¿Qué temen los estadounidenses cuando se habla de inmigración?

"Tenemos un diverso debate sobre inmigración, con la posibilidad de reunificar nuevamente el país". Sin importar la afiliación política, los estadounidenses quieren que sus líderes encuentren una solución racional al debate migratorio
Una mujer paraguaya ondea una bandera estadounidense el pasado 4 de julio en Nueva York.
Una mujer paraguaya ondea una bandera estadounidense el pasado 4 de julio en Nueva York. AP / AP

El Foro Nacional de Inmigración ha publicado este jueves el informe De muchos, uno: un momento decisivo para la inmigración estadounidense junto con la organización internacional More in Common que señala que, principalmente, hay cuatro "miedos" que influyen en la percepción de la inmigración entre los estadounidenses.  

Identidad. Este es el primer “miedo” señalado en el informe, qué es lo que define ser estadounidense. Por otro lado la cultura, en relación a si los inmigrantes y refugiados se integran o se aislan, si deben o no aprender inglés para ser estadounidenses. La seguridad en lo relativo al debate sobre si los inmigrantes son una "amenaza" o si son "protectores", si representan una "amenaza" a la seguridad nacional o hacen contribuciones positivas a las comunidades donde viven. Finalmente, el reporte apunta a la economía como una preocupación: ¿los inmigrantes y refugiados restan trabajos y beneficios públicos o contribuyen a la economía del país? 

"Lo que aprendimos en este reporte es que tenemos un diverso debate sobre inmigración, con la posibilidad de reunificar nuevamente el país", sostiene Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración. Tras el análisis ha llegado a la conclusión de que, sin importar la afiliación política, los estadounidenses quieren que sus líderes encuentren una racional solución al debate migratorio. "Tenemos la oportunidad de modernizar la identidad estadounidense", agrega.

Este reporte está basado en “conversaciones en salas de estar”, que se han realizado este año entre líderes religiosos, oficiales de policía, dueños de negocios, inmigrantes, refugiados. La muestra se ha realizado en 26 ciudades y pueblos a lo largo del país y profundizó en cómo se percibe a los inmigrantes. 

More in Common (Más en común), una organización sin ánimo de lucro, también está lanzando esta semana "Hidden Tribes" (Tribus ocultas), un proyecto para comprender qué es lo que está alejando a los estadounidenses y lo que puede volver a unirlos. Divide al pueblo estadounidense en siete "tribus" basándose en ideologías, creencias, valores y la forma en que ven el mundo, dejando afuera los conceptos de grupos étnicos, religiones o sexo. 

Las siete tribus que identifica su reporte agrupa a activistas progresistas, liberales tradicionales, liberales pasivos, personas desligadas de la política, moderados, conservadores tradicionales y conservadores devotos. Su análisis se basa en encuestas realizadas entre 8.000 personas en un periodo de diez meses. 

El reporte indica que solamente una minoría de personas de ambos lados del espectro son los que influyen en la política y la percepción de la inmigración. Su sondeo reconoce que es difícil romper el círculo vicioso de la polarización, pero se trata de lograr un debate que involucre a todas las "tribus", donde se puedan escuchar ideas alternativas.