IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Texas prometió "eliminar a todos los violadores de las calles". Esto es lo que ha cambiado un año después

En 2021, el estado prohibió el aborto sin incluir una excepción para mujeres que han sufrido abusos sexuales. El gobernador Greg Abbott defendió la ley asegurando que erradicaría estos crímenes, aunque la mayoría son cometidos por conocidos de las víctimas. 

Por Paul J. Weber y Jamie Stengle — The Associated Press

Cuando se sancionó la nueva ley contra el aborto en Texas no se incluyó una excepción para aquellas personas que han sufrido violaciones. El gobernador republicano Greg Abbott dijo que eso no sería un problema: el estado se pondría a trabajar para eliminar a los violadores de las calles. 

Un año después, Lindsey LeBlanc, quien ayuda a víctimas de violación en una ciudad universitaria en las afueras de Houston, dice que nunca había tenido tanto trabajo.  

“Los números se han mantenido consistentemente altos”, dijo LeBlanc, director ejecutivo del Centro de Recursos de Agresión Sexual en Bryan, cerca de la Universidad Texas A&M. A pesar de contratar a dos consejeros adicionales en los últimos seis meses, todavía tiene una lista de espera para las víctimas.

“Estamos luchando para mantenernos al día con la demanda”, dijo.

Los contantes casos de violaciones en Texas son un ejemplo de cómo los republicanos están teniendo problemas para defender las prohibiciones al aborto sin excepciones. Estas iniciativas han resultado ser impopulares en las encuestas, generan casos controversiales y causan un riesgo político de cara a las elecciones de noviembre. Un año después de que la ley de Texas entró en vigencia en septiembre de 2021, al menos una docena de estados también tienen prohibiciones que no hacen excepciones en casos de violación o incesto.

[Abortar en alta mar: esta doctora ofrece abortos en las aguas del Golfo de México para quienes viven donde se prohíbe]

La ausencia de excepciones ha causado divisiones entre los republicanos, incluso en West Virginia donde una nueva ley firmada este mes permite una breve ventana para que las víctimas de violación e incesto obtengan abortos si informan primero a las autoridades. Recientemente, los republicanos de Carolina del Sur echaron por tierra una propuesta de prohibición después de no obtener suficiente apoyo republicano.

“Realmente me disgusta”, dijo la senadora republicana del estado de Carolina del Sur, Katrina Shealy, atacando a sus colegas masculinos en el piso del Senado estatal.

El senador federal republicano Lindsey Graham, también de Carolina del Sur, permitió excepciones bajo la propuesta de prohibición nacional del aborto que presentó la semana pasada. La propuesta prácticamente no tiene posibilidades de ser aprobada, y ni siquiera los líderes republicanos la respaldaron de inmediato, lo que refleja cómo el partido ha tenido dificultades para abordar el tema del aborto con los votantes desde que la Corte Suprema de anuló el fallo Roe v. Wade este verano (que ofrecía una protección federal al procedimiento).

[Carolina del Sur rechaza una prohibición al aborto. “Mis hijas dijeron, ‘papá, ¿vas a dejar que esto pase?”, contó un senador]

Una abrumadora mayoría de votantes cree que su estado debería permitir el aborto en casos específicos, incluida la violación, el incesto o si la salud de la persona embarazada está en peligro. Incluso los republicanos lo ven como una línea divisoria entre algunos votantes.

“Es un área muy gris”, dijo Claudia Alcazar, presidenta del Partido Republicano en el condado de Starr a lo largo de la frontera entre Texas y México, que se ha convertido en un nuevo campo de batalla político después de que los republicanos lograran grandes avances con los votantes hispanos más conservadores en 2020.

Ella dijo que conoce a las que son “extremas, nunca abortan por ningún motivo, y punto. Y luego tengo otras que son como, ‘Bueno, ya sabes, depende”.

La promesa de eliminar a los violadores

En Texas, Abbott dijo en septiembre pasado: “Texas trabajará incansablemente para asegurarse de que eliminemos a todos los violadores de las calles”. Sus opositores y críticos dijeron que estaba desconectado de la realidad. Una línea de atención de casos de violación en Houston ha recibido casi 4,800 llamadas hasta agosto de este año, con lo cual se espera supere el número de llamados en todo el año pasado que fue 4,843.

Hasta este verano, todos los abortos estaban prohibidos en Texas salvo en los casos en que son necesarios para salvar la vida de la persona embarazada. 

Cuando se le preguntó qué ha hecho Abbott en el último año para eliminar la violación, la portavoz Renae Eze destacó medidas viejas para terminar con el retraso en la entrega de los kits de violación, una ley firmada en junio que está destinada a mejorar la coordinación y expandir los recursos para combatir los abusos sexuales y un equipo de trabajo que se formó en 2019 enfocado en esta problemática. 

[“No puede y no debe ser juzgada”: retiran acusación de asesinato contra latina detenida por un aborto en Texas]


Un kit de recolección de evidencia de agresión sexual, o kit de violación, sobre una mesa en una sala de examen en Austin, Texas.
Un kit de recolección de evidencia de agresión sexual, o kit de violación, sobre una mesa en una sala de examen en Austin, Texas.Eric Gay / AP

“Para prevenir crímenes tan atroces antes de que sucedan, y para enjuiciar a los criminales con todo el rigor de la ley, el gobernador Abbott ha luchado agresivamente contra la desfinanciación de la policía y ha liderado los esfuerzos de reforma de las fianzas para evitar la liberación de criminales peligrosos”, dijo Eze en un comunicado.

Se han denunciado más de 14,000 delitos de violación en Texas desde que la ley entró en vigor el año pasado, según datos del Departamento de Seguridad Pública de Texas. Eso fue ligeramente inferior al año anterior y consistente con una disminución en otras cifras de delitos violentos en todo el estado.

Los centros de crisis en Texas dicen que la cantidad de víctimas de violación a las que han acompañado a los hospitales para los exámenes se está recuperando desde que las restricciones de la pandemia impidieron la entrada de los defensores. El Centro de Mujeres en Fort Worth ha realizado más de 650 visitas para asesorar a víctimas que se someten a exámenes en el último año en comparación con las 340 del año anterior, dijo Alisha Mathenia, subdirectora de servicios de crisis en el centro.

La mayoría de los abusos sexuales nunca se denuncian a la policía, lo que hace que los datos disponibles sean un panorama incompleto. Y alrededor de 8 de cada 10 agresiones sexuales son cometidas por una persona conocida de la víctima, según la Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto.

[“Estamos viendo mucha desesperación”: las latinas que denuncian el impacto de la ley del aborto de Texas]

“No estamos hablando de una gran cantidad de violadores caminando por la calle. Eso es un mito”, dijo la demócrata Donna Howard, representante estatal en Austin y coautora del proyecto de ley que crea el grupo de trabajo de Abbott.

En The SAFE Alliance en Austin, donde las víctimas de agresión sexual pueden hacerse exámenes y atención médica en Eloise House, la directora senior Juliana Gonzales dijo que es admirable que Texas trabaje en la prevención de violaciones. “Pero también creo que el estado debe hacer frente a la realidad que es que se necesita responder ante los casos actuales de violación”, remarcó. 

___

Stangle informó desde Dallas.