Se expande prohibición para dormir en autos y casas rodantes en Los Ángeles

La crisis habitacional afecta a más de nueve mil personas que habitan en vehículos motorizados

El pasado martes el Concejo Municipal de Los Ángeles votó unánimamente la extensión de las reglas que le impede a miles de personas pasar la noche en sus choches, casas rodantes y otros vehículos motorizados. Esta medida prohíbe a las personas que habitan en sus autos estacionarse en áreas residenciales desde las 9 p.m. hasta las 6 a.m; además, prohíbe estacionarse cerca de escuelas o parques.

Desde su aprovación cientos de calles han sido agregadas a la lista excluyendo zonas industriales y lugares alejados de centros residenciales.

Más de nueve mil personas que deben vivir en sus autos se ven afectadas por esta medida según un reporte de Los Angeles Homeless Services Authority que da cuenta del número total de vehículos, tiendas de campaña y refugios improvisados. A esto se suma la crisis habitacional ocasionada por la carencia de residencias asequibles para personas de bajos ingresos.

La ordenanza fue aprovada en noviembre del 2016 en medio de la crisis habitacional y de habitantes de la calle de la ciudad. Incialmente fue establecida hasta julio de 2018 para reevaluar el impacto de la misma. Esta medida remplazó una ley que le prohibía a las personas habitar en coches, camiones y RVs en toda la ciudad.

Grupos defensores de derechos humanos han expresado que imponer nuevas restricciones a personas con grandes dificultades económicas aumentaría los niveles de pobreza y desigualdad de la ciudad.