IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un estudio revela que es el tipo de grasa que comemos y no la cantidad lo que influye en el riesgo de sufrir un ictus mortal

"Nadie tiene que hacerse vegano, pero cambiar una comida de carne roja a la semana por una opción vegetariana será bueno para la salud cardiovascular", aconseja una experta.

Por Kaitlin Sullivan - NBC News

La grasa de los alimentos se relaciona desde hace tiempo con el riesgo de sufrir un ictus, pero una nueva investigación presentada este lunes sugiere que es el tipo de grasa, y no la cantidad, lo que puede desencadenar un accidente cerebrovascular.

La investigación reveló que el consumo de más grasa animal se relaciona con un mayor riesgo, mientras que el consumo de más grasa de origen vegetal tiene la consecuencia contraria.

Filetes de carnes y otros productos derivados de la ternera son presentados en una tienda de alimentación de McLea, Virginia, en enero de 2010.J. Scott Applewhite / AP

El ictus es la quinta causa de muerte en Estados Unidos, y los nutricionistas llevan mucho tiempo intentando concienciar a la sociedad sobre cómo influye en el bienestar una dieta equilibrada.

"Si todo el mundo pudiera hacer pequeñas modificaciones, como reducir la ingesta de carne roja y procesada, los efectos en la salud pública serían enormes", señaló el líder del estudio, Fenglei Wang, investigador de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

La dieta media de los estadounidenses se basa en proteínas de origen animal y cuanto antes podamos cambiarla por una más basada en plantas, mejor estaremos"

Michael Miedema médico

Los resultados fueron presentados este lunes durante el congreso anual de la Asociación Estadounidense del Corazón y aún no han sido publicado en una revista.

Las conclusiones del estudio proceden de datos recopilados durante 27 años por más de 117,000 profesionales de la salud y recabados en dos de los mayores y más antiguos estudios nutricionales de Estados Unidos: el Nurses' Health Study y el Health Professionals Follow-up Study.

[Carne impresa en 3D: ¿el futuro de la carne sin animales?]

En estos estudios, los participantes rellenaban periódicamente cuestionarios sobre sus dietas y facilitaban a los investigadores sus historiales médicos. Una de las limitaciones del estudio es que los participantes son predominantemente profesionales sanitarios de raza blanca.

Un ictus se produce cuando el flujo sanguíneo deja de llegar a una parte del cerebro. Puede estar causado por un coágulo de sangre, llamado ictus isquémico, o por la rotura de un vaso sanguíneo, llamado ictus hemorrágico.

Los ictus isquémicos representan casi el 90% de los accidentes cerebrovasculares anuales, frente al 10% de los hemorrágicos. 

El estudio descubrió que un mayor consumo de grasas vegetales está relacionada con un menor riesgo de ictus isquémico, ya que los que comen más grasas vegetales y poliinsaturadas (como el aceite de oliva) presentan un 12% menos de probabilidades de sufrirlo en comparación con los que ingieren menos de estas grasas vegetales.

Comer menos grasas animales también parece disminuir el riesgo de padecer cualquier tipo de ictus.

[La diabetes tipo 2 se dispara entre los jóvenes latinos y negros: recomiendan empezar antes las pruebas de detección]

Los que comen las mayores cantidades de grasa animal -incluidas las grasas de carne roja y procesada, pero excluida la grasa de los lácteos- tienen un 16% más de probabilidades de sufrir un ictus que los que comen menos grasa animal. La grasa de los lácteos, en cambio, no está asociada al riesgo de ictus.

"Este estudio concuerda con la ciencia nutricional anterior que muestra que deberíamos comer principalmente una dieta basada en plantas", subrayó Michael Miedema, director de prevención cardiovascular en el Instituto del Corazón de Minneapolis, que no participó en la nueva investigación.

"La dieta media de los estadounidenses se basa en proteínas de origen animal y cuanto antes podamos cambiarla por una más basada en plantas, mejor estaremos", destacó.

"No creo que nadie tenga que hacerse vegano si no es lo que quiere hacer, pero cambiar una comida de carne roja a la semana y sustituirla por una opción vegetariana no procesada será bueno para la salud cardiovascular", dijo de su lado Tracy Severson, dietista del Instituto Cardiovascular Knight de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón. 

[Así cambia nuestro metabolismo con la edad, según un nuevo estudio]

Los autores del estudio recomendaron cambiar las grasas animales para cocinar, como la manteca de cerdo o el sebo, por aceites vegetales no tropicales, como el aceite de oliva, el de maíz o el de soja.

La dieta no es el único factor de riesgo que puede provocar un ictus; la diabetes, la obesidad, fumar y la vida sedentaria también lo son.

"El estilo de vida es siempre la base para prevenir enfermedades cardiovasculares", agregó Miedema.