“¿Qué hará para protegernos de los tiroteos?” Niños manifiestan su miedo a ataques violentos con armas ante candidatos presidenciales

No solo adultos, sino también menores exigen respuestas a los políticos ante un fenómeno que se ha cobrado la vida de 112 personas solo en lo que va de año

El temor a ataques violentos y masivos con armas, como los que provocaron recientemente 25 víctimas mortales (algunas de origen latino) en Gilroy, California, y El Paso, Texas, pero también a los que han ocurrido en escuelas públicas, no es solo cosa de adultos. Distintos candidatos presidenciales lo están notando cuando van a visitar lugares de encuentro donde hay menores durante la campaña para las elecciones de 2020: los niños también tienen miedo, y piden respuestas.

"¿Qué planea usted hacer con los tiroteos en las escuelas?" preguntó por ejemplo la pequeña Scout Maloney, una niña de 8 años, cuando encontró en julio al senador demócrata por Nueva Jersey Cory Booker en un acto público organizado en el Ayuntamiento de Nashua, Nuevo Hampshire. 

El político respondió a la niña —quien le explicó que ella y su hermano estudian en casa también porque sus padres tienen miedo a que puedan ser víctimas de la violencia armada— que él cree tener el mejor plan para acabar con los tiroteos masivos: pedir una licencia nacional para poseer armas y la registración de estas. 

También le dijo que se sentía “cansado” y “enfadado”, y que como es un “hombre de fe”, cree que no es suficiente solo “rezar” y “reflexionar”, sino también actuar, porque sin ello “la fe está muerta”.

En lo que va de 2019, 112 personas han muerto en tiroteos masivos, o el equivalente de una cada dos días, según un análisis realizado de forma conjunta por el diario "USA Today”, la agencia de noticias AP y la Universidad Northeastern.  

Y desde 2006, el país ha registrado 1,714 muertos en 311 masacres, o un incidente cada quincena. La cifra es igual de espeluznante en lo que respecta a las escuelas públicas: entre 2013 y 2018, ha habido al menos 405 incidentes de violencia en los colegios, que dejaron un saldo de 109 muertos y 219 heridos, según un análisis del grupo "Everytown for Gun Safety". 

Masacres como las ocurridas en la secundaria de Columbine (Colorado) en 1999, la primaria de Sandyhook en Newtown (Connecticut) en 2012, o una secundaria en Parkland (Florida) en 2018, han dejado al descubierto las deficiencias en los sistemas de seguridad en los colegios.  

Los niños preocupados por esta inseguridad que encuentran a candidatos presidenciales pueden ser empujados por sus propios padres a preguntar por posibles respuestas, como en el caso de Scout Maloney. Otros, sin embargo, lo hacen por su propia cuenta. 

La alumna de secundaria Milan Underberg quiso manifestar su angustia al candidato demócrata Beto O’Rourke —uno de los más afectados por la masacre de El Paso, que dejó a 22 muertos, y que procede de esa ciudad— pocos días después de un tiroteo mortal que se produjo a finales de abril en la Universidad de Carolina del Norte, por el que fallecieron dos estudiantes. Rompió a llorar durante un encuentro con el político en una escuela de Newtnon, Iowa, pero al final consiguió formularla. 

“Tengo miedo a que un día vaya a la escuela y no salga de allí”, dijo entre lágrimas. “Qué acciones tomará usted para proteger a personas como yo y mis compañeros para que no nos pase eso?”

Vivencias personales

La cadena NBC explica que las respuestas de los candidatos presidenciales durante los encuentros con los niños, que se producen en distintas zonas de EEUU, suelen parecerse una a la otra, y se refieren a temas como la extensión de la verificación de antecedentes y de las "leyes de alerta roja" (“red flag laws”, en inglés), pensadas para restringir a personas “peligrosas” que no deberían tener acceso a las armas, o prohibir la venta de las de asalto. 

En algunas ocasiones, también hay espacio para hacer referencias a vivencias personales. Es el caso del exsenador y exvicepresidente demócrata Joe Biden, quien confesó a un joven que “sabe lo que es el dolor por perder a un hijo”, ya que dos suyos fallecieron, antes de prometerle que él y su generación serán los que harán que las cosas cambien porque han decido que “ya basta”.

O de Andrew Young, empresario y ahora también candidato demócrata. En un acto en Des Moines, en Iowa, el neoyorquino no consiguió frenar las lágrimas cuando le hablaron de un niño que asistió al momento en que dispararon a su gemelo. Young dijo que tiene a dos niños de seis y tres años, y que pensar que algo así les pudiera pasar a ellos se le hacía insoportable. “No puedo, lo siento mucho.

Exigencias de padres y activistas

Mientras que los candidatos presidenciales se enfrentan a las peticiones de los más pequeños de afrontar la cuestión de la violencia armada y los tiroteos, también maestros, padres y activistas exigen respuestas. 

En declaraciones a Noticias Telemundo, Sharon Watts, co-fundadora de “Moms Demand Action” (Las madres exigen acción), dijo que su grupo mantendrá la presión sobre el Congreso durante todo el receso de agosto para que el mes próximo apruebe medidas para atajar la violencia de las armas. 

 La NEA y “Everytown for Gun Safety” promueven un plan de seguridad de ocho puntos para la verificación de antecedentes de compradores de armas; el fortalecimiento de la infraestructura de seguridad en las escuelas; prohibir el acceso a las armas de personas peligrosas, y aumentar la edad para la compra de armas semiautomáticas, entre otros elementos. 

Miembros del grupo “Stand with Parkland”, en realidad padres convertidos en activistas tras la pérdida de sus hijos en el tiroteo masivo en una escuela secondaria de esta localidad de Florida en 2018, pidieron en una audiencia ante un comité del Senado el mes pasado una ley que prohíba la fabricación, venta y tenencia de rifles de asalto, y condenaron la parálisis del Congreso por la presión de la conservadora Asociación Nacional del Rifle (NRA). 

Al advertir que la inacción del Congreso sólo producirá más tiroteos, también pidieron más ayuda para las autoridades locales y estatales. 

El pasado 30 de julio, los congresistas Josh Gottheimer, demócrata por Nueva Jersey, y Elise Stefanik, republicana por Nueva York,  presentaron una legislación bipartidista al respecto de la seguridad en las escuelas denominada el "Acta de ALYSSA", en honor a Alyssa Alhadeff, una de las 17 víctimas del tiroteo en Parkland y antigua residente de Nueva Jersey.  

RELACIONADAS

Tiroteos ponen bajo la lupa la seguridad en las escuelas en vísperas de un nuevo curso