Los picos de coronavirus en España, Francia y Reino Unido despiertan los temores por una segunda ola de contagios

Los aumentos en las cifras de personas infectadas avivan las preocupaciones entre los médicos y los funcionarios encargados de diseñar políticas en los países que aún se recuperan del primer brote de la pandemia.
Peatones, algunos con mascarillas protectoras, caminan por una calle llena de tiendas en Burdeos, Francia.
Peatones, algunos con mascarillas protectoras, caminan por una calle llena de tiendas en Burdeos, Francia.Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Matt Bradley y Nancy Ing – NBC News

PARÍS — Los casos de coronavirus están aumentando en Francia, España y Reino Unido a pesar de que disminuyen las restricciones de distanciamiento social, lo que aviva la preocupación entre médicos y legisladores sobre una “segunda ola” en países que todavía se recuperan de la primera ola de la pandemia.

El viernes, Francia estableció un nuevo récord después de que las autoridades de salud reportaron 8,975 nuevos casos, mucho más alto que el registro anterior de 7,578 personas infectadas que fue anunciado el 31 de marzo, en el punto álgido de la pandemia.

En el Reino Unido, las nuevas infecciones se dispararon a casi 3,000 en un solo día, el mayor aumento que se ha experimentado desde mayo. Y España registró casi 9,000 casos el jueves.

[Francia cierra bares, cines u otros establecimientos. España restringe la movilidad]

Fuera de Europa, la India desplazó a Brasil para ocupar el segundo lugar después de Estados Unidos en términos de infecciones por coronavirus, con 90,082 nuevos casos, y se espera que se sigan incrementando.

A diferencia de lo que sucedió durante la primavera, el preocupante aumento de nuevos casos en Francia aún no ha provocado un aumento significativo de muertes y hospitalizaciones, una estadística positiva para los legisladores que buscan seguir adelante con la reapertura de escuelas y negocios.

“Por el momento, el número importante es el de personas enfermas, y el número de personas enfermas no está aumentando”, dijo Laurent Toubiana, un epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica. “El número de muertes no aumenta. Por lo tanto, no deberíamos estar preocupados”.

[Calles y plazas semidesiertas en España, pero también escenas de solidaridad ante el coronavirus]

Según cifras del gobierno francés, hay menos de 500 casos de COVID-19 en los pabellones de cuidados intensivos, frente a los 8,000 que se reportaron durante el clímax de la crisis.

Toubiana y otros funcionarios de salud europeos le dan crédito al aumento de las pruebas (Francia acaba de introducir pruebas rápidas y gratuitas en todo el país) por el abrupto incremento de los casos.

La nueva prueba ha ocasionado un aumento estadístico de pacientes con síntomas leves o nulos, muchos de ellos son personas jóvenes y sanas como Feyrouz Hassam, de 30 años, una gerente de relaciones públicas de una agencia de publicidad, y su novio Alain Jaber, de 28, que es modelo.  

La semana pasada, ambos acudieron a un concurrido centro de pruebas gratuito en el centro de París, a pesar de que ninguno presentaba síntomas. El lugar de las pruebas, ubicado en una gran carpa frente al majestuoso Hôtel de Ville de París, es uno de los siete centros de este tipo que fueron instalados en la capital francesa.

[La pandemia en Italia destaca la melodiosa voz de la solidaridad humana]

Christophe Chevassu, médico general de SOS Medecin, dijo que el centro administra unas 700 pruebas diarias, principalmente a jóvenes. El jefe de Hassam le pidió que se hiciera la prueba después de que uno de sus colegas dio positivo, mientras que Jaber lo hizo simplemente porque “es simple”.

Ninguno parecía estar muy preocupado.

“Es obvio que ya estamos en la segunda ola”, dijo Hassam a NBC News. “Es nuestra responsabilidad tener cuidado, pero no creo que se vaya a presentar una segunda ola enorme. Ojalá que no”.

La gente hacía fila mientras esperaban para hacerse una prueba de COVID-19 en París.Getty Images

A nivel oficial, ese optimismo sigue siendo cauteloso. Recientemente, Francia ha hecho que sea obligatorio el uso de mascarillas en público, en la mayoría de las ciudades importantes, y las infracciones se castigan con una multa. Pero las autoridades prácticamente han descartado los cierres generales que afectaron la economía de Francia en la primavera.  

“No puedo imaginarme un cierre general”, dijo el sábado el ministro de Salud francés, Olivier Veran, durante una entrevista con BFM TV. “El cierre fue la tapa de una olla que se estaba desbordando”.

Veran dijo que se espera que aumenten las hospitalizaciones e instó a los franceses a permanecer “vigilantes”.

El ministro francés y otros funcionarios de salud europeos han advertido que los efectos del aumento podrían retrasarse: con más casos y menos distanciamiento social, un incremento en las muertes y hospitalizaciones podría ser solo una cuestión de tiempo.

“Hemos visto en Europa, y en otros países del mundo, este tipo de aumento en los casos de los más jóvenes que luego provoca un aumento en la población en general”, dijo el secretario de Salud del Reino Unido, Matt Hancock. “Por lo tanto, es muy importante que la gente no permita que esta enfermedad infecte a sus abuelos y genere el tipo de problemas que vimos a principios de año”.

Sin embargo, pareciera que la enfermedad está sumida en la incertidumbre. Mientras las tasas de fallecimientos y contagios se mantengan constantes, incluso a medida que aumentan los casos, no está claro si la preocupación por una segunda ola está justificada.

Incluso con las pruebas mejoradas de Francia, solo alrededor del 3% de los exámenes dan positivo, dijo Toubiana, una cifra estadísticamente insignificante que concuerda con el margen de error de las pruebas. “También tenemos otra epidemia. Tenemos una epidemia de pánico, de miedo”, dijo Toubiana. “Entonces ese miedo y pánico hacen que no reflexionemos sobre lo que en realidad está sucediendo”.

Con información de Reuters