IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Las clínicas independientes de Texas luchan por sobrevivir a la ley que restringe el aborto casi por completo

Estos centros de salud son vulnerables porque carecen de visibilidad, del apoyo institucional y de los recursos financieros para cumplir con las nuevas regulaciones.

Por Chloe Atkins - NBC News

Amy Hagstrom Miller ha dicho estos últimos dos meses que sus clínicas de aborto se han paralizado desde que el estado de Texas impuso la ley más restrictiva del procedimiento en todo el país, que corta el acceso antes de que la mayoría sepa que está embarazada.

"Es como si estuviésemos congelados en el tiempo", dijo Hagstrom Miller, presidente y CEO de Whole Woman's Health y Whole Woman's Health Alliance. "Mi personal tiene que decir que no todo el tiempo, lo que es psicológica y emocionalmente agotador porque están entrenados para atender a todo el mundo, pero bajo esta ley, deben servir como agentes del estado y negarle el cuidado de salud a la gente".

La legislación conocida como SB 8 entró en vigencia en septiembre y restringe los abortos una vez se detecte actividad cardíaca del embrión, lo que suele ocurrir alrededor de las seis semanas de gestación. Como consecuencia, las mujeres están llevando sus embarazos no deseados a término, o cruzando las fronteras estatales para lograr acceso al procedimiento. La legislación permite a personas demandar a los proveedores de servicios de aborto, después del límite del tiempo, y buscar una indemnización por daños y perjuicios de al menos $10,000 por acusado.

La sala de operaciones en la clínica Whole Woman's Health de Fort Worth, Texas, en 2019.Tony Gutierrez / AP

El cumplimiento de la prohibición casi total del aborto ha reducido dramáticamente el volumen de mujeres que reciben atención en el estado. El número de abortos realizados en Texas en septiembre disminuyó 50% en relación con el mismo mes en 2020, de acuerdo al Proyecto de Evaluación de Políticas de la Universidad de Texas, en Austin. Mientras tanto, los proveedores han reducido o dejado de brindar la mayor parte de sus servicios de aborto, lo que en última instancia ha puesto en riesgo a muchas clínicas independientes, como Whole Woman's Health.

Las clínicas independientes, que ha menudo tienen fines de lucro, son vulnerables a las restricciones al aborto porque carecen de visibilidad, de apoyo institucional y los recursos financieros de otros proveedores como Planned Parenthood, para cumplir con las nuevas regulaciones y mantener abiertas sus puertas mientras los casos avanzan en el sistema judicial.

"Se trata de clínicas que sobreviven día por día. No poseen una gran red de seguridad que pueda ayudarlas en momentos difíciles como este", aseguró Molly Duane, abogada senior del Centro de Derechos Reproductivos, que representa a varias clínicas en Texas que desafían la prohibición".

"Es posible que los doctores, que han estado luchando para brindar servicios de aborto a las pacientes, ya no puedan hacerlo en una semana o un mes porque el estado de Texas aprobó una ley descaradamente institucional".

Las clínicas independientes proveen tres de cada cinco abortos en Estados Unidos cada año. Pese a que representan el 25 % de las instalaciones que ofrecen el servicio de salud, son las clínicas independientes las que realizan más de la mitad de los abortos en el país.