IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un total de 153 empleados de hospital de Texas renuncian o son despedidos tras negarse a ser vacunados contra el COVID-19

El Houston Methodist Hospital fue el primer centro sanitario en exigir que todos sus empleados se vacunaran. A principios de mes, un fallo de un tribunal desestimó una demanda judicial en contra del centro médico presentada por los trabajadores que decidieron no inmunizarse contra el coronavirus.

Un total de 153 empleados del Houston Methodist Hospital que se negaron a recibir la vacuna contra el COVID-19 fueron despedidos o renunciaron tras el fallo de un tribunal que desestimó una demanda presentada por uno de sus trabajadores a principios de junio.

Gale Smith, vocera de ese centro médico, confirmó este martes que un grupo de esos empleados presentó notificaciones de renuncia con dos semanas de preaviso mientras que el resto fue separado de sus funciones indefinidamente. Smith se negó a especificar cuántos empleados había en cada una de estas dos categorías.

[Suspenden a personal del hospital Metodista en Houston tras rechazar la vacuna contra el COVID-19]

El Houston Methodist Hospital, que se convirtió en el primer sistema hospitalario del país en exigir que todos sus empleados se vacunaran, anunció a su personal laboral el 1 de abril que era de estricta obligatoriedad recibir la vacuna contra el coronavirus o de lo contrario serían sujetos a un despido.

Un total de 24,947 empleados acataron la fecha límite para recibir la vacuna, que fue el 7 de junio, y solo 178 empleados se negaron a recibirla. La administración del hospital amplió a dos semanas más el plazo, hasta el 21 de junio, pero solo 25 acataron, de acuerdo con Smith.  

Fotografía de archivo del 7 de junio de 2021 de manifestantes frente al hospital Houston Methodist en Baytown, TexasAP

“Los pacientes son nuestra prioridad y eso ha sido así siempre”, acotó Smith.

El centro médico decidió suspender sin derecho a paga a los que no se vacunaron cuando existía un proceso legal en marcha presentada a nombre de la enfermera Jennifer Bridges y otros 116 empleados del centro sanitario.

La jueza federal Lynn N. Hughes, del Tribunal de Distrito de EU. UU. para el Distrito Sur de Texas, dijo en en su falló que los querellantes “no tenían ningún argumento” para la demanda.

"Esto no es coerción. El hospital está tratando de salvar vidas sin transmitir el COVID-19. Es una decisión que se tomó para mantener más seguros al personal, los pacientes y sus familias". escribió la jueza en su fallo.

[Una jueza desestima la demanda de los empleados de un hospital de Houston que se negaron a vacunarse contra el COVID-19]

Bridges, que ha presentado una apelación judicial, señaló que ha aceptado un trabajo en una firma de personal de enfermería que la reclutó, según informó The Washington Post.

Aunque en las últimas semanas otros hospitales importantes han seguido el ejemplo del Metodista de Houston (como la Universidad de Pennsylvania, la Universidad de Louisville, el New York Presbyterian, entre otros), también han sido blanco de críticas por parte de medios de comunicación de corte conservador por las decisiones de separar a los empleados que se niegan a vacunarse.

 Con información de AP y The Washington Post