IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Quién se comió el Tiburón?

¿Quién se comió el Tiburón?

Por Alan Boyle y Keith Wagstaff

La historia de un tiburón de 9 metros de largo que un cineasta sospecha fue devorado por un monstruoso "súper-predador" está llamando la atención en Internet, 11 años después de que ocurriera.

Sí se mira de cerca el caso, se sorprenderá descubrir que hay más bombo publicitario que horror en la historia. El incidente que ocurrió en el 2003 es el foco de atención de una serie de historias que se trasmiten esta semana por el Canal de internet del Smithsonian titulado "En busca del Súper Predador".

El documental aborda la lucha por la supervivencia marina de tiburones, orcas, calamares y otras criaturas de las profundidades del Océano del Sur, cerca de la costa de Australia. La historia se enfoca en la desaparición de un tiburón, llamado Alpha, al que se le había puesto un dispositivo de localización. El cineasta Dave Riggs, que había estado siguiendo a  Alpha, encontró cuatro meses más tarde en la orilla de la costa, el dispositivo que llevaba.

Riggs reaccionó al estilo del capitán Ahab. "La misión de descubrir lo sucedido a nuestro tiburón ha consumido mi vida", dijo en el documental. "Es casi como una droga".

Los datos del dispositivo de localización indican que el tiburón fue arrastrado hacia las profundidades, que la temperatura de su entorno alcanzó los 79 grados Fahrenheit (26 grados Celsius), y que pasó varios días deambulando por el océano a esa temperatura hasta que el dispositivo quedó, aparentemente, otra vez en el agua.

Otro día en el océano

Para Riggs, eso significó que Alpha podía haber sido engullido por un monstruo marino. Pero, para los expertos en tiburones se trata de un día más en el océano.

"No conozco la historia," respondió en un correo electrónico a NBC News, R. Dean Grubbs, un investigador de tiburones del Laboratorio Marino de la Universidad Estatal de la Florida, "no hace falta crear un misterioso tiburón gigante para que se coma un tiburón blanco de 9 pies de largo".

Grubbs dijo haber conocido a más de un tiburón de aproximadamente 10 a 12 pies de largo que haya sido devorado por otros tiburones.

"Dos tiburones de 10 a 12 pies de largo fueron devorados, basado en los rastros verticales, por tiburones más grandes del tipo tigre", apuntó. "Y un tiburón tigre de 10 pies de largo fue devorado por lo que estamos bastante seguros era un tiburón aún mayor. También he capturado a varios tiburones que podían haber tenido más de 10 pies, a los que sólo les quedó la cabeza".

En el caso del Tiburón Alpha, el dispositivo abandonado podría haber sido el resultado de una mordida, quedándose atrás el tiburón herido. Es posible que Alpha haya terminado siendo comida para los peces, como terminan siendo todos los tiburones.

Temerosos tiburones en la TV

La cadena de televisión ABC de Australia emitió el pasado noviembre una versión diferente del documental de Riggs. El documental provocó el comentario crítico del director del Instituto de Oceanografía  de la Universidad de Australia Occidental, Carlos Duarte, quien expresó este miércoles una preocupación similar.

"El documental fue realizado por un ciudadano apasionado", señaló en un correo electrónico a NBC News, "pero, en mi opinión, tiene una débil fundamentación científica, y verdaderamente no es un elemento importante en el documental".

Es algo a tener en cuenta mientras nos acercamos a la Semana del Tiburón.

"Honestamente, la obsesión de la televisión y de la sociedad por los monstruos marinos realmente no contribuye al conocimiento público sobre los océanos, contribuye a asustar al público", señaló Duarte. "Cualquier automóvil en la calle es más mortal que el peor depredador marino".