IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Corte Suprema respalda por tercera vez Obamacare frente al acoso de los republicanos

Millones de personas podrán mantener su seguro médico al rechazar los magistrados, de mayoría conservadora, el intento de Texas y otros estados por desmantelar este sistema.

Por Pete Williams - NBC News

La Corte Suprema dictaminó 7-2 este jueves que la Ley del Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare, sigue siendo válida, rechazando una afirmación de un grupo de estados conservadores de que un cambio reciente a la ley la hacía inconstitucional.

Los republicanos se han opuesto durante mucho tiempo a la ley, la legislación emblemática del expresidente Barack Obama. Pero más de 20 millones de estadounidenses ahora dependen de ésta para su seguro médico, y existe un amplio apoyo público a su requisito de que las compañías de seguros deben cubrir las condiciones de salud preexistentes.

Los impugnadores de la ley, 18 estados republicanos liderados por Texas, instaron a la corte a dictaminar que el requisito de Obamacare de que casi todos los estadounidenses obtengan un seguro médico o paguen una multa de impuesto sobre la renta, conocido como mandato individual, es inconstitucional. Por esa razón, dijeron, se debe eliminar toda la ley.

Pero en la decisión, el juez Stephen Breyer dijo que los estados no tienen legitimación para impugnar el mandato individual "porque no han demostrado un daño pasado o futuro que se pueda rastrear de manera justa a la conducta de los acusados ​​de aplicar la disposición legal específica que atacan como inconstitucional".

La Corte Suprema afirmó por primera vez la ley de atención médica en 2012. La opinión mayoritaria escrita por el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, decía que era un ejercicio legítimo de la autoridad fiscal del Congreso. Pero en 2017, el Congreso liderado por los republicanos bajó la multa fiscal a cero.

Eso llevó a los estados rojos a argumentar que, debido a que el impuesto se eliminó efectivamente, la ley revisada no podía categorizarse como un impuesto y, por lo tanto, era inconstitucional exigirle a todos los estadounidenses que obtuvieran algo. Un juez federal en Texas estuvo de acuerdo, y la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos en Nueva Orleans confirmó esa decisión.

Pero 20 estados azules, liderados por California, pidieron a la Corte Suprema que revocara esas decisiones de la corte inferior. Dijeron que con la sanción fiscal en cero, efectivamente no hay mandato individual, por lo que la ley no es inconstitucional. La ley puede alentar a los estadounidenses a comprar un seguro, pero no requiere que nadie haga nada, dijeron.

Un manifestante sostiene un cartel frente a la Corte Suprema en Washington, DC, el 10 de noviembre de 2020, cuando el Tribunal Superior abrió argumentos en el caso de larga data sobre la constitucionalidad de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio de 2010, según la cual el entonces presidente Barack Obama buscó extender el seguro médico a las personas que no podían pagarlo.AFP via Getty Images

La miembro más reciente de la Corte Suprema, Amy Coney Barrett, se consideraba como un posible voto de acuerdo con los estados rojos sobre la inconstitucionalidad del mandato. En un artículo legal de 2017, escribió que la opinión de Roberts "empujó la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio más allá de su significado plausible para salvar el estatuto".

Los estados republicanos dijeron que el Congreso tenía la intención de que la ley de atención médica funcionara como un todo integrado. Prohibir a las aseguradoras negar cobertura para condiciones preexistentes y permitir que los jóvenes permanezcan más tiempo bajo las pólizas de sus padres iba a funcionar gracias al mandato casi universal de comprar un seguro. Sin el mandato, dijeron los demandantes, la ley se cae.

Pero los estados azules dijeron que la prueba para decidir si el resto de una ley se puede salvar si se deroga parte de ella es simple: ¿Qué quería el Congreso? Ellos dijeron que la respuesta se encuentra en la acción de 2017 que bajó el impuesto a cero: el Congreso dejó intacto el resto de la ley.