Tiroteo en Texas será manejado como un caso de “terrorismo doméstico”

El sospechoso escribió supuestamente un texto donde critica la presencia de hispanos en EEUU y cita la matanza de 51 personas el año pasado por parte de un supremacista blanco en Nueva Zelanda.

El tiroteo que dejó sin vida a 22 personas e hirió a otras 26 en una zona comercial de El Paso, Texas, será manejado como un caso de terrorismo doméstico, dijeron el domingo las autoridades federales mientras sopesaron los cargos de delitos de odio que podrían llevar a la pena de muerte al joven que causó la masacre.

Un fiscal local anunció que presentaría cargos de asesinato capital contra el sospechoso, diciendo que el agresor "perdió el derecho a estar entre nosotros".

Patrick Wood Crusius, de 21 años, fue acusado de asesinato punible y llevado a una cárcel en El Paso mientras que las autoridades investigaban también si el ataque pudo haber sido un crimen de odio después de conocerse que publicó en internet, en la página 8chan, una hora antes de la masacre un documento con contenido antinmigrante.


Los investigadores están examinando La verdad incómoda, un documento que arremetía contra los peligros de la inmigración en masa y advertía que a la larga los hispanos se apoderarán de la economía y el gobierno. El autor argumentaba que atacar objetivos de “baja seguridad” era una manera de “luchar para recuperar a mi país de la destrucción”. 

“Tenemos que atribuirle directamente el manifiesto a él”, dijo el jefe de la policía de El Paso, Greg Allen, durante una conferencia de prensa el domingo en donde las autoridades revelaron que Crusius vivía en Allen, un suburbio para gente de clase media alta cerca de Dallas, y que había manejado un poco más de nueve horas para llegar hasta la plaza comercial en El Paso, en donde más del 80% de la población es latina. Aún se desconocé por qué escogió ese lugar para el tiroteo.

En videos de seguridad puede apreciarse al delgado joven ingresando por la puerta principal del Walmart vestido con una camiseta negra y un pantalón kaki, portando un fusil AK-47 con un cargador de capacidad aumentada. De acuerdo a los testigos, recorrió pasillo por pasillo de una tienda repleta de personas que se abastecían para el regreso a clases.

“Ellos son los instigadores, no yo”, decía una de las líneas del texto que Crusius colgó desde un perfil anónimo. El texto cita la masacre perpetrada en marzo en Christchurch, Nueva Zelanda, cuando un supremacista blanco antinmigrante disparó contra la masa en una mezquita y mató a 51 personas. 

El documento critica tanto al Partido Demócrata como al Republicano, y contiene también argumentos en contra del Gobierno y de las corporaciones. El autor afirma que maduró sus opiniones antes de que Donald Trump lanzara su campaña y llegara a la presidencia. Asegura que no es un supremacista.

Los expertos en terrorismo precisan que en estos casos no se puede tomar al pie de la letra lo que escriben los supuestos autores de delitos de odio, porque puede que su objetivo sea ampliar el alcance de sus mensajes en redes sociales y lograr cobertura mediática, informa NBC News.

Tras el ataque, el documento fue borrado de la página web, pero algunos usuarios del foro lo habían guardado y lo volvieron a publicar. “Hola, FBI”, afirma el primer comentario en respuesta al post presuntamente colgado por Crusius. 

El tiroteo se produjo menos de una semana después de que un hombre de 19 años matara a tres personas e hiriera a otras 13 en el popular Festival del Ajo de Gilroy antes de suicidarse, así como pocas horas antes de que murieran otras nueve en un tiroteo masivo en Dayton, Ohio.

"Los reportes son muy malos, muchos muertos", afirmó el presidente, Donald Trump, a través de su cuenta en Twitter, al referirse a la matanza de El Paso. Trump calificó el tiroteo como un “acto de cobardía” y agregó que él y su mujer Melania rezan por “el gran pueblo de Texas”. 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador anunció en su cuenta en la red social que entre las víctimas mortales hay seis personas de nacionalidad mexicana. 

El centro comercial donde ocurrió la masacre es popular entre ciudadanos residentes en ese país, que cruzan la frontera gracias a pases que le permiten acceder a EEUU para hacer compras

Varios candidatos presidenciales demócratas, entre ellos Bernie Sanders y Beto O’Rourke, que es de El Paso, pidieron que se impongan mayores restricciones a la circulación de las armas en EEUU. O’Rourke acusó a Trump de ser un racista y que esa actitud lleva a la violencia.

NOTICIAS RELACIONADAS 

Mueren al menos nueve personas en un tiroteo en Ohio horas después de la masacre de El Paso. El atacante fue abatido. Hay también 16 heridos

Víctimas con disparos en la cabeza, gente gritando y niños llorando: algunos de los terroríficos relatos de testigos de la masacre en El Paso