IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Madres hispanas en Carolina del Norte denuncian discriminación tras ser expulsadas de una piscina por “escuchar música mexicana”

“Ninguna razón hubo para que nos sacaran con la policía", dijo una de las ocho madres que fueron echadas de un centro recreativo. Los activistas reclaman a las autoridades que utilicen a los hijos de las madres como intérpretes “para que traduzcan un evento traumático en contra de ellos mismos”.

Un grupo de madres latinas denunció haber sufrido discriminación al ser forzadas a abandonar con escolta policial un centro recreativo por estar “escuchando música mexicana” cuando disfrutaban de una tarde en familia.

[Faltan afrolatinos en pantalla aún en los espacios más inclusivos como la película 'In the Heights']

Parte del incidente, ocurrido el lunes en la localidad de Hendersonville, al oeste de Charlotte, en Carolina del Norte, fue grabado en video por las mismas agraviadas y compartidas en las redes sociales.

"Para mí, fue coraje, impotencia, porque no hicimos nada, ninguna razón hubo para que nos sacaran con la policía", dijo la mexicana Verónica Ramírez, una de las ocho afectadas, durante una conferencia de prensa convocada el sábado en el Capitolio estatal en Raleigh por un grupo de activistas.

Verónica Ramírez (centro), mexicana, durante una conferencia de prensa realizada  el sábado 17 de julio, 2021, en las inmediaciones del Capitolio en Raleigh, Carolina del Norte. Cortesía Poder NC Action

“Mi vida cambió en todo, en todo”, dijo Ramírez, que además reclamó igualdad y catalogó el incidente de un “atropello a los mexicanos y a nuestra cultura”.

Bianca Figueroa, usuaria de la red social Tik Tok y responsable de compilar escenas y testimonios de las afectadas, logró que el video posterior a la expulsión, donde las madres se congregan para recriminar al agente policial que las escoltó, sea reproducido millones de veces.

[Un familia mexicana está aterrorizada por unos grafitis con mensajes de odio que pintaron en su casa]

“Cuando vi las imágenes de las madres y de los niños que se colocaban sus ropas y eran escoltados por la policía fue cuando me dije que esto no podía continuar”, recordó Figueroa, quien solicitó a las autoridades de la Oficina del Alguacil del Condado de Henderson que hagan de conocimiento público el reporte policial con la queja de la propietaria del local donde “discriminaron” a las madres de familia.

Figueroa también solicitó que se haga entrega de la llamada al número 911 de emergencias por parte del centro recreacional Flex Fitness.

Natalia Diez, directora de comunicaciones de Poder NC Action, una organización comunitaria sin ánimo de lucro, instó a la a las autoridades políticas a que expongan el caso de estas madres de familia hispanas.

[Investigan los mensajes de odio pintados en la casa de una familia hispana en Atlanta]

“Y que defiendan sus derechos civiles”, exhortó Diez.   

Otro de los llamados de los activistas fue condenar la acción que tuvieron los agentes que participaron en la expulsión de las familias hispanas del lugar al utilizar a los menores como intérpretes “para que traduzcan un evento traumático en contra de ellos mismos”.

En otros testimonios de las afectadas difundidos en las redes sociales, varias de las madres exponen su malestar ante la situación a la que catalogaron de “muy humillante” y de haberles ocasionado un trauma. "Nunca pensé vivir algo así", "ni a la tienda quiero salir", aseguraron.

Con información de EFE