Senador dice que Trump considera que la guerra con Corea es una opción

El senador republicano Lindsey Graham reveló que el presidente no descarta un ataque a Corea del Norte para frenar el desarrollo de armas capaces de atacar a EEUU.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

El presidente Trump le dijo al senador republicano Lindsey Graham que habrá una guerra entre Estados Unidos y Corea del Norte sobre el programa de misiles de la nación asiática si esta continúa apuntando misiles balísticos intercontinentales a Estados Unidos, reveló el propio Graham.

"Me lo ha dicho, le creo", declaró el legislador el martes al programa Today de NBC. "Si yo fuera China, yo también lo creería, y haría algo al respecto".

Relacionado: El misil de Corea del Norte podría llegar hasta Nueva York, según científicos

Graham dijo que Trump no permitirá que el régimen de Kim Jong Un tenga un misil intercontinental gubernamental (ICBM) con capacidad de armas nucleares para "atacar a Estados Unidos".

"Si va a haber una guerra para detener [Kim Jong Un], sucederá allí, si miles mueren, morirán allí, no van a morir aquí. Me lo dijo en mi propia cara", reveló Graham.

"Y eso puede ser provocativo, pero no lo es realmente. Cuando eres presidente de Estados Unidos, ¿dónde está tu lealtad?" Con el pueblo de Estados Unidos", dijo el senador.

Relacionado: Corea del Norte podría tener un misil con capacidad nuclear el próximo año, según funcionarios de EEUU

Expertos militares han dicho que no hay buenas opciones para detener pacíficamente a Corea del Norte, aunque el Consejo de Seguridad Nacional ha presentado anteriormente a Trump posibilidades que podrían incluir colocar armas nucleares estadounidenses en Corea del Sur o matar a Kim Jong Un.

Graham dijo que los expertos militares están "equivocados" en cuanto a que no existen buenas opciones.

"Hay una opción militar para destruir el programa de Corea del Norte y la propia Corea del Norte", agregó.

En última instancia, un conflicto en la región que probablemente atraparía a China y Corea del Sur podría cobrar millones de vidas.

Corea del Norte probó por primera vez un ICBM el 4 de julio, mostrando que tenía un alcance de al menos 3.500 millas - capaz de llegar a Alaska. El misil aterrizó en el Mar de Japón.

La televisión estatal de Corea del Norte anunció el misil de prueba como una "gran celebración en nuestra historia" y que dijo que el país "ahora es un orgulloso estado nuclear".

El Pentágono anunció el viernes que el régimen lanzó otro ICBM, que también aterrizó en el Mar de Japón.

El presidente estadounidense del Estado Mayor Conjunto llamó a su homólogo surcoreano para discutir "opciones de respuesta militar" y para expresar "el firme compromiso con la alianza entre Estados Unidos y Corea", dijo un portavoz más tarde.

En respuesta a la prueba, Estados Unidos y Corea del Sur celebraron un simulacro conjunto de ejercicios de ataque el sábado por la mañana.

Pyongyang también confirmó el lanzamiento de la prueba del ICBM, calificándolo de "severa advertencia" para Estados Unidos, informó Reuters.

La Unión de Científicos Preocupados, un grupo sin fines de lucro en defensa de la ciencia, dice que las estimaciones basadas en la información disponible sobre la trayectoria del misil demostraron que podría "llegar fácilmente a la costa oeste de los Estados Unidos y a varias ciudades importantes de los Estados Unidos".

Trump tuiteó el sábado que China no ha hecho "nada" para controlar a Corea del Norte, y el primer ministro de Japón dijo que "estuvo completamente de acuerdo" en que China debería aplicar más presión.

En última instancia, con Corea del Norte sin mostrar señales de ralentizar sus pruebas de misiles, una opción militar no puede ser descontada, dijo Graham.

"Estoy diciendo que es inevitable [la guerra] a menos que Corea del Norte cambie porque usted está haciendo que nuestro presidente elija entre la estabilidad regional y la seguridad nacional", agregó. "Tiene que tomar una decisión que ningún presidente quiere tomar".