IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los pediatras publican nuevas pautas de cómo deben dormir los bebés y llaman a evitar el colecho por el riesgo de muerte

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda compartir habitación pero no cama. Además, aporta nuevas directrices sobre decoraciones y protectores de cuna.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) actualizó este martes sus pautas para que los bebés duerman de modo seguro e indicó, entre otros puntos, que el colecho bajo ninguna circunstancia es seguro para los recién nacidos.

Cada año mueren en Estados Unidos aproximadamente 3,500 bebés por causas relacionadas con la seguridad durante el sueño, lo que incluye el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), la asfixia accidental y las muertes por causas desconocidas, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La academia recomienda un entorno seguro para reducir el riesgo de las muertes relacionadas con el sueño. Eso incluye dormir en posición supina (boca arriba), sobre una superficie firme y no inclinada, y en un área sin objetos blandos y o ropa de cama suelta; y evitar además que el bebé se caliente demasiado.

Desde 2016 no se actualizaban las directrices. En los cambios que se incorporaron este martes se agrega información "para ayudar a los padres, médicos y personal clínico no médico a evaluar el riesgo de situaciones específicas del llamado colecho", indica el documento.

[El misterio de la muerte súbita de bebés se aclara gracias a este descubrimiento médico]

Los padres no deben usar productos para dormir a sus bebés que no se comercialicen específicamente para ese uso, indica la última actualización de la directrices de la Asociación Estadounidense de Pediatría.
Los padres no deben usar productos para dormir a sus bebés que no se comercialicen específicamente para ese uso, indica la última actualización de la directrices de la Asociación Estadounidense de Pediatría.FluxFactory / Getty Images

El colecho es una práctica en la cual los bebés o niños duermen en la misma superficie que los cuidadores. Los expertos de AAP recomiendan compartir el cuarto con el bebé pero no la cama.

"Sabemos que muchos padres eligen compartir la cama con un niño, por ejemplo, tal vez para ayudar con la lactancia materna o por una preferencia cultural o la creencia de que es seguro", dijo la doctora Rebecca Carlin, coautora de las pautas, en un comunicado a CNN.

Sin embargo, "la evidencia es clara de que [dormir juntos] aumenta significativamente el riesgo de lesiones o muerte del bebé", dijo Carlin, quien es profesora de pediatría en el Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia. "Por esa razón, la AAP no puede apoyar el colecho bajo ninguna circunstancia", remarcó.

La guía tiene recomendaciones adicionales para reducir el riesgo de SMSL incluyen amamantar; evitar que el bebé se exponga a la nicotina, el alcohol, la marihuana, los opioides y las drogas; que reciba la inmunización o vacunas de rutina; y el uso del chupete.

Los expertos indican que no se trata de una guía terminada, y que seguirá evolucionando.

[Los CDC alertan de que la ropa de cama sigue siendo la principal causa de muerte inesperada de bebés pese a los avisos a padres]

"Hemos logrado grandes avances en el aprendizaje de lo que mantiene seguros a los bebés durante el sueño, pero aún queda mucho trabajo por hacer", indicó en un comunicado la doctora Rachel Moon, autora principal de las pautas y profesora de pediatría en la Universidad de Virginia.

Dónde acostar a los bebés

Si bien la AAP desaconseja dormir juntos, sus pautas actualizadas dicen que los bebés deben dormir en la misma habitación que sus padres o cuidadores durante al menos seis meses, en una superficie firme y plana, y separada de la cama principal.

Los padres siempre deben poner a los bebés a dormir solos boca arriba en un colchón plano y firme, cubiertos con una sábana ajustada, señalan.

"Una excelente manera de probar si una superficie es demasiado blanda es presionar la mano hacia abajo y luego levantarla. Si la mano deja una marca, es que es demasiado blanda", dijo a CNN Alison Jacobson, directora de First Candle, una organización nacional sin fines de lucro comprometida con la eliminación del SMSL y otras muertes infantiles por medio de la educación.

Los bebés no deberían dormir sobre superficies o espacios que no han sido diseñados y comercializados específicamente para eso, remarcan los expertos. Los únicos productos que se pueden comercializar para el sueño de los bebés incluyen cunas, moisés, patios de juegos y camas de noche, según las nuevas regulaciones de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor que entrarán en vigencia esta semana.

Las camas de noche son pequeñas cunas o moisés separados que se adhieren a la cama de los padres o cuidadores, pero permiten que los bebés duerman por separado sin ropa de cama.

También se recomienda evitar todos los extras en la cuna, incluidos juguetes de peluche, mantas, almohadas, ropa de cama blanda, posicionadores para dormir o protectores de cuna, ya que los bebés pueden quedar atrapados en dichos artículos y asfixiarse.

Algunos ambientes para dormir también pueden poner en riesgo a los bebés. Descansar con un bebé en un sofá, sillón o cojín y quedarse dormido aumenta el riesgo de muerte infantil en un 67 %, indica APP. Y si el bebé es prematuro, nació con bajo peso al nacer o tiene menos de 4 meses, el riesgo de muerte mientras duerme en una cama, sofá u otro lugar aumenta de 5 a 10 veces.

Las nuevas reglamentaciones de la CPSC prohibirán además todos los productos comercializados para el sueño infantil que tengan más de un 10 % de inclinación. Esos incluyen camas inclinadas y posicionadores para dormir (que también se llaman nidos para bebés), muelles, cápsulas, tumbonas y mecedoras.

Estos productos suelen tener una inclinación del 30%, indica la AAP, lo cual es riesgoso porque cuando los bebés se duermen tienden a dejar caer su cabeza hacia adelante.

El riesgo de los protectores de cuna y los gorros

"Se ha vinculado más de cien muertes infantiles durante los últimos 30 años al uso de protectores de cuna", afirma la AAP en su web para consumidores. Estos productos generalmente son utilizados por padres bien intencionados, que solo quieren lo mejor para sus hijos y creen que están haciendo lo correcto, dijo a CNN la psicóloga Carol Pollack-Nelson, ex miembro del personal de la CPSC que ahora estudia cómo las personas usan los productos de consumo.

Pero los bebés no necesitan ninguno de esos productos acolchados para estar abrigados y cómodos, dijo Jacobson. "En lugar de una sábana o una manta, coloque al bebé en un swaddle sack (un saco de dormir para bebés) o una manta portátil", señaló.

Demasiada ropa o mantas para un bebé, especialmente en una habitación cálida, puede estar asociado con un mayor riesgo de SIDS, dijo la especialista. "Los sombreros y cualquier otra cubierta para la cabeza deben quitarse antes de acostar a su bebé", agregó.

En su guía, la AAP también advierte contra el uso de dispositivos comerciales que afirman reducir el riesgo de SIDS u otros problemas vinculados con el sueño, incluidos monitores portátiles.

Además, no use monitores cardiorrespiratorios domésticos (dispositivos que analizan la frecuencia cardiaca y los niveles de oxígeno) porque no hay evidencia de que funcionen, dijo la experta.