Seis consejos de expertos latinos que le ayudaran a pagar la universidad

Una de las mejores maneras de pagar la escuela es a través de becas, según especialista

A Angélica Meléndez nadie la ayudó en el proceso de solicitud y pago de la universidad. Como no podía recurrir a sus padres porque nunca fueron a la universidad y desconocían el proceso, cometió errores costosos.


Solicitó más préstamos estudiantiles de lo que necesitaba. Al menos en dos ocasiones se puso en riesgo de perder créditos por transferir de escuela. Además, le tomó cerca de ocho años graduarse, en parte porque abandonó la universidad un par de años para ir a trabajar.


A pesar de los obstáculos, Meléndez se graduó de la Universidad A&M de Texas y en la actualidad es especialista de ayuda financiera y universitaria en la escuela secundaria South San Antonio High School. Ella utiliza su experiencia personal para educar a los estudiantes de secundaria sobre las mejores maneras de pagar la universidad para que no cometan los mismos errores que ella hizo.


"Nunca tuve a nadie que hiciera eso por mí, por lo que ayudar a los estudiantes se ha convertido en una meta personal", dijo.


Solicite becas


Una de las mejores maneras de pagar la escuela, explicó Meléndez, es a través de becas. Ella aconseja a los estudiantes que soliciten las becas nacionales, como la del Hispanic Scholarship Fund, así como las becas más pequeñas que otorgan las organizaciones comunitarias o las empresas locales.


"Le digo a los estudiantes: Sí, vayan por las mayores, pero también pueden hacerse de una gran beca juntando las pequeñas", apuntó.


Sin embargo, con el aumento en el precio de las matrículas, las becas no son suficientes para cubrir el costo de la educación universitaria. Los estudiantes y sus familias puede que tengan que recurrir a los préstamos estudiantiles.


Según la Junta Universitaria (College Board), durante el año escolar 2014-2015 el costo promedio de cuatro años de matrícula, cuotas, alojamiento y comida de los colegios y las universidades públicas fue de 18,943 dólares para los residentes del estado y 32,762 dólares para los no residentes del estado. En los casos de los estudiantes que asistieron a colegios privados la suma fue de $ 42,419 y puede subir hasta más de $ 50,000 al año.


Solicite préstamos sabiamente


Meléndez argumentó que si los estudiantes están pensando en solicitar préstamos estudiantiles, sólo deberán pedir la cantidad necesaria. Es importante que presten atención a las tasas de interés y a las políticas de reembolso de cada préstamo para que puedan graduarse de la universidad con la menor deuda posible.


"A diferencia de otras deudas, estas no desaparecen", explicó,  ya que los préstamos estudiantiles no se descartan con la bancarrota. "Es por eso que tienen que pedir prestado sabiamente".


Los préstamos estudiantiles federales suelen ser la mejor opción para los estudiantes con necesidades económicas, debido a que tienen bajas tasas de interés y permiten que los estudiantes comiencen a pagar varios meses después de graduarse o dejen de ir a la escuela. También son una buena opción los préstamos federales subsidiados, ya que el gobierno paga los intereses del préstamo mientras los estudiantes están en la escuela.


Por el contrario, los préstamos privados suelen ser más caros y ofrecen opciones de pago menos flexibles. Algunos, incluso, requieren los pagos mientras los estudiantes están todavía en la escuela. A menudo se aconseja a los estudiantes sacar el máximo provecho de los préstamos federales antes de solicitar préstamos privados.


No se olviden de FAFSA


Para solicitar préstamos federales, los estudiantes deben completar la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA por las siglas en inglés), la que requiere de una detallada información financiera familiar para poder determinar la cantidad de ayuda federal que pueden recibir. FAFSA también da acceso a otros tipos de ayuda financiera, como la de Pell Grants, de las que no se requiere reembolso.


Sarah Audelo, directora de políticas de la organización Generation Progress, dijo que completar la FAFSA es el primer paso que deben dar los estudiantes de secundaria para obtener ayuda para pagar la universidad. Señaló que muchas universidades utilizan la información de FAFSA para determinar la necesidad económica del estudiante y para crearles un paquete de ayuda financiera.


Pero el problema es que "no estamos viendo la cantidad suficiente de estudiantes de bajos ingresos completar la FAFSA", apuntó Audelo. "Necesitamos que nuestros estudiantes completen la FAFSA para poder calcular la cantidad de ayuda financiera que pueden obtener".


Un reciente análisis titulado "Leaving Money on the Table" mostró que durante el año escolar 2011-2012 (los datos más recientes disponibles) cerca de 2 millones de estudiantes podrían haber clasificado para Pell Grants – que ofrece aproximadamente $ 4,700 individualmente –  si hubieran presentado la FAFSA. Podrían también haber calificado para recibir fondos estatales e institucionales, aproximadamente de $ 1, 400 cada uno.


Casi la mitad de todos los que no presentaron la FAFSA durante el año escolar 2011-2012, creyó que no eran elegibles, según el análisis. Las otras razones por las que no presentaron la FAFSA son: casi el 38 por ciento manifestó que no había demostrado la necesidad económica; el 34 por ciento dijo que no quería asumir la deuda; el 13 por ciento reconoció que no tenía información sobre cómo solicitar, y el 9 por indicó que los formularios de solicitud eran demasiado trabajosos.


El análisis también mostró que vale la pena completar la FAFSA temprano. Los estudiantes que presentan la solicitud FAFSA en enero, febrero o marzo, como promedio reciben más del doble de la ayuda financiera que los estudiantes que lo hacen más tarde.


Los colegios con fines de lucro son más caros


Audelo señaló como importante que los estudiantes sepan que los colegios con fines de lucro tienden a cobrar el doble de las instituciones públicas.


"Son muy caros", dijo. "Usted puede obtener la misma graduación por una cantidad significativa menor en un colegio comunitario o en una universidad de cuatro años de duración".


Las universidades con fines de lucro se han vuelto populares en los últimos años. Sus ambientes alternativos de aprendizaje y los horarios de clase flexibles los han hecho atractivos para los estudiantes, especialmente los que trabajan.


Sin embargo, el Centro para Préstamos Responsables (Center for Responsible Lending) señaló en un informe del 2014 preocupaciones sobre el éxito en la búsqueda de trabajo de los graduados de las universidades con fines de lucro, así como las grandes deudas que los estudiantes acumulan en estas escuelas. El informe también señaló que los colegios con fines de lucro inscriben un número desproporcionado de estudiantes latinos y afroamericanos.


Apunten Alto – Las escuelas más selectivas quieren estudiantes latinos


Los estudiantes latinos están insuficientemente representados en algunos de los colegios y las universidades más selectivas de la nación. Pero Rick Cruz, asistente del superintendente de preparación para la universidad del Distrito Escolar Independiente de Houston, está tratando de cambiar eso. El exhorta a los estudiantes latinos a apostar por las escuelas de más alto nivel, incluyendo a las prestigiosas universidades liberales de artes y las de las llamada Ivy League.


Cruz, quien es graduado de Yale, explicó que las escuelas selectivas - con amplias donaciones - pueden ofrecer paquetes de ayuda financiera sustancial a los estudiantes que provienen de familias de bajos ingresos. Desafortunadamente, muchos estudiantes latinos de alto rendimiento piensan automáticamente que estas escuelas están "fuera de su alcance" cuando ven que el costo anual de la matrícula es de alrededor $ 60.000, por lo general más de lo que sus familias reciben en un año.


"Ellos no se dan cuenta de que si demuestran que tienen lo que se necesita para lograr el éxito allí y la universidad los acepta, el colegio se va a encargar de ellos financieramente, por lo que se graduarán con menos deuda y por una institución fantástica que le abrirá muchas puertas", señaló.


Cruz está corriendo la voz sobre las escuelas más selectivas a través de un programa llamado Emerge, que él ayudó a fundar en el 2010 cuando era un maestro bilingüe de quinto grado. El primer grupo del programa está compuesto por una docena de estudiantes de secundaria. En los últimos años, Cruz ha ayudado a que los estudiantes consigan paquetes de ayuda financiera por valor de unos 250.000 dólares cada uno para asistir a algunos de los mejores colegios y universidades de la nación.


En febrero de 2014 – después de ver cuán exitoso había sido el programa enviando estudiantes de bajos recursos y alto rendimiento académico a las mejores universidades –, el Distrito Escolar Independiente de Houston contrató a Cruz para expandir el programa a todo el distrito. Se espera que para el próximo año más de 600 estudiantes de secundaria de casi 45 escuelas sean parte del programa. 


"Queremos asegurarnos de que estamos preparando a los estudiantes para el éxito, para que puedan asistir a las mejores escuelas posibles de acuerdo a sus intereses, y también brindarles la ayuda económica que necesiten", indicó Cruz.


Empiece la planificación antes de que empiecen las clases


Durante los días de verano, los estudiantes de secundaria y sus familias tienen la oportunidad de empezar la planificación. Los estudiantes pueden solicitar becas y colegios desde el tercer año. La mayoría de los colegios exhortan a los estudiantes a presentar sus solicitudes antes de diciembre para tener una mejor oportunidad de conseguir más ayuda financiera. Al mismo tiempo, los estudiantes que presentan la FAFSA poco después de 01 de enero, cuando está disponible el formulario, tendrán también mejores posibilidades de conseguir más ayuda financiera.


Estas y otras fechas importantes llegan rápidamente; de modo que mientras más rápido empiecen los estudiantes sus planes, mejor.