IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Restricciones al aborto causan problemas en la atención médica de las mujeres, que pueden incluso poner sus vidas en riesgo

La prohibición afecta otros ámbitos de la salud como el acceso a medicamentos para enfermedades como Lupus o tratamientos en embarazos. “Tanto para los médicos como para los pacientes, este es un momento aterrador y tenso", cuentan especialistas.

Por Lindsey Tanner - The Associated Press

Una sobreviviente de agresión sexual decide hacerse una esterilización para que si alguna vez la atacan nuevamente, no se vea obligada a dar a luz al bebé de un violador. Un obstetra retrasa la inducción de un aborto espontáneo hasta que una mujer con complicaciones graves del embarazo parezca “lo suficientemente enferma”. Una paciente de lupus debe dejar de tomar la medicación que controla su enfermedad porque también puede provocar abortos espontáneos.

Las restricciones al aborto en varios estados y la decisión de la Corte Suprema de anular Roe v. Wade están teniendo profundas repercusiones como estas en las decisiones que se toman en temas de salud sexual y reproductiva, y en otras áreas de la atención médica.

Tanto para los médicos como para los pacientes, este es un momento aterrador y tenso, con nuevas preocupaciones sin precedentes sobre la privacidad de los datos, el acceso a la anticoncepción e incluso cuándo intervenir y dar atención médica para salvar vidas”, dijo el doctor Jack Resneck, presidente de la Asociación Médica Estadounidense, a The Associated Press.

Incluso en emergencias médicas, los médicos a veces rechazan hacer un tratamiento inmediato. La semana pasada, una clínica de abortos de Ohio recibió llamadas de dos mujeres con embarazos ectópicos, cuando un embrión crece fuera del útero y no se puede salvar, quienes dijeron que sus médicos no querían atenderlas. Los embarazos ectópicos a menudo se convierten en emergencias que ponen en peligro la vida y las clínicas que dan servicios de aboerto no están preparadas para tratarlos. Este es tan solo un ejemplo de “los horribles efectos posteriores de criminalizar la atención del aborto”, dijo la doctora Catherine Romanos, que trabaja en la clínica de Dayton.

Una técnica de quirófano realiza una ecografía a una paciente en Hope Medical Group for Women en Shreveport, Luisiana, el 6 de julio de 2022.
Una técnica de quirófano realiza una ecografía a una paciente en Hope Medical Group for Women en Shreveport, Luisiana, el 6 de julio de 2022.Ted Jackson / AP

Dilemas médicos

El doctor Jessian Muñoz, obstetra y ginecólogo en San Antonio, Texas, que trata embarazos de alto riesgo, dijo que antes era más claro qué decisión médica se debía tomar. “Era como, la vida de la mamá está en peligro, debemos evacuar el útero por cualquier medio que sea”, dijo. “Ya sea quirúrgico o médico, ese es el tratamiento”, señaló.

Ahora, dijo, los médicos cuyos pacientes desarrollan complicaciones en el embarazo están teniendo dificultades para determinar si una mujer está “lo suficientemente enferma” como para justificar un aborto.

Con la caída de Roe v. Wade, “el arte de la medicina se pierde y en realidad ha sido reemplazado por el miedo”, dijo Muñoz.

[Los médicos enfrentan dudas legales para practicar abortos. Pero llamar al abogado puede significar “la vida o la muerte”]

Muñoz dijo que se enfrentó a una situación terrible con una paciente reciente que había comenzado a sufrir un aborto espontáneo y desarrolló una infección de matriz peligrosa. El feto todavía tenía signos de latido cardíaco, por lo que un aborto inmediato, el estándar de atención habitual, habría sido ilegal según lo que establece una ley reciente restrictiva de Texas.

“La vimos físicamente cada vez más enferma y más enferma” hasta que el latido del corazón del feto se detuvo al día siguiente, “y luego pudimos intervenir”, dijo. La paciente desarrolló complicaciones, requirió cirugía, perdió varios litros de sangre y tuvo que ser conectada a un respirador “todo porque básicamente teníamos 24 horas de retraso”.

En un estudio publicado este mes en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, los médicos de dos hospitales de Texas citaron los casos de 28 mujeres con menos de 23 semanas de gestación que fueron tratadas por embarazos peligrosos. Los médicos notaron que a todas las mujeres se les había recomendado retrasar el aborto nueve días porque se detectó actividad cardíaca fetal. De ellos, casi el 60% desarrolló complicaciones graves, casi el doble de la cantidad de complicaciones experimentadas por pacientes en otros estados que tuvieron abortos terapéuticos inmediatos. De ocho nacidos vivos entre los casos de Texas, siete murieron en cuestión de horas. El octavo, nacido a las 24 semanas, tuvo complicaciones graves que incluyeron hemorragia cerebral, un defecto cardíaco, enfermedad pulmonar y problemas intestinales y hepáticos.

Antes de anular Roe v. Wade, la Corte Suprema no permitía que los estados prohibieran el aborto antes del punto denominado de viabilidad, que es cuando el feto puede sobrevivir fuera del útero (aproximadamente 24 semanas).

La ejecutiva de diversidad de Chicago, Sheena Gray, sobrevivió a una angustiosa experiencia de interrupción del embarazo el año pasado, cuando los médicos descubrieron que tenía un embrión en una trompa de Falopio y un feto de ocho semanas en el útero. Extrajeron el embrión junto con la trompa de Falopio afectada y le dijeron que necesitaban abortar el otro feto para salvar su vida.

La decisión de continuar con el tratamiento fue suya: el aborto sigue siendo legal en Illinois. De hecho, el estado brinda un mayor acceso al aborto que la mayoría de los demás, y se ha visto inundado de pacientes que buscan abortar luego de la reciente decisión de la Corte Suprema.

[La prohibición estatal del aborto podría afectar a más de la mitad de las veteranas y mujeres con discapacidad del país]

Gray dijo que escuchó que se ha negado o retrasado una atención similar en otros estados, y teme que el fallo del tribunal superior obligue a otros pacientes a enfrentar el mismo destino.

“Nadie debería tomar estas decisiones por una mujer, y punto”, dijo.

Su historia tiene un final mucho más feliz: Gray quedó embarazada nuevamente y dio a luz el 8 de julio a gemelas en buen estado de salud.

Elegir la esterilización

Julie Ann Nitsch, sobreviviente de agresión sexual y administradora de un colegio comunitario en Austin, Texas, es una de muchas mujeres en estados con leyes de aborto restrictivas que están tomando medidas drásticas.

Nitsch dice que eligió la esterilización a los 36 años en lugar de arriesgarse a quedar embarazada de otro violador. “Me arranqué los órganos” para evitar eso, dijo la mujer.

Nitsch asegura que “vio venir” lo que está pasando cuando Texas promulgó una ley el año pasado que prohíbe la mayoría de los abortos después de seis semanas, incluso en casos de violación o incesto. Ella dijo que sintió que Roe v. Wade sería anulado, por lo que se sometió a una cirugía para extirpar sus trompas de Falopio en febrero.

“Es triste pensar que no puedo tener hijos, pero es mejor que estar obligada a tener hijos”, dijo.

El doctor Tyler Handcock, un obstetra y ginecólogo de Austin, dijo que su clínica ha escuchado a cientos de pacientes que buscan esterilización desde la decisión de la Corte Suprema del 24 de junio. Muchos eligen esta ruta porque temen que los anticonceptivos de acción prolongada u otros anticonceptivos también puedan ser restringidos o limitados también tras el fallo del tribunal superior. 

Su clínica programó una sesión de asesoramiento grupal para el 9 de julio ante este aumento de consultas, y cada una de los 20 pacientes que se presentaron para escuchar sobre los riesgos y las ramificaciones de la extirpación de las trompas de Falopio hicieron una cita para someterse a la cirugía.

[Abortar en alta mar: esta doctora ofrece abortos en las aguas del Golfo de México para quienes viven donde se prohíbe]

Algunos médicos son reacios a realizar la cirugía en mujeres jóvenes a las que les quedan muchos años reproductivos, por temor a que cambien de opinión más adelante. Handcock dijo que escuchó de una mujer de 28 años que dijo que seis obstetras y ginecólogos se negaron a esterilizarla.

Handcock dijo que la elección debería depender de los pacientes. “Protegeré a mis pacientes y sus derechos como pueda”, dijo.

Quedarse sin medicamentos 

Becky Schwarz, de Tysons Corner, Virginia, se vio inesperadamente envuelta en la controversia del aborto a pesar de que no tiene planes de quedar embarazada.

El joven de 27 años tiene lupus, una enfermedad autoinmune que puede hacer que el cuerpo ataque el tejido que rodea las articulaciones y los órganos, lo que provoca inflamación y, a menudo, síntomas debilitantes. Para Schwarz, estos incluyen dolor de huesos y articulaciones, y dificultad para estar de pie durante largos períodos de tiempo.

Recientemente recibió un aviso de su médico que le decía que tendría que dejar de tomar un medicamento que alivia sus síntomas, que contiene metotrexato, al menos mientras la oficina revisaba sus políticas sobre la droga a la luz del fallo de la Corte Suprema. Esto se debe a que la droga puede causar abortos espontáneos y, en teoría, podría usarse en un intento de inducir un aborto.

“Para mí, que una política me trate como una niña que no puede cuidarse a sí misma, en lugar de que se me confíe en cómo manejo mi propio cuerpo... es algo que me enoja”, dijo.

[Las cambiantes leyes sobre el acceso al aborto en varios estados generan confusión en pacientes y clínicas]

La Arthritis Foundation y el American College of Rheumatology han emitido declaraciones de preocupación sobre el acceso de los pacientes al medicamento. Steven Schultz, de la Arthritis Foundation, dijo que el grupo está trabajando para determinar qué tan extendido está el problema. Los pacientes que tengan problemas para obtener el medicamento pueden comunicarse con la línea de ayuda del grupo, dijo.

Leyes confusas

Muchas leyes de aborto son vagas y varían según el estado. Eso puede dejar a los médicos en una situación confusa sobre qué es lo que está permitido hacer.

“Les hemos preguntado a algunos legisladores: ‘¿Cómo se supone que los proveedores médicos deben interpretar las leyes?’”, dijo la doctora Dana Stone, que reside en Oklahoma, un estado que recientemente prohibió casi todos los abortos. “Y responden: ‘Lo resolverán’”, dijo.