IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un estudio revela que aumentar de peso con los años no tiene que ver con la desaceleración del metabolismo

La tasa metabólica permanece estable durante toda la vida adulta, desde los 20 hasta los 60 años, por lo que aumentar de peso cuando nos hacemos mayores no puede atribuirse a la desaceleración del metabolismo, según un nuevo estudio.

Por Jacqueline Stenson - NBC News

¿Culpar de esos kilos de más a un metabolismo más lento a medida que envejece? No tan rapido.

Un nuevo estudio internacional contradice la creencia común de que nuestro metabolismo desacelera durante nuestra vida adulta. Y, en cualquier caso, no lo haría hasta que tengamos 60 años.

[Aprobado un nuevo medicamento contra la obesidad que permite perder hasta un 15% de peso]

Los investigadores revelaron que el metabolismo alcanza su punto máximo alrededor del año de edad, cuando los bebés queman calorías un 50% más rápido que los adultos, y luego disminuye gradualmente aproximadamente un 3% al año hasta alrededor de los 20 años, cuando quema menos del 1% anual, según los hallazgos publicados el jueves en la revista Science.

Para determinar el impacto específico de la edad en el metabolismo, los investigadores ajustaron factores como el tamaño corporal (los cuerpos más grandes queman más calorías en general que los más pequeños) y la masa muscular libre de grasa (los músculos queman más calorías que la grasa).

"La tasa metabólica es realmente estable durante toda la vida adulta, de 20 a 60 años", según el autor del estudio Herman Pontzer, profesor asociado de antropología evolutiva en la Universidad de Duke y autor de Burn, un nuevo libro sobre el metabolismo.

Christian Hainds se prepara para una sesión de entrenamiento en su casa en Hammond, Indiana, el lunes 7 de junio de 2021.AP Photo/Shafkat Anowar

“No hay ningún efecto de la menopausia que podamos ver, por ejemplo. Y la gente dirá: 'Bueno, cuando cumplí 30 años mi metabolismo se vino abajo'. En realidad, no hemos visto evidencias de eso", señala.

Pontzer y sus colegas estudiaron una base de datos de más de 6,400 personas, de 8 días a 95 años, de 29 países de todo el mundo que habían participado en pruebas de "agua doblemente etiquetada". Con este método, las personas beben agua en la que parte del hidrógeno y el oxígeno se han reemplazado con isótopos de estos elementos que pueden rastrearse en muestras de orina.

[Los CDC investigan un brote de E. coli asociado a una mezcla de pastel en 12 estados]

"Al calcular la cantidad de hidrógeno y de oxígeno que pierde por día, podemos calcular la cantidad de dióxido de carbono que produce su cuerpo todos los días", explicó Pontzer. "Y esa es una medida muy precisa de cuántas calorías quema todos a diario, porque no puede quemar calorías sin producir dióxido de carbono", agregó.

Los investigadores analizaron el gasto energético diario total promedio, que incluye las calorías que quemamos haciendo de todo, desde respirar y digerir alimentos hasta pensar y mover nuestros cuerpos.

“No hay nada más fundamental y básico que cómo nuestros cuerpos queman energía, porque eso representa cómo todas nuestras células están ocupadas todo el día haciendo sus diversas tareas, y no teníamos una buena idea de cómo eso cambia en el transcurso de un vida útil ”, indicó Pontzer.

“Se necesitan grandes conjuntos de datos para poder responder a esa pregunta. Y esta fue la primera vez que tuvimos la capacidad de hacer esto con un conjunto de datos realmente grande que nos permitiría separar los efectos del tamaño corporal, la edad y el género y todas estas cosas en nuestros gastos de energía durante el día", señaló.

Tomemos, por ejemplo, el hallazgo de que la tasa metabólica disminuye en las personas mayores.

[Retiran casi 60,000 libras de pollo congelado por un brote de salmonela en ocho estados]

"La gente pensaba: 'Bueno, tal vez sea porque eres menos activo, o tal vez porque la gente tiende a perder masa muscular a medida que llegan a los 60, 70 años o más'", dijo. “Pero podemos corregir todas esas cosas. Podemos decir, 'No, no, no, es más que eso'. Es que nuestras células realmente están cambiando", explicó.

Los resultados no mostraron que las tasas metabólicas aumentaran durante la adolescencia o el embarazo, como se pensaba comúnmente, o que existían diferencias específicas entre hombres y mujeres después de tener en cuenta el tamaño y la composición corporal.

¿Qué factores provocan el aumento de peso?

La dietista registrada Colleen Tewksbury, investigadora principal de la Universidad de Pennsylvania y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética, afirmó que el nuevo estudio es sorprendente.

"La convención histórica es que con diferentes cambios en el ciclo de vida - de la pubertad, del embarazo, de la menopausia - pensamos que había algún cambio en el metabolismo e impactaba el estado nutricional y cómo abordamos las cosas desde el punto de vista de la nutrición", recordó. "Esta evaluación rigurosa de alto nivel no demuestra eso", aclaró.

[“A los gorditos nos puede matar”: Juan Pedro Salas fue el hombre más gordo del mundo. Superó el coronavirus pero perdió a sus padres]

Pero si el cambio del metabolismo no influye en el aumento de peso en ciertos momentos de la vida adulta, podría haber otros factores contribuyentes.

"Hay muchas cosas que afectan el estado de peso y también el estado nutricional de alguien. No es tan simple como un solo alimento, un cambio de estilo de vida o un cambio desde un punto de vista biológico. Es más probable que sea una red mucho más compleja de muchos cambios diferentes que ocurren a la vez. Poodrían ser cambios en la ingesta de alimentos, en los niveles de actividad,  dónde viven, a qué tienen acceso, cuáles son sus rutinas de sueño", explicó.

Steven Malin, profesor asociado de kinesiología y salud y director del Laboratorio de Fisiología y Metabolismo Aplicado de Rutgers, calificó los resultados del estudio como "esclarecedores de algo sobre lo que pensamos saber mucho y nos damos cuenta de que hay más por descubrir".

Malin dijo que los hallazgos, por ejemplo, contradicen la creencia de que los adultos experimentan una disminución en el metabolismo a medida que pasan de los 20 a los 30 y que esto puede estar contribuyendo a la epidemia de obesidad.

"No es como si el aumento de peso ocurriera porque ya no 'quemas las mismas calorías", señaló.

[México tiene problemas de sobrepeso. Estos policías cobran más por ponerse en forma]

Pontzer dijo que los hallazgos resaltan la importancia crítica de la nutrición infantil para satisfacer las crecientes demandas de energía de los bebés en crecimiento.

Además, dijo, los resultados del estudio podrían tener implicaciones sobre la cantidad de medicamentos que necesitan las personas a distintas edades, cuando podrían metabolizar los medicamentos de manera diferente.

En un comentario publicado con el nuevo estudio, Timothy Rhoads y Rozalyn Anderson, que trabajan en geriatría en la Universidad de Wisconsin, afirmaron que los hallazgos también pueden tener implicaciones para el estudio de las enfermedades relacionadas con la edad.

"Se cree que la disminución a partir de los 60 años refleja un cambio en el metabolismo específico de los tejidos, la energía gastada en el mantenimiento", escribieron. “No puede ser una coincidencia que el aumento de la incidencia de enfermedades y trastornos no transmisibles comience en este mismo período de tiempo”, señala.