Secretaria de Seguridad Nacional dice sin pruebas que migrantes utilizan mujeres y niños como "escudo humano"

"En algunos casos, parece que los organizadores utilizan el escaso número de mujeres y niños en la caravana como ‘escudos humanos’ cuando se enfrentan a la policía", ha dicho en un comunicado difundido en las redes sociales
La policía federal de México bloquea este domingo el paso a los migrantes que trataron de llegar a la garita de El Chaparral desde Tijuana, México.
La policía federal de México bloquea este domingo el paso a los migrantes que trataron de llegar a la garita de El Chaparral desde Tijuana, México.REUTERS / REUTERS

Tras el polémico episodio de este este fin de semana, cuando agentes estadounidenses lanzaron gases lacrimógenos contra migrantes que intentaban llegar a la garita de El Chaparral en la frontera de Tijuana (México) con San Ysidro (Estados Unidos), la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, ha difundido en redes sociales un comunicado donde defiende la actuación de los agentes, acusa sin aportar pruebas a los migrantes de ser criminales y señala que algunos hombres utilizan a mujeres y niños como “escudo humano” ante la policía.

 

Cuando ha pasado casi un mes y medio desde que la primera caravana partió de Honduras, son muchos los testimonios difundidos sobre familias que viajan con sus hijos en busca de más oportunidades que ofrecer a los menores. No obstante, obviando este hecho y sin dar ninguna prueba de sus acusaciones, Nielsen ha dicho: “En algunos casos, parece que los organizadores utilizan el escaso número de mujeres y niños en la caravana como ‘escudos humanos’ cuando se enfrentan a la policía. Los organizadores de la caravana los están poniendo en riesgo”.

 

Relacionado: Autoridades de EE.UU. dispersan con gas lacrimógeno a migrantes de la caravana en la frontera

 

Continúa, “Les pido a los padres que eviten los grupos violentos y se abstengan de intentar ingresar ilegalmente a nuestro país; estos actos pondrán en peligro a sus hijos”, añade. El incidente del domingo se desató después de que cientos de migrantes se aproximaran a la frontera para tratar de llamar la atención sobre su situación. Algunos intentaron saltar las vallas y alambrados que separan los dos países a lo que los agentes estadounidenses respondieron con gases.

 

La secretaria de Seguridad Nacional señala que hay  600 delincuentes condenados que viajan con el flujo de la caravana migrante. “Esto incluye a individuos que son conocidos por la policía por asalto, agresión, delitos de drogas, robo, violación, abuso infantil y más”, y ahí concluye, pero no apunta datos específicos sobre los supuestos criminales.

 

Después, como ha hecho este lunes el presidente Donald Trump, ha celebrado la reacción del pasado domingo de los agentes estadounidenses que “respondieron de manera admirable y responsable”. “Es testimonio de su entrenamiento y profesionalidad que nadie resultó herido”, añade. “No rehuiremos proteger a nuestra gente”.

 

Relacionado: Trump justifica los gases lacrimógenos contra inmigrantes: "Tuvieron que hacerlo" 

 

Tras estos hechos, el Instituto Nacional de Migración de México ha informado este lunes de que 98 migrantes estaban siendo deportados tras intentar ingresar a Estados Unidos. 

 

Muchos de los más de 5.000 migrantes centroamericanos que llegaron a Tijuana están explorando con urgencia sus opciones ante el creciente sentimiento de que tienen pocas opciones de éxito en sus peticiones de asilo en Estados Unidos o de cruzar la frontera de forma ilegal. “Lo que sucedió ayer nos perjudica a todos nosotros”, señala Oscar Leonel Mina, agricultor de 22 años de San Salvador, El Salvador, acerca de los enfrentamientos.

 

Mina, su esposa y su hija pequeña no fueron a la marcha y estaban contentos con su decisión tras lo ocurrido, cuentan sentados en la puerta de la tienda de su familia en un complejo deportivo de Tijuana.

 

Los acontecimientos hicieron que Mina se replantease el plan de su familia de llegar a Estados Unidos. Dijo que escuchó a otra gente hablar de Rosarito, una localidad costera popular entre los turistas estadounidenses que está a unos 40 minutos en auto al sur de Tijuana.