IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El FBI investiga amenazas de bomba a una decena de universidades de mayoría negra en el inicio del Mes de la Herencia Negra

“El ímpetu de esta amenaza no puede atribuirse a otra cosa que a la forma más primitiva de racismo”, denuncia el presidente de la Universidad Estatal de Delaware.
/ Source: The Associated Press

Casi una decena universidades y colleges a los que históricamente asisten estudiantes negros en cinco estados y el Distrito de Columbia sufrieron este martes amenazas de bomba en el inicio del Mes de la Herencia Negra, y numerosos centros educativos se vieron obligados a cerrar sus instalaciones durante varias horas.

Tanto el FBI como la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés) están investigando lo ocurrido, según dijeron las agencias federales en declaraciones separadas.

La Universidad Estatal Morgan y la Universidad Estatal Coppin, en Maryland, fueron las últimas en sumarse a la ola de amenazas.

Ambas cerraron su campus y las autoridades pidieron este martes a los estudiantes, a los profesores y al personal que no fueran a clase mientras se resuelve la situación, según la estación local de CBS.

[Afrolatinas hablan del poder de reivindicar la identidad hispana y negra: “Es un posicionamiento ante el racismo”]

"Nuestra historia ha sido una en la que hemos soportado todo tipo de retos y perturbaciones, pero siempre hemos salido fortalecidos", dijo el presidente de la Universidad Estatal Morgan, David, Wilson.

En Georgia, la Universidad Estatal de Albany avisó a los estudiantes y profesores en las redes sociales sobre la situación: “Se ha emitido una amenaza de bomba a los edificios académicos de la Universidad Estatal de Albany”. En este estado, el Spelman College también recibió amenazas de bomba.

Las amenazas de bomba se producen menos de un mes después de que se produjeran otras similares el pasado 4 de enero.

En Baton Rouge, Louisiana, las autoridades de la Southern University y del A&M College pidieron a los estudiantes que permanecieran en sus dormitorios el lunes por la mañana.

Tras una búsqueda de dispositivos sospechosos, la universidad dio el visto bueno al final del día. Los funcionarios de la escuela dijeron que esperaban que las operaciones normales del campus se reanudaran este martes.

[Aman la piel que habitan: afrolatinos celebran su origen y cuentan los retos que enfrentan a diario]

En Maryland, los responsables de la Universidad Estatal de Bowie dijeron a todos los habitantes del campus que se refugiaran en sus hogares hasta que se dispusiera de más información. Perros detectores de explosivos y técnicos en bombas estaban ayudando a la policía del campus a registrar los edificios, el jefe de bomberos del estado en un comunicado. El campus se reabrió más tarde, el lunes, después de que las autoridades no encontraran ningún artefacto explosivo.

La Universidad de Howard, en Washington D.C., también fue objeto de una amenaza de bomba antes del amanecer del lunes, pero más tarde dio el visto bueno a los estudiantes y al personal, informó la estación de radio WTOP.

En Florida, la policía de Daytona Beach aseguró en la red social Twitter que dio el visto bueno en el campus de Bethune-Cookman después de que la escuela recibiera una amenaza de bomba. Pero las clases fueron canceladas y la policía dijo que iban a permanecer en el campus durante el resto del día.

[La comunidad negra enfrenta grandes retos para hacerse visible y lograr la equidad en el país]

En la Universidad Estatal de Delaware, también hubo una amenaza de bomba el lunes por la mañana temprano, y la policía completó una búsqueda en el campus a primera hora de la tarde y no se encontraron explosivos, dijo el portavoz de la universidad Carlos Holmes en un correo electrónico.

“Estamos a salvo, por lo que estoy increíblemente agradecido, pero el intento de perturbación se dirigió a nuestra comunidad a causa de a quién servimos y de la misión que cumplimos”, dijo el presidente de la universidad, Tony Allen, en una carta dirigida a la comunidad. Y condenó: “El ímpetu de tal amenaza no puede atribuirse a otra cosa que a la forma más primitiva de racismo, una forma que no es nueva ni única en este país”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó el lunes que las amenazas “son ciertamente preocupantes”.

“Nos alivia saber que las universidades Howard y Bethune-Cookman han recibido el visto bueno y seguiremos vigilando estos informes”, señaló Psaki y añadió que el presidente, Joe Biden, está al tanto.

“Estamos profundamente preocupados por la segunda ronda de amenazas de bomba en los campus de las universidades históricamente negras en el plazo de un mes”, dijeron el lunes los líderes del Grupo Bipartidista del Congreso para las universidades históricamente negras en un comunicado.

“El aprendizaje es una de las actividades más nobles y más humanas, y las escuelas son lugares sagrados que deberían estar siempre libres de terror”, dijo, “resolver estos crímenes y llevar a los responsables ante la justicia debería ser una prioridad absoluta para las fuerzas del orden federales”.

La declaración fue emitida por la diputada demócrata Alma Adams, de Carolina del Norte, y el diputado republicano French Hill, de Arkansas, son copresidentes del grupo.