IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

EE.UU. registra más supervivientes de cáncer que nunca y las cifras siguen bajando. Estos son lo motivos

Estados Unidos registra más de 18 millones de supervivientes de cáncer, frente a los tres millones de 1971. Los estadounidenses de raza negra siguen teniendo la tasa de mortalidad más alta y la tasa de supervivencia más corta.

Por Kaitlin Sullivan - NBC News

Los avances significativos en los tratamientos del cáncer, las herramientas de diagnóstico y las estrategias de prevención siguen reduciendo las tasas de mortalidad por cáncer, según un informe publicado este miércoles por la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer. 

Las tasas de mortalidad por cáncer han descendido en las dos últimas décadas, y de forma especialmente acusada en los últimos años, según el informe anual del grupo sobre el progreso del cáncer. Como resultado, hay más de 18 millones de supervivientes de cáncer en EE.UU., frente a los tres millones de 1971.

[Expertos médicos recomiendan someter a todos los adultos a exámenes rutinarios de ansiedad aunque no muestren síntomas]

“Este es un momento realmente emocionante en el manejo del cáncer”, opinó el doctor Stephen Ansell, subdirector principal para el Medio Oeste del Centro Oncológico Integral de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, quien no participó en el informe. “Vemos que la tasa de mortalidad por cáncer sigue bajando”, agregó.

El presidente, Joe Biden, relanzó este año su iniciativa Cancer Moonshot, y la semana pasada esbozó nuevas medidas para ampliar el programa.

La iniciativa amplía la financiación de la investigación sobre el cáncer, especialmente las inmunoterapias. 

La doctora Lisa Coussens, presidenta de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, dijo: “No se puede dejar de financiar la ciencia básica ahora con la creencia de que los tratamientos actuales serán suficientemente buenos. Invertir en ciencia básica tiene una enorme recompensa para el público”. 

Aprovechar el sistema inmunitario para combatir el cáncer

Coussens destacó el creciente uso de las inmunoterapias como ejemplo de cómo han mejorado los tratamientos contra el cáncer. 

“Nuestra capacidad de utilizar o aprovechar el poder del sistema inmunitario para combatir el cáncer es enorme”, señaló Coussens. “Por eso se están viendo tasas de supervivencia mucho más significativas en muchos tipos de cáncer, como el de pulmón y riñón y el melanoma”, agregó.

[Las latinas tienen más probabilidades de morir por cáncer de cuello uterino: cómo prevenirlo y buscar ayuda]

Las inmunoterapias utilizan el propio sistema inmunitario de la persona para combatir el cáncer.

“Las células cancerosas son inconformistas, pero son tus propias células. Tu sistema inmunitario está diseñado para no atacar a tus propias células”, explicó el doctor Larry Norton, director médico del Centro de Mama Evelyn H. Lauder del Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York. “Pero los nuevos fármacos denominados inhibidores del punto de control inmunitario permiten al sistema inmunitario atacar sus propias células cancerosas”, señaló.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) aprobó el primer inhibidor del punto de control inmunitario en 2011: un fármaco llamado ipilimumab, utilizado para el melanoma metastásico. Desde entonces, ha aprobado otros ocho inhibidores de puntos de control inmunitarios para 18 tipos de cáncer, según el informe.

En marzo, la FDA aprobó el primer nuevo inhibidor de puntos de control inmunitarios en ocho años. El fármaco, llamado relatlimab, se utiliza para el melanoma.

Además, la agencia ha aprobado otras siete terapias contra el cáncer en el último año, incluido el primer fármaco para tratar el melanoma uveal, la forma más común de cáncer ocular en adultos. También ha ampliado el uso de 10 fármacos existentes a otros tipos de cáncer.

[Una investigación señala que beber té puede reducir el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y la mortalidad]

Coussens también destacó los avances en los fármacos contra el cáncer que actúan dirigiéndose a mutaciones específicas del ADN en las células cancerosas, pero señaló que aún se necesita más trabajo.

“El desarrollo de fármacos dirigidos a nivel molecular ha supuesto sin duda un cambio en el juego, pero no ha sido suficiente para que se produzcan verdaderos cambios significativos en la supervivencia global”, afirmó.

Detección precoz del cáncer

Otra de las claves para reducir las tasas de mortalidad por cáncer es detectar la enfermedad lo antes posible.

“El diagnóstico precoz es absolutamente esencial”, afirma Coussens. “Un paciente tiene las mejores probabilidades de sobrevivir a un diagnóstico de cáncer si se detecta muy pronto en una fase premaligna o antes de que ese tumor primario se haya extendido a otras partes del cuerpo”, explicó.

[Un experto muestra cómo hacer CPR de manera correcta a mujeres]

Los esfuerzos por conseguir que más personas se sometan a pruebas rutinarias de detección de cánceres comunes, como el de mama, el de cuello de útero, el de colon y el de próstata, están surtiendo efecto. Según el informe, el Programa de Control del Cáncer Colorrectal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) ha aumentado las tasas de detección del cáncer colorrectal en más de un 12% en los últimos cuatro años. 

Los investigadores siguen siendo optimistas con respecto a las denominadas biopsias líquidas, pruebas que permitirían detectar el cáncer mediante un simple análisis de sangre, en lugar de una exploración por imagen o una biopsia tradicional. 

Una nueva investigación presentada este mes en ESMO 2022, un congreso europeo sobre el cáncer, mostró datos prometedores de la técnica, denominada análisis de sangre para la detección precoz de múltiples cánceres. Científicos de todo el mundo siguen perfeccionando este nuevo método de diagnóstico, que probablemente desempeñará un papel muy importante en el futuro del diagnóstico y el tratamiento del cáncer, según Norton. 

La igualdad de acceso sigue siendo un reto

A pesar de los avances en las nuevas terapias, las disparidades raciales, el control de los factores de riesgo prevenibles y la programación de las pruebas rutinarias de detección del cáncer siguen siendo obstáculos fundamentales en la atención al cáncer.

Los estadounidenses de raza negra siguen teniendo la tasa de mortalidad más alta y la tasa de supervivencia más corta para la mayoría de los cánceres que cualquier otro grupo racial o étnico. Los hispanoamericanos y los indios americanos nativos de Alaska también quedan en gran medida al margen de las mejoras en el tratamiento del cáncer a las que tienen acceso los blancos y los asiáticos americanos de las islas del Pacífico. 

[Biden relanza un programa contra el cáncer de la era Obama para reducir a la mitad las muertes por esta enfermedad]

“Todos estos avances no se están distribuyendo de manera uniforme entre la población estadounidense”, indicó Norton.

Las nuevas terapias contra el cáncer a menudo sólo están disponibles en centros especializados, a los que es difícil acceder para las personas que no viven cerca de ellos y no tienen los medios para viajar para recibir atención. Además, suelen requerir largas estancias en el hospital, lo que aleja a las personas del trabajo y requiere dinero adicional para el alojamiento.

Se está trabajando en técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas que no requieren pasar la noche en el hospital y en nuevas terapias que pueden administrarse en casa, en lugar de en clínicas. Ambas podrían romper las barreras de acceso. 

“Aunque es emocionante ver los avances, queda mucho trabajo por hacer. No habremos terminado hasta que hayamos vencido al cáncer para todos”, señaló Ansell.