IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Elizabeth Holmes testifica en el juicio contra su empresa Theranos: admite errores pero niega la culpa

La fundadora de la compañía de análisis médicos rechazó las acusaciones de fraude en su contra, pero admitió fallas graves en su operación.
Elizabeth Holmes (centro), camina hacia la corte en San José, California
Elizabeth Holmes (centro), camina hacia la corte en San José, California, el 22 de noviembre de 2021.Nic Coury / AP

Por Ben Popken y Cyrus Farivar - NBC News

SAN JOSÉ, California — La fundadora y exdirectora ejecutiva de Theranos, Elizabeth Holmes, regresó al banquillo de los testigos este martes y confirmó aspectos clave de los 11 cargos de fraude que presentó la Fiscalía en contra de ella, aunque afirmó que no había hecho nada malo.

La Fiscalía le ha mostrado al jurado reportes de laboratorio con los sellos de los logos de las compañías farmacéuticas Pfizer y Schering-Plough. Empleados de estas empresas que trabajaron con Theranos testificaron que el uso de los logotipos no estaba autorizado y aseguraron que no sabían que los estaban utilizando.

Holmes admitió que ella fue quien le puso los logotipos a los informes de laboratorio de Theranos y que se los envió a Wallgreens cuando estaba buscando llegar a un acuerdo para que la farmacia vendiera los análisis de sangre que su empresa fabrica.

Elizabeth Holmes (centro), camina hacia la corte en San José, California, el 22 de noviembre de 2021.Nic Coury / AP

"Este trabajo se llevó a cabo con la colaboración de estas compañías y estaba tratando de reflejar eso. Desearía haberlo hecho de una forma distinta", dijo Holmes.

[Prometió cambiar el mundo de la medicina. Ahora Elizabeth Holmes enfrenta hasta 20 años de prisión]

Según testigos, la máquina de análisis de sangre de Theranos con frecuencia no pasaba las pruebas de control de calidad y se equivocaba en sus resultados. Holmes admitió que no le había dicho a sus socios que había cambiado el modo en el que su compañía analizaba sus muestras de laboratorio.

También aseguró que había recibido reseñas positivas de sus productos por parte de sus empleados y expertos independientes, contrariando a los fiscales.

El juez de distrito Edward Davila instruyó a los miembros del jurado a interpretar los correos electrónicos de Holmes y el personal de su laboratorio, entre otras muchas pruebas, como indicadores de su "estado de ánimo" y no como hechos que realmente sucedieron.

A pesar las promesas que hizo a los inversionistas y los medios de comunicación, otros testigos declararon que los dispositivos que Theranos patentó solo servían para algunas de las pruebas y que tenían muchos problemas de calidad.

La compañía adaptó viales de sangre de otros fabricantes para sus propios equipos, pero el problema de los resultados erróneos persistió, según testimonios.

Elizabeth Holmes, fundadora y directora ejecutiva de Theranos, al llegar a su audiencia en la corte en San José, California, el 31 de agosto de 2021.Nic Coury / AP

Como prueba, la defensa presentó un correo electrónico del gerente de proyectos de equipos, Tim Kemp, en el que advertía que las instalaciones de Theranos en Palo Alto, California, no estaban equipadas para manejar los altos volúmenes de electricidad que demandaban los dispositivos y que tenían problemas para evitar que los aparatos, que estaban en una misma habitación, se sobrecalentaran.

[Madelyn Tavarez, una ingeniera que triunfa en Silicon Valley y quiere atraer a las niñas latinas hacia carreras tecnológicas]

En caso de que la declaren culpable, Holmes enfrenta hasta 20 años de prisión, una multa de 250,000 dólares y pagos de restitución total o parcial a los inversionistas por un total de casi 155 millones de dólares.