IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los obispos católicos de EE.UU. abren la vía para negar la comunión a Biden por respaldar el derecho de las mujeres al aborto

La iglesia católica se opone a este derecho, consagrado por la Corte Suprema, y podría tomar medidas contra los políticos que lo defienden aunque eso tenga, según algunos religiosos, "consecuencias destructivas”. "Es un asunto privado, y no creo que vaya a ocurrir", responde el presidente.
/ Source: The Associated Press

Los obispos de Estados Unidos aprobaron abrumadoramente redactar un "documento de enseñanza" que muchos de ellos esperan reprenda a los políticos católicos, incluido el presidente, Joe Biden, por recibir la comunión a pesar de que apoyan el derecho al aborto. De ser aprobada esta medida, podría incluso negarle ese rito religioso al presidente. 

El resultado de la votación, 168 a favor y 55 en contra, se anunció este viernes al final de una reunión virtual de tres días de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés).

[Biden ordena reabrir las inscripciones a Obamacare y fortalecer Medicaid]

Quienes apoyaban la medida dijeron que era necesario amonestar fuertemente a Biden por proteger el acceso al aborto, un derecho social de las mujeres reconocido por la legislación y la Corte Suprema; mientras que los opositores advirtieron que eso retrataría a los obispos como una fuerza partidista en un momento de amargas divisiones políticas en el país.

Como resultado de la votación, el comité de doctrina de la USCCB redactará una declaración sobre el significado de la comunión en la vida de la iglesia, que se presentará para su consideración en una reunión futura, probablemente en persona en noviembre.

Una sección del documento busca incluir una advertencia específica para los políticos católicos y otras figuras públicas que desobedecen las enseñanzas de la iglesia sobre el aborto y otros temas doctrinales.

El obispo Donald Hying, de Madison, Wisconsin, dijo durante el debate del jueves que ha hablado con muchas personas que están confundidas por un presidente católico que promueve "la agenda pro-aborto más radical de la historia", y que se necesita la acción de la conferencia de obispos.

"Están buscando una dirección", dijo Hying.

[Los latinos son bombardeados con desinformación sobre el aborto para influir en su voto]

El obispo Robert McElroy, de San Diego, respondió que la USCCB sufriría "consecuencias destructivas" si se emite un documento de este tipo.

“Sería imposible prevenir el uso de la eucaristía como un arma”, opinó.

Biden, quien asiste a misa con regularidad, dice que él personalmente se opone al aborto, pero no cree que deba imponer esa posición a los ciudadanos que sienten lo contrario. El presidente ha tomado varias acciones ejecutivas durante su mandato que fueron aclamadas por defensores del derecho al aborto, consagrado legalmente desde 1973.

Joe Biden, cuando aún era candidato, habla en el servicio dominical en la Iglesia Bautista New Hope en Jackson, Mississippi, el 8 de marzo de 2020.Mandel Ngan / AFP via Getty Images

Cuando se le preguntó este viernes sobre la decisión de los obispos, el presidente pareció quitarle importancia:  "Es un asunto privado, y no creo que vaya a ocurrir", afirmó en la Casa Blanca. No ahondó más en el tema. 

Un grupo de 60 congresistas demócratas católicos de la Cámara de Representantes envió una "declaración de principios" a la USCCB en la que instó a los obispos a cesar en su intento de negar la comunión a funcionarios electos por sus decisiones políticas, y rechazó "el uso de la eucaristía como arma".

Los legisladores dijeron que, si bien apoyan las políticas que fomentan la reducción de los embarazos no deseados y la creación de alternativas al aborto (como la adopción) también tienen la tarea de apuntalar la democracia y la libertad religiosa de todos los estadounidenses.

Y señalaron que otros funcionarios electos apoyan políticas contrarias a las enseñanzas de la iglesia, “incluido el apoyo a la pena de muerte, separar a los niños migrantes de sus padres, negar asilo a quienes buscan seguridad en Estados Unidos, limitar la asistencia para las personas con hambre e inseguridad alimentaria y negar derechos y dignidad a los inmigrantes”.

Alrededor del 56% de los católicos estadounidenses apoyan el aborto, pero alrededor de dos tercios de los que asisten a misa regularmente no lo apoyan, según una encuesta del Pew Research Center realizada en marzo.

El presidente del comité de doctrina de la USCCB, el obispo Kevin Rhoades, de Fort Wayne-South Bend, Indiana, dijo que no se han tomado decisiones sobre el contenido final del documento propuesto.

Agregó que los obispos que no están en el comité tendrán la oportunidad de ofrecer su opinión, y el borrador final estará sujeto a enmiendas antes de que se someta a votación.

Rhoades también dijo que el documento no mencionaría a Biden ni a otras personas por nombre y ofrecería pautas en lugar de imponer una política nacional obligatoria.

Eso dejaría las decisiones sobre la Comunión para los feligreses en manos de obispos y arzobispos individuales. El cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington, ha dejado en claro que, entre tanto, Biden es bienvenido a recibir la comunión en las iglesias de la archidiócesis.