y su hija seguían enfermándose durante la temporada de lluvias porque los funcionarios del centro de Texas no les permitían cambiarse la ropa mojada. Los dormitorios de Dilley están fuera.

La portavoz de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, Dani Bennett, aseguró que la agencia se toma muy en serio la salud, la seguridad y el bienestar de los inmigrantes a su cargo. Dijo que la agencia brinda atención médica integral, que incluye enfermeras, proveedores de salud mental, médicos, atención dental y acceso a atención de emergencia las 24 horas.

"De acuerdo con nuestro compromiso con el bienestar de las personas bajo la custodia de la agencia, ICE gasta más de 250 millones anuales en el espectro de servicios de atención médica que se brindan a las personas que cuidamos", señaló Bennett en un comunicado.

Las familias que permanecieron detenidas mucho tiempo después de la reunificación son solicitantes de asilo que fracasaron en lo que se conoce como una entrevista de "miedo creíble", el primer paso en el proceso. Un oficial de asilo entrevista a los solicitantes para saber por qué huyeron de su país, y si pueden demostrar que tienen un temor creíble de regresar, se les lleva una audiencia ante un juez de inmigración.

Un juez federal ordenó al gobierno que le permitiera a esas familias rehacer sus entrevistas después de que los abogados presentaron una demanda diciendo que los padres no pasaron la evaluación inicial debido al estrés extremo por haber sido separados de sus hijos.

"En cada paso del camino, el gobierno realmente se ha tomado su tiempo", dijo Katy Murdza, coordinadora de defensa de CARA Pro Bono, que brinda servicios legales a cientos de familias detenidas en Dilley. "Mientras tanto, se está haciendo más y más daño a estos niños".

Bennett, la portavoz de ICE, agregó que la duración promedio de una estadía en el centro de Texas es de 17 días y que la duración de la estadía de algunas familias podría ser de más de 20 días, dependiendo de las circunstancias individuales, como aquellas que tienen órdenes finales de expulsión de Estados Unido.

"Es muy traumático ser detenido. Comenzamos a ver una regresión de comportamiento, mojando la cama o negándonos a separarnos para ir a la escuela", concluyó Murdza.