IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden ve más cerca la "independencia del COVID-19" este 4 de julio. Pero aún mueren los no vacunados

El presidente festeja los avances en la lucha contra el virus con una parrillada y fuegos artificiales en la Casa Blanca. Hoy se esperaba alcanzar la meta de vacunación del 70% de la población vacunada (y no ocurrió): reportes indican el 99% de los fallecimientos actuales son de personas que no se inocularon.

El presidente, Joe Biden, festejará el Día de la Independencia este domingo en la Casa Blanca con un evento de 1,000 asistentes, el más grande que se haya organizado hasta ahora, en el que también se busca celebrar los avances en el combate de la pandemia de coronavirus.

"Este es un fin de semana festivo", declaró Biden el viernes mientras periodistas le inquirían sobre el retiro de tropas en Afganistán. “Voy a celebrarlo”, agregó.

El presidente quiere que todos los estadounidenses también festejen, después de soportar 16 meses de restricciones por la pandemia y más de 605,000 muertes por COVID-19. Para ello, la Casa Blanca alentó las reuniones y preparó exhibiciones de fuegos artificiales alrededor de todo el país para marcar la ‘independencia’ del virus.

[Lo que necesita saber sobre la variante delta, la “mayor amenaza” para eliminar el coronavirus en EE.UU.]

"El 4 de julio de este año es diferente al 4 de julio del año pasado. Y será mejor el año que viene", aseguró Biden el viernes.

En el día que Biden largamente anticipó como una fecha simbólica en la lucha contra el virus, la Casa Blanca tiene motivos para celebrar: los casos y muertes por COVID-19 se encuentran en mínimos históricos en buena medida gracias a la sólida campaña de vacunación. Negocios y restaurantes han reabierto en todo el país, el empleo se está recuperando y los viajes aéreos se acercan a los niveles prepandémicos.

Preparativos para los festejos por el Día de la Independencia en la Casa Blanca, el 3 de julio de 2021.AP

Sin embargo, la pandemia todavía no ha terminado. Actualmente, más de 200 personas mueren al día por el COVID-19. Una nueva variante más infecciosa se ha esparcido en los 50 estados del país. Y, probablemente la parte más preocupante, decenas de millones de personas han decidido no vacunarse contra el virus.

Biden mismo se había fijado el objetivo de vacunar al 70% de la población adulta para este día feriado del 4 de julio. Pero más de 32 estados no alcanzaron esta meta, la mayoría de ellos gobernados por republicanos. Según los datos oficiales, el 67% de la población del país se vacunó.

Precisamente este domingo el principal experto en enfermedades infecciosas del Gobierno, el doctor Anthony Fauci, afirmó que el 99.2% de las muertes recientes por COVID-19 en el país correspondieron a personas que no se vacunaron.

“Es muy triste y trágico porque la mayoría de estas [muertes] eran evitables y prevenibles”, dijo el Fauci.

El 29 de junio, la agencia de noticias The Associated Press publicó un análisis de los datos gubernamentales disponibles hasta mayo que mostraba que las infecciones postvacuna entre las personas totalmente inoculadas fueron menos de 1,200, comparadas con las más de 107,000 hospitalizaciones por COVID-19. Esa cifra es aproximadamente un 1.1%.

El hecho de que casi todas las muertes actuales por COVID-19 en Estados Unidos fueran de personas que no estaban vacunadas, es una demostración tajante de cuán efectivas han sido las inyecciones y una indicación de que las muertes por día en el país, podrían ser prácticamente cero si todos los elegibles fueran inoculados.

Se espera que 1,000 personas se unan a los festejos al aire libre en el jardín sur de la Casa Blanca. El evento “se está haciendo de la manera adecuada y según las pautas de los CDC”, aseguró el coordinador del equipo de respuesta de la Casa Blanca a la pandemia, Jeff Zients.

[¿Resfriado común o COVID-19? Por qué los síntomas de las vías respiratorias son cada vez más frecuentes y podría confundirse]

La Casa Blanca no requirió a los asistentes que presentaran pruebas de que habían sido vacunados, pero sí les pidió pruebas negativas de COVID-19 si no estaban completamente inmunizados.

"Por mucho trabajo que falte, es muy importante celebrar las victorias", dijo a The Associated Pres el doctor Mati Hlatshwayo Davis. "Estoy de acuerdo con que tengamos esos focos de alegría y celebración siempre que nos despertemos al día siguiente y continuemos trabajando y priorizando la equidad en la distribución de vacunas", agregó.

Con información de The Associated Press.