IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Vinculan a uno de los virus más comunes como causante de la esclerosis múltiple

Una investigación de la Universidad de Harvard asocia el virus de Epstein-Barr con una alta posibilidad de desarrollar esta enfermedad que ataca al sistema inmunológico.

Por Lauran Neergaard - The Associated Press

Nuevas pruebas refuerzan la hipótesis de que uno de los virus más comunes en el mundo puede provocar que algunas personas desarrollen esclerosis múltiple (EM), una enfermedad que puede ser incapacitante y que se produce cuando las células del sistema inmunitario atacan por error la capa protectora de las fibras nerviosas, erosionándolas gradualmente.

Hace tiempo que se sospecha que el virus de Epstein-Barr desempeña un papel en el desarrollo de la esclerosis múltiple. Se trata de una conexión difícil de demostrar porque casi todo el mundo se infecta con Epstein-Barr, normalmente de niño o de adulto joven, pero sólo una pequeña parte desarrolla EM.

Pero investigadores de la Universidad de Harvard publicaron este jueves de uno de los mayores estudios realizados hasta la fecha para respaldar esta teoría.


Muestras de sangre de militares sirvieron al estudio.Getty Images/iStockphoto

Los investigadores analizaron muestras de sangre de más de 10 millones de personas del Ejército y descubrieron que el riesgo de padecer EM se multiplicaba por 32 tras infectarse de Epstein-Barr.

[Familia de un hombre apuñalado hace décadas por el paciente que recibió el corazón de cerdo cuestiona la operación]

El Ejército realiza regularmente análisis de sangre a sus soldados, de forma que los investigadores pudieron acceder a muestras almacenadas desde 1993 hasta 2013, en busca de anticuerpos que señalaran la infección viral.

Sólo el 5.3% de los militares no mostraban ningún signo de Epstein-Barr cuando se incorporaron al Ejército. Los investigadores compararon 801 casos de EM diagnosticados posteriormente durante el periodo de 20 años con 1,566 miembros del servicio que nunca contrajeron la enfermedad.

[Medicare pagará el medicamento contra el Alzheimer a los pacientes registrados en estudios clínicos]

Sólo uno de los pacientes con esclerosis múltiple no tenía indicios del virus de Epstein-Barr antes del diagnóstico. Y, a pesar de la búsqueda intensiva, los investigadores no encontraron pruebas de que otras infecciones virales desempeñaran un papel en este diagnóstico.

Los resultados “sugieren fuertemente” que la infección por Epstein-Barr es “una causa y no una consecuencia de la EM”, informaron el autor principal del estudio, Alberto Ascherio, de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, y sus colegas en la revista Science.

Está claro que no es el único factor, teniendo en cuenta que cerca del 90% de los adultos tienen anticuerpos que demuestran que han tenido Epstein-Barr, mientras que casi un millón de personas en EE.UU. padecen EM, según la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple.

El virus parece ser “el desencadenante inicial”, escribieron William H. Robinson y Lawrence Steinman, de la Universidad de Stanford, en un editorial que acompaña al estudio del jueves. Pero advirtieron que “deben encenderse otros fusibles”, como los genes que pueden hacer a las personas más vulnerables.

[Víctor Escobar es el primer colombiano en recibir la eutanasia pese a no tener una enfermedad terminal]

El virus de Epstein-Barr es más conocido por causar “mononucleosis”, o mononucleosis infecciosa, en adolescentes y adultos jóvenes, pero a menudo no presenta síntomas. Se trata de un virus que permanece inactivo en el organismo tras la infección inicial y que también se ha relacionado con el desarrollo posterior de algunas enfermedades autoinmunes y cánceres poco frecuentes.

No está claro por qué. Una de las posibilidades es lo que se denomina “mimetismo molecular”, es decir, que las proteínas víricas pueden parecerse tanto a algunas proteínas del sistema nervioso que inducen un ataque inmunitario erróneo.

En cualquier caso, el nuevo estudio es “la prueba más contundente hasta la fecha de que Epstein-Barr contribuye a causar la EM”, dijo Mark Allegretta, vicepresidente de investigación de la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple.

Y eso, añadió, “abre la puerta a prevenir potencialmente la EM mediante la prevención de la infección por Epstein-Barr”.

Hay intentos de desarrollar vacunas contra Epstein-Barr, entre ellos un pequeño estudio que acaba de iniciar la farmacéutica Moderna, más conocida por su vacuna contra el COVID-19.