Sólo dos cadenas de hamburguesas aprueban este examen. Y las consecuencias pueden ser catastróficas

Un examen a 23 cadenas de restaurantes descubre que sólo dos se preocupan de que la carne no esté afectada por un producto cuyas consecuencias pueden ser devastadoras.
Una hamburguesa Double Quarter Pounder de McDonald´s.
Una hamburguesa Double Quarter Pounder de McDonald´s. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Las principales cadenas de hamburguesas del país recibieron una pésima calificación en un examen anual que evalúa el uso de antibióticos en sus carnes.  

Mientras que 23 cadenas fueron evaluadas con una "D-" o "F", solamente dos, Shake Shack y BurgerFi, obtuvieron una "A", reveló un estudio publicado por la cadena CNN.

Lena Brook, investigadora principal, dijo que después de analizar otros restaurantes, decidió explorar las cadenas de hamburguesas.

"Es una de las comidas favoritas ennuestro país y analizamos qué está sucediendo y qué no está sucediendo cuando se trata del uso responsable de antibióticos. El sector parecía particularmente importante", dijo.

El estudio clasificó a las cadenas de cómida rápida de acuerdo a las ventas totales y también en base a sus promesas con el uso de antibióticos en las carnes.

Sobre las dos únicas cadenas que demostraron no utilizar antibióticos, Brook celebró que se unieran a un nuevo movimiento gastronómico que busca cocinar de manera más natural.

"Lo interesante es que son estas nuevas creaciones las que están interrumpiendo el tipo normal de modelo operacional que las cadenas de hamburguesas han usado durante décadas, y los clientes realmente están respondiendo a eso", agregó.

Entre las cadenas que no cumplieron con el uso de los antibióticos se encuentran McDonalds, Burguer King, Sonic, Checker´s, Wendy´s y Five Guys, por mencionar algunas.

La investigación asegura que  el "uso excesivo de antibióticos en la producción ganadera contribuye significativamente a la propagación de la resistencia a los antibióticos", lo que constituye una amenaza para la salud pública.

"En términos más simples, lo que significa es que una vez que las bacterias son resistentes a los antibióticos, la capacidad de los médicos para tratar la infección se vuelve extremadamente limitada, y eso es realmente aterrador, porque significa que las infecciones que alguna vez fueron realmente fáciles y comunes podrían volverse fatales, o los procedimientos médicos comunes ya no serían posibles debido al riesgo de infección sin antibióticos ", dijo Brook.