IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Corte Suprema se muestra escéptica con la ley de Texas que restringe el aborto

Los jueces conservadores expresaron su preocupación por la estructura de la ley, diseñada para que no pueda ser bloqueada por inconstitucionalidad. Lo mismo puede ocurrir en el futuro con nuevas leyes contra otros derechos, advierten, como portar armas. 

Por Pete Williams - NBC News

La mayoría de los magistrados de la Corte Suprema se muestran dispuestos este lunes a aceptar una demanda presentada por proveedores de abortos en Texas contra la estricta ley de ese estado que prácticamente ha prohibido todos los procedimientos. 

Texas había pedido a la Corte Suprema que bloqueara una demanda presentada en un tribunal federal por las clínicas abortistas en contra de la ley S.B. 8, la más restrictiva del país, que prohíbe el aborto después de que los médicos puedan detectar el latido del corazón del feto, lo cual ocurre a las seis semanas de gestación.

Pero la mayoría de los jueces sugirieron este lunes, al escuchar los argumentos, que dejarían que esa impugnación siguiera adelante.

[“Un asalto a los derechos”: la ley de Texas que prohíbe el aborto a las seis semanas, cuando muchas ni saben de su embarazo]

Manifestantes sostienen carteles durante una protesta en Washington D.C. contra las restricciones al aborto, el 2 de octubre del 2021.Jose Luis Magana / AP

Es posible que estén menos dispuestos a dejar que siga adelante otra demanda presentada por el Departamento de Justicia.

Dado que al Corte Suprema ha dictaminado que los estados no pueden prohibir el aborto antes de la edad de viabilidad del feto, en torno a las 24 semanas, los funcionarios de Texas no podían hacer cumplir la prohibición de la ley  por sí mismos.

Marc Hearron, del Centro de Derechos Constitucionales, explicó que Texas delegó entonces la aplicación de la ley a los ciudadanos: cualquier persona en cualquier lugar puede demandar a un médico que realice un aborto en Texas o a una persona que ayude en el procedimiento (por ejemplo, el chófer de Uber que la lleve).

“El efecto combinado es transformar los tribunales estatales de ser un foro para la protección de los derechos, a ser en un mecanismo para anularlos”, dijo.

Los magistrados deben decidir si los proveedores de servicios de aborto en Texas y el Departamento de Justicia tienen el derecho legal de impugnar la ley en los tribunales y solicitar órdenes que prohíban a los secretarios judiciales y a los jueces federales actuar en respuesta a las demandas.


El fiscal general de Texas, Ken Paxton, a la derecha, sale después de dirigirse a los activistas antiabortistas en una concentración frente a la Corte Suprema, el lunes 1 de noviembre de 2021.Jacquelyn Martin / AP

Varios jueces de la Corte Suprema sugirieron que los tribunales federales no tienen autoridad para bloquear demandas presentadas contra jueces de cortes estatales. Pero algunos sugirieron que podrían estar abiertos a prohibir a los funcionarios de estas cortes que registren demandas presentadas en virtud de la ley S.B. 8.

Los miembros más progresistas del tribunal se mostraron claramente hostiles a la estructura de la ley antibaborto de Texas.

“Todo el sentido de la ley es encontrar la grieta en la estructura” de las sentencias de la Corte, dijo la jueza Elena Kagan. Esta jurisprudencia bloquea posibles medidas cautelares contra los jueces de los tribunales estatales, pero permiten a los tribunales federales actúen contra funcionarios estatales que lleven a cabo leyes inconstitucionales. 

“El hecho de que después de todos estos años algunos genios hayan ideado una forma de evadir los mandatos de esa decisión, así como el mandato del principio aún más amplio de que los estados no deben anular los derechos constitucionales federales y decir: ‘Oh, nunca hemos visto esto antes, así que no podemos hacer nada al respecto’, creo que simplemente no entiendo el argumento”, agregó. 

[Ocho claves para comprender por qué es tan polémica la ley contra el aborto de Texas y la decisión de la Corte Suprema]

Los que demandan a las personas que practica abortos, o ayudan a llevarlos a cabo, pueden cobrar al menos 10,000 dólares, lo que podría someter a los proveedores de servicios de aborto a la perspectiva de demandas repetidas y ruinosas. 

Un grupo de personas se manifiestan contra la ley del aborto en Texas, el 2 de octubre de 2021 en Austin.Stephen Spillman / AP

La jueza conservadora Amy Coney Barrett -que expresó su oposición al aborto antes de jurar en la Corte Suprema- cuestionó ese aspecto de la ley de Texas, que podría permitir que se presenten continuas demandas pese a que proveedor de servicios de aborto haya obtenido una orden judicial para bloquear una demanda específica presentada en su contra.

“Incluso si identifican a un posible demandante privado que exprese su intención hacer la denuncia, la orden judicial sólo iría contra esa única persona”, dijo.

Judd Stone, el procurador general del estado de Texas, dijo al tribunal que los que se oponen a la ley no tienen autoridad legal para demandar al estado, porque la ley no otorga a los funcionarios estatales ninguna función en la aplicación de la norma. “Los tribunales federales no prohíben las leyes, sino que prohíben a los funcionarios que las hacen cumplir”, dijo.

Pero incluso algunos de los magistrados conservadores de la Corte parecían preocupados por el intento de Texas de estructurar una ley que priva a los residentes de un derecho constitucional, y que hace imposible la impugnación de la ley en los tribunales federales.

[“Tiene consecuencias para toda la vida”. ¿Qué pasa cuando alguien que desea abortar no puede hacerlo?]

Un estado podría disponer que “todo aquel que venda un AR-15 sea responsable por un millón de dólares a cualquier ciudadano”, dijo el juez conservador Brett Kavanaugh.

La Corte Suprema se negó en dos ocasiones a bloquear la aplicación de la ley de Texas mientras las demandas judiciales contra la  norma seguían su curso en los tribunales. Pero sí aceptó retomar las apelaciones por la vía rápida.

Aun así, no es probable que el máximo tribunal emita su decisión hasta la primavera en un caso complicado que implica una ley estatal sin precedentes. Mientras tanto, la ley de Texas seguirá en vigor. Y el 1 de diciembre, el tribunal se ocupará de un caso que desafía aún más el derecho al aborto. Mississippi pedirá al tribunal que anule el caso Roe contra Wade y declare que no existe el derecho constitucional al aborto.