IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Muere el hombre que recibió el primer trasplante del corazón de cerdo hace dos meses: "Fue valiente y luchó hasta el final"

"Estamos agradecidos por cada momento innovador, cada sueño loco, cada noche de insomnio que se dedicó a este esfuerzo histórico", explica su hijo sobre el experimento.

Por Lauran Neergaard y Carla K. Johnson - The Associated Press

La primera persona a la que se trasplantó el corazón de un cerdo ha muerto dos meses después del innovador experimento, según dijo este miércoles el hospital de Maryland que realizó la operación.

David Bennett, de 57 años, falleció el martes en el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Los médicos no explicaron la causa de la muerte, y dijeron que su salud comenzó a deteriorarse hace días.

El hijo de Bennett elogió al hospital por ofrecerle esa oportunidad a su padre y confió en que el experimento ayude a futuros pacientes.

“Estamos agradecidos por cada momento innovador, cada sueño loco, cada noche de insomnio que se dedicó a este esfuerzo histórico”, dijo David Bennett Jr. en un comunicado publicado por la Universidad de Maryland, "esperamos que esta historia pueda ser el principio de la esperanza y no el final”.

Los médicos llevan décadas intentando utilizar órganos de animales para trasplantes que salven vidas. Bennett, originario de Maryland, era candidato porque se enfrentaba a una muerte segura: no era apto para un trasplante de corazón humano, estaba postrado en una cama y con respiración artificial, y no tenía otras opciones.

Después de la operación del 7 de enero, su hijo explicó a la agencia de noticias The Associated Press que su padre sabía que no había garantías de que funcionara.

Los intentos anteriores de este tipo de trasplantes han fracasado en gran medida porque los cuerpos de los pacientes rechazan rápido el órgano animal. En esta ocasión, los cirujanos de Maryland utilizaron un corazón de un cerdo modificado genéticamente para eliminar los genes porcinos que desencadenan rechazo y añadir genes humanos.

En un principio el corazón de cerdo funcionó, y el hospital de Maryland publicó actualizaciones periódicas de la lenta recuperación de Bennett. El mes pasado publicó un video en el que se le veía viendo el Super Bowl desde la cama del hospital mientras trabajaba con su fisioterapeuta.

[Revelan los resultados del histórico trasplante de rostro y manos]

Bennett sobrevivió mucho más tiempo con el corazón de cerdo editado genéticamente que Baby Fae, un bebé californiano que resistió sólo 21 días con el corazón de un babuino en 1984.

El paciente David Bennett (der.) y el doctor Bartley Griffith
El paciente David Bennett (der.) y el doctor Bartley Griffith.Universidad de Maryland

“Estamos desolados por la pérdida. Bennett demostró ser un paciente valiente y noble que luchó hasta el final”, dijo en un comunicado el doctor Bartley Griffith, que realizó la operación en Baltimore.

La necesidad de una fuente de órganos para transplantes es enorme.

El año pasado se realizaron el récord de más de 41,000 trasplantes en Estados Unidos, incluidos unos 3,800 de corazón. Pero más de 106,000 personas permanecen en la lista de espera, miles mueren cada año antes de conseguir un órgano y otros miles ni siquiera llegan a entrar en la lista por considerarlo una posibilidad remota.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) permitió el experimento de Maryland en virtud de las normas de “uso compasivo” para situaciones de emergencia. Los médicos de Bennett dijeron que tenía insuficiencia cardíaca y un ritmo cardíaco irregular, y un historial de incumplir las instrucciones médicas.

Se consideró que no era apto para un trasplante de corazón humano, que requiere el uso de medicamentos inmunosupresores, o la alternativa disponible ahora, una bomba cardíaca implantada.

El cirujano Muhammad M. Mohiuddin dirige el equipo que transplantó el corazón modificado de un cerdo a un ser humano, en el Centro Médico de la Universidad de Maryland
Muhammad M. Mohiuddin dirige el equipo que transplantó el corazón de cerdo en el Centro Médico de la Universidad de Maryland el 7 de enero de 2022. UMSOM / via REUTERS

[Científicos estadounidenses dicen que han curado el VIH por primera vez a una mujer]

A partir de la experiencia de Bennett, los científicos han obtenido “conocimientos inestimables al saber que el corazón de cerdo modificado genéticamente puede funcionar bien dentro del cuerpo humano mientras el sistema inmunitario está adecuadamente suprimido”, dijo el doctor Muhammad Mohiuddin, director del programa de trasplantes de animales a humanos de la universidad.

Queda por ver si los científicos han aprendido lo suficiente de la experiencia de Bennett y de otros experimentos recientes con órganos de cerdo editados genéticamente para convencer a la FDA de que permita un ensayo clínico, posiblemente con un órgano como un riñón, que no sea inmediatamente mortal si falla.

El pasado otoño, dos cirujanos de la Universidad de Nueva York obtuvieron el permiso de las familias de personas fallecidas para acoplar temporalmente un riñón de cerdo modificado genéticamente a los vasos sanguíneos fuera del cuerpo y observar su funcionamiento antes de poner fin al soporte vital.

Y cirujanos de la Universidad de Alabama en Birmingham fueron un paso más allá, trasplantando un par de riñones de cerdo modificados genéticamente a un hombre en muerte cerebral, en un ensayo paso a paso de una operación que esperan probar en pacientes vivos, posiblemente este mismo año.

Los cerdos se han utilizado durante mucho tiempo en la medicina humana, incluyendo injertos de piel de cerdo e implantación de válvulas cardíacas de cerdo. Pero el trasplante de órganos es mucho más complejo que el uso de tejidos altamente procesados.

Los cerdos editados genéticamente que se utilizaron en estos experimentos fueron proporcionados por Revivicor, una filial de United Therapeutics, una de las varias empresas de biotecnología que están en la carrera por desarrollar órganos de cerdo adecuados para un posible trasplante en humanos.