IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La última tendencia en la red social TikTok es tomar clorofila, pero apenas hay evidencias de sus posibles beneficios

Se promueve la sustancia verde para tratar el acné y prevenir el cáncer, pero ¿realmente funciona?
/ Source: Telemundo

Tal vez haya escuchado acerca la última tendencia de salud promocionada en la red social TikTok: tomar clorofila con agua para tratar el acné, prevenir el cáncer y desintoxicar el cuerpo. 

En las últimas semanas, videos como el de la usuaria @ellietaylor929 han sido vistos por millones de espectadores. En su caso, la joven resume en 18 segundos los efectos que tuvo en su piel marcada por el acné el haber tomado clorofila líquida durante una semana. 

[¿Es seguro regresar al gimnasio a este punto de la pandemia de COVID-19?]

Pero, aunque la clorofila ha sido consumida como suplemento durante años, no hay evidencia ni estudios concluyentes que respalden sus beneficios, si bien es cierto que investigaciones limitadas han sugerido que podría ayudar con problemas muy concretos. 

¿De qué estamos hablando?

La clorofila es el pigmento que le da a las plantas y las algas su color verde. Absorbe la energía de la luz solar necesaria para la fotosíntesis y genera oxígeno. Tradicionalmente, ha sido utilizada para combatir el mal aliento y otros tipos de olores del cuerpo, así como para curar heridas y eliminar toxinas del hígado.

La usuaria de TikTok @ellietaylor929 mostró en un video los efectos en su piel de tomar clorofila durante una semana. La publicación ha sido vista más de 12 millones de veces.TikTok

Los suplementos de clorofila que habitualmente se consumen no provienen directamente de las plantas, sino que están hechos de la clorofilina, una mezcla semisintética de sales de cobre y sodio solubles en agua derivadas de la clorofila. LSe comercializa usualmente en cremas o en tabletas, geles y líquidos ingeribles.

En 2014, un grupo de investigadores del Natural Standard Research Collaboration estudiaron la información disponible sobre los efectos de la clorofila como terapia para 14 indicaciones específicas, entre ellas la prevención y tratamiento del cáncer, la tuberculosis, la neumonía y el herpes.

En casi todos los casos concluyeron que no existe evidencia suficiente. "Todos estos beneficios potenciales tienen evidencia de nivel C, lo que significa que no sabemos si ayuda o no", explicó a Noticias Telemundo la doctora Jenell Stewart, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Internacional de Investigaciones Clínicas de la Universidad de Washington, quien revisó el citado reporte.

[Sí, las personas vacunadas contra el COVID-19 pueden donar sangre sin problemas]

Sólo se encontró buena evidencia científica de que puede servir para protegernos de las aflatoxinas, unas sustancias tóxicas producidas por algunos hongos en cultivos como el maíz y el arroz, que pueden ocasionar en el largo plazo cáncer hepático, según explica la Organización Mundial de la Salud. 

Es por esto que los científicos tienen la esperanza de que los suplementos a base de clorofilina sean útiles para disminuir el riesgo de cáncer de hígado en poblaciones de alto riesgo cuya dieta está expuesta a las aflatoxinas, según explica el Instituto Linus Pauling en la Universidad Estatal de Oregon. "Sin embargo, aún no se sabe si la clorofilina o las clorofilas naturales serán útiles en la prevención de cánceres en personas que no están expuestas a niveles significativos de aflatoxinas en la dieta", aclara el centro. 

[Tenga cuidado: no hay pruebas de que la ivermectina cure el COVID-19]

Otro estudio, elaborado en 2001 por la Universidad Johns Hopkins, concuerda en que tomar clorofilina o consumir alimentos verdes ricos en clorofila puede ser una forma práctica de reducir el riesgo de cáncer de hígado. Sin embargo, no hay datos suficientes para recomendar con certeza estos suplementos en la prevención o tratamiento del cáncer.

¿Y qué pasa con el acné?

Algunos estudios piloto respaldan el uso de la clorofila para tratar el acné. Uno de ellos, publicado en la Revista de Medicamentos en Dermatología, probó un gel con clorofilina en 10 personas y encontró que fue "clínicamente eficaz" y bien tolerado para el tratamiento del acné leve o moderado si se usa durante al menos tres semanas. 

Sin embargo, la mayoría de estudios sobre el tratamiento del acné son pequeños y analizan la aplicación de la clorofilina en la piel por medio de geles o cremas, no su ingesta oral disuelta en agua, como se está promocionando en TikTok en semanas recientes. 

"Ninguno de ellos estaba estudiando la suplementación oral de clorofila, y eran estudios piloto muy, muy pequeños que no se probaron con un placebo, por lo que incluso esta pequeña cantidad de evidencia es muy débil", explicó en un artículo del diario The Washington Post el dermatólogo Zain Syed, presidente de la Sociedad Dermatológica del estado de Maryland.

"Los beneficios de los componentes naturales de los alimentos no siempre persisten cuando se colocan en cápsulas o formulaciones de gotas líquidas", agrega la doctora Stewart. 

[¿Podemos contagiarnos de COVID-19 al bañarnos en una piscina?]

La clorofila no se encuentra en la lista de Sustancias Generalmente Reconocidos como Seguras (GRAS, por sus siglas en inglés) de la Administración de Drogas y Alimentos. El estudio del Natural Standard Research Collaboration señala que posiblemente es segura si se consume de forma oral en las dosis recomendadas. Sin embargo, podría ser peligrosa para las personas que padecen diabetes o quienes toman agentes hipoglucémicos, y en algunos casos su aplicación en la piel ha generado erupciones y alergias por radiación solar, explica el reporte.

Tampoco se recomienda para niños y mujeres embarazadas o en período de lactancia. 

La clorofila se encuentra en alimentos de hojas verdes como la brócoli, coles de Bruselas, repollo, lechuga y espinaca, así como en numerosas hierbas como la alfalfa y el perejil. El Departamento de Agricultura de Carolina del Norte la considera como segura y recomienda consumirla por medio de los vegetales, especialmente la espinaca que contiene entre 300 y 600 miligramos por onza. 

Stephanie Grasso, una dietista registrada en Oakton, Virginia, le dijo al diario The Washington Post que "probablemente sea más saludable simplemente comer verduras de hoja verde" para obtener cualquier posible beneficio de la clorofila, en lugar de tomar suplementos.