IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Se disparan las agresiones contra adultos mayores de origen asiático: "La violencia debe detenerse"

Los ataques de odio contra los ancianos de origen asiático se han incrementado exponencialmente desde que comenzó la pandemia de COVID-19. "Existe una clara correlación entre los comentarios incendiarios de Trump, su insistencia en usar el término 'virus chino' y la violencia dirigida hacia nosotros", explica un profesor.

Desde el comienzo de la pandemia la primavera pasada, el racismo contra los estadounidenses de origen asiático se ha disparado. La asociación Stop AAPI Hate creó una base de datos al comienzo de la pandemia como respuesta al aumento de la violencia racial y recibió 2,808 informes de discriminación contra los asiáticos entre el 19 de marzo y el 31 de diciembre de 2020.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, legisladores asiáticoamericanos y una serie de congresistas demócratas denunciaron el viernes la situación y pidieron medidas más enérgicas, tanto por parte del Congreso como del Gobierno de Biden.

Muchos atribuyen el repunte de 2020 a la retórica xenófoba del expresidente republicano, Donald Trump, que se refirió repetidamente al COVID-19 como "el virus chino", culpando al país de la pandemia.

[Ciudadanos de piel negra perciben más racismo que antes en España, según la ONU]

Al hacerlo, el mandatario republicano hizo continuidad a un largo historial estadounidense de uso de enfermedades para justificar la xenofobia anti-asiática, que se remonta a los siglos XIX y XX y que condena a los estadounidenses de origen asiático a ser "extranjeros perpetuos" a ojos de los estadounidenses blancos.

"Existe una clara correlación entre los comentarios incendiarios del presidente Trump, su insistencia en usar el término 'virus chino' y el posterior discurso de odio que se difundió en las redes sociales y la violencia dirigida hacia nosotros", afirmó Russell Jeung, cofundador de Stop AAPI. Hate y profesor de estudios asiático-americanos en la Universidad Estatal de San Francisco, a la revista Time.

Jessica Wong, de Fall River, Massachusetts, al frente a la izquierda, Jenny Chiang, de Medford, Massachusetts, centro, y Sheila Vo, de Boston, de la Comisión Asiático Americana del estado, protestan, en los escalones del Statehouse en Boston, el jueves 12 de marzo de 2020.AP Photo/Steven Senne

“Le da a la gente licencia para atacarnos. La actual oleada de ataques contra nuestros ancianos significa que esa retórica ha calado en la población", lamentó.

Pero la violencia ha continuado en 2021, y el presidente, Joe Biden, firmó una orden ejecutiva denunciando la discriminación anti-asiática poco después de asumir el cargo en enero. Aunque estas agresiones racistas han tenido lugar en todo el país, el aumento de los ataques este año se ha focalizado principalmente en el Área de la Bahía, especialmente en los barrios chinos de San Francisco y Oakland.

Para poner freno a esta situación los congresistas pidieron al Congreso que apruebe una legislación que otorgue subvenciones del Departamento de Justicia a los Gobiernos estatales y locales para mejorar la gestión de las denuncias de delitos motivados por prejuicios, brindar mayor apoyo a las víctimas y celebrar audiencias sobre el aumento de incidentes de esta índole.

También afirmaron que han solicitado una reunión con el Departamento de Justicia para hacer un seguimiento de las acciones puestas en marcha, incluida la investigación de tales delitos y la participación de la comunidad asiáticoamericana.

[Un trabajador de UPS es despedido por decir insultos racistas en la casa de una familia hispana donde fue a entregar un paquete]

Pelosi, demócrata por California, elogió a sus colegas por llamar la atención "sobre algo que debe detenerse", y agregó que la supremacía blanca es parte de lo que ha inspirado los ataques. Es "la mayor preocupación cuando se trata de terrorismo nacional", concluyó.

La representante Judy Chu, demócrata por California, presidenta del Caucus Americano de Asia Pacífico del Congreso, declaró en una conferencia de prensa virtual: "Lo que comenzó como miradas feas y agresiones verbales se ha convertido en ataques físicos y violencia contra estadounidenses de origen asiático inocentes", afirmó.

"Estos ataques no son un accidente. Está claro que el ataque el Capitolio del 6 de enero no fue la única violencia que incitó Donald Trump", añadió.

[Crecen las acusaciones de racismo en Google tras el despido de una segunda empleada negra]

Los legisladores dijeron que si bien el expresidente no es del todo responsable de provocar ataques contra miembros de la comunidad asiática, difundió el sentimiento anti-asiático con sus mensajes durante el último año sobre el origen del coronavirus en China.

“La violencia no ocurre de la nada”, recordó el representante Ted Lieu, demócrata por California. “Se necesitan meses y meses de prejuicios y pasiones inflamadas, y eso es lo que hizo el expresidente. Y cuando eso sucede, parte de la población estadounidense se vuelve contra la comunidad asiático-estadounidense. El expresidente demostró que las palabras pueden matar. Las suyas ya lo han hecho", clamó.

"Las palabras tienen consecuencias", continuó el representante Mark Takano, demócrata por California. "Las acciones de los líderes políticos tienen consecuencias y estamos viendo las consecuencias del uso de términos como virus de China o Kung Flu en los datos sobre delitos de odio", lamentó.

Takano agregó que debería haber una campaña de asuntos públicos en los idiomas relevantes para que los residentes de esas comunidades comprendan la importancia de documentar los ataques violentos y cómo denunciarlos.

Y aunque existe el mito de que los estadonunidenses de origen asiático no experimentan luchas o discriminación racial, en realidad, se trata de la comunidad más dividida económicamente de Estados Unidos: un estudio de 2018 del Pew Research Center reveló que los estadounidenses de origen asiático experimentan la brecha salarial más grande como grupo étnico y racial en los en el país. En Nueva York los inmigrantes asiáticos tienen las tasas de pobreza más altas de la ciudad, según un informe de 2016 de la Oficina de Operaciones del Alcalde de la Ciudad de Nueva York.

Una recompensa de 25,000 dólares

Estadounidenses de origen asiático famosos han ayudado a llamar la atención sobre el reciente aumento de los crímenes de odio: los actores Daniel Dae Kim y Daniel Wu compartieron en Twitter el video de un hombre de 91 años empujado en Oakland Chinatown, ofreciendo una recompensa de 25,000 dólares a quien brindara “información que conduzca a la detención y condena” del agresor, que también había empujado a un hombre de 60 años y a una mujer de 55 años, que quedó inconsciente tras el ataque.

Una doctora negra muere por coronavirus en Indiana después de quejarse de trato racista][

"El número vertiginoso de crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático sigue creciendo, a pesar de nuestras repetidas súplicas de ayuda", escribió Kim en el tuit, y luego hizo referencia a un hombre chino-estadounidense que fue asesinado a golpes en 1982.

Posteriormente, la policía de Oakland acusó a Yahya Muslim, de 28 años, de agresión y abuso de una persona anciana, cuando fue identificado tras una detención por cargos no relacionados. Kim y Wu donaron el dinero a organizaciones comunitarias destinadas a detener el odio anti-asiático.

La historia provocó un denso debate en las rede sociales sobre la violencia contra esta comunidad, que lamentan que a menudo ha sido ignorada y se siente invisible y la sensación generalizada de muchos estadounidenses de origen asiático de que mantener a su comunidad segura no debería significar recurrir a un aumento de la vigilancia policial ni a recompensas de celebridades.

Agresiones y manifestación en Nueva York

Solo en la ciudad de Nueva York, los crímenes de odio motivados por un sentimiento anti-asiático aumentaron un 1,900% en 2020, según la policía.

Cientos de personas en la ciudad de Nueva York y el área tri-estatal, que incluye Nueva Jersey y Connecticut, se presentaron en el área verde Washington Square Park el sábado para denunciar los crímenes recientes contra asiáticos en la ciudad de Nueva York y mostrar su apoyo a la comunidad asiática.

"Estadounidenses de origen asiático: trabajamos duro y nos educaron para trabajar duro. Este ataque lo está cometiendo una minoría mala", explicó Van Le, asistente a la manifestación, según recoge ABC 7.

[La marca Aunt Jemima cambia de nombre a Pearl Milling Company para evitar ofensas raciales]

El sábado por la noche se llevó a cabo una caminata solidaria en Chinatown, organizada por SafeWalks, una organización para ayudar a proteger a otros miembros de la comunidad que se sienten inseguros durante sus desplazamientos, para mostrar un mayor apoyo al colectivo asiátivo.

Tracy Wong sujeta un cartel que dice "No soy un virus" durante una manifestación para crear conciencia sobre la violencia contra los asiáticos, cerca de Chinatown en Los Ángeles, California, el 20 de febrero de 2021.Ringo Chiu/AFP via Getty Images

"Estamos aquí para ayudar, aunque todavía estamos averiguando de qué manera", señaló Jen Goma, voluntaria de SafeWalks, que fue fundada el mes pasado después de que varias mujeres fueran atacadas cerca de su casa en Bushwick y que ahora ha puesto su foco en Chinatown después de cuatro asaltos a asiáticos en la última semana.

La policía de Nueva York ha sido criticada por no clasificar los ataques como crímenes de odio por motivos raciales, porque no se intercambiaron palabras, pero en una entrevista en ABC 7, han confirmado que están reconsiderando esa postura.

"El hecho de que aún no tengamos las pruebas no significa que no lo estemos investigando como un crimen de odio", confirmó Stewart Loo, oficial al mando de la Fuerza de Tarea de Crímenes de Odio de Asia, a la citada candena.

Con información de Time, ABC 7 y NBC News.