IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Víctor Escobar cumplirá su sueño de morir en la primera eutanasia en Colombia a un paciente sin una enfermedad terminal 

"Será una sedación lenta primero para que tenga tiempo de ir despidiéndome", explica este hombre de 60 años, "va a ser algo sin dolor, una muerte muy tranquila, confío en Dios de que todo esto sea así". Lo hará todo en privado tras el caso frustrado de Martha Sepúlveda.

Víctor Escobar, de 60 años, puede convertirse este viernes en la primera persona en Colombia en morir gracias a la legalización de la eutanasia para quieren no sufren una enfermedad terminal. 

“Siento una tranquilidad inmensa, no siento temor a lo que está por venir”, dijo el hombre, originario de la ciudad de Cali, a la agencia de noticias The Associated Press

Escobar, quien trabajaba como conductor,  ha sufrido múltiples complicaciones de salud a lo largo de su vida desde que tuvo un accidente hace más de 30 años. 

Ha sufrido dos accidentes cerebrovasculares, una enfermedad pulmonar crónica conocida como EPOC, presión pulmonar alta, diabetes e hipertensión, entre muchas otras complicaciones. 

Escobar será el primer colombiano en recibir la eutanasia legalmente sin ser un paciente terminal.Ivan Valencia / AP

La muerte de Escobar puede ser histórica, más aún porque llegaría precedida por la polémica que generó en octubre la cancelación de la eutanasia prevista para Martha Sepúlveda, una mujer de 51 años, que padece de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y que tenía todo listo para el procedimiento cuando fue abruptamente cancelado dos días antes de la fecha que ella había elegido para morir. 

El caso generó controversia a nivel mundial: Sepúlveda había dado una entrevista a un medio de comunicación colombiano y su firme deseo de tener una muerte digna generó al difundirse públicamente descontento en sectores como la iglesia católica, que la llamó a “reflexionar”. 

Debido a este antecedente negativo, Víctor Escobar decidió avanzar con su proceso de forma privada: no se revelará así la clínica donde se realizará, ni el nombre de la Empresa Promotora de Salud (EPS) que intervino en su solicitud. 

“Me han dicho que el procedimiento va a ser una sedación lenta primero, para que tenga tiempo de ir despidiéndome. Después es la inyección de la eutanasia, que va a ser algo sin dolor, una muerte muy tranquila. Confío en Dios de que todo esto sea así”, aseguró. 

Víctor Escobar, en su casa después de una entrevista en Cali, Colombia.Ivan Valencia / AP

El proceso legal para conseguir la aprobación de su eutanasia comenzó hace dos años y medio y fue negado en dos ocasiones por no cumplir con el requisito de sufrir una enfermedad terminal.

Sin embargo, eso cambió en julio de 2021 con un fallo de la Corte Constitucional que permitió la eutanasia a las personas que padezcan de un intenso sufrimiento físico o psíquico a causa de una enfermedad grave e incurable. 

[“Hay que terminar con esta tortura”: estas personas quieren morir pero no las dejan]

En el caso de Escobar, sus dolores no pueden ser controlados ni siquiera con morfina. Tras los dos accidentes cerebrovasculares que sufrió en 2008 perdió la movilidad de la mitad de su cuerpo. También depende del oxígeno para respirar. 

Escobar se despedirá de sus tres hijos, su esposa, su hermano y sus primos con un almuerzo: “Voy a tener la oportunidad de que ellos me brinden su calor de familia y su acompañamiento y también en nombre mío darles los agradecimientos... A mi familia la amo con toda mi alma. Será un día de regocijo para nosotros y espero que sea algo muy privado”.

Su única preocupación es que su esposa, Diana Francelly Nieto, consiga trabajo en la industria de las confecciones y que sus necesidades económicas queden solventadas. 

Dice tener claro que no es una decisión fácil, pero tiene suma importancia para otros que como él sufren graves padecimientos. Colombia, pese a ser el único país de Latinoamérica donde la eutanasia es legal, aún se necesita de la reglamentación del Congreso sobre este derecho a la muerte digna. 

[Negarle la muerte digna a Martha Sepúlveda es “irrespetuoso” e “ilegal”: reacciona familia de la colombiana que pide morir]

 “Si nosotros solicitamos una muerte digna es porque el cansancio de todas las enfermedades ya nos venció, para nosotros ya la vida terminó hace mucho tiempo”, explicó.

Escobar también decidió que partirá con la camiseta de su equipo de fútbol favorito, el Deportivo Cali y donará sus órganos funcionales según reportó el diario El País. 

Su lucha y los últimos momentos en vida quedarán al parecer plasmados en un libro, de acuerdo a su abogado asesor Luis Giraldo Montero, quien ha compartido las últimas horas con él.