“Presidente Trump, no es bienvenido en Pittsburgh”. Líderes judíos y más de 63,000 personas rechazan su visita

Líderes judíos de la ciudad publican una carta abierta dirigida a Trump. “Sus palabras, sus políticas y su partido han levantado un creciente movimiento nacionalista blanco. La violencia contra los judíos de Pittsburgh es la culminación directa de su influencia”

Líderes judíos de Pittsburgh han publicado este domingo una carta abierta dirigida al presidente Donald Trump, tras el tiroteo en la sinagoga Árbol de la Vida en el que murieron 11 personas, en la cual apuntan que “no es bienvenido” en la ciudad si no condena el nacionalismo blanco y si no deja de atacar a las minorías, inmigrantes y refugiados. Más de 63,000 personas han firmado la misiva redactada por líderes judíos de esta localidad agrupados en Bend the Arc. “No es bienvenido en Pittsburgh hasta que denuncie completamente el nacionalismo blanco”, dice el texto.

“Presidente Trump, sus palabras, sus políticas y su partido han envalentonado a un creciente movimiento nacionalista blanco. La violencia contra los judíos de Pittsburgh es la culminación directa de tu influencia”, continúa. 

Esta es la respuesta de algunos miembros de la comunidad judía de Pittsburgh ante los planes del presidente Donald Trump de visitar la ciudad. Con los primeros funerales programados para el martes, la Casa Blanca anunció que Trump y la primera dama Melania visitarán la ciudad ese mismo día. El alcalde de Pittsburgh Bill Peduto, un demócrata, apunta que deberían preguntarles a los familiares de las víctimas si quieren que el presidente venga. “Si el presidente quiere venir a Pittsburgh, le pediría que no lo hiciera mientras estamos enterrando a los muertos”, apunta.

La carta sigue: “Nuestra comunidad judía no es el único grupo al que te has dirigido. También has socavado deliberadamente la seguridad de las personas de color, los musulmanes, las personas LGBTQ y las personas con discapacidades. La masacre de ayer (sábado) no es el primer acto de terror”. Otro de los reclamos de este grupo es que "se comprometa con compasivas políticas democráticas que reconocen la dignidad de todos”.

Trump, aunque ha condenado el ataque, no ha rechazado de forma específica al movimiento neonazi. Robert Bowers, residente de Pittsburgh de 46 años, fue identificado por las autoridades como el supuesto autor del homicidio múltiple. Compartía mensajes antisemitas en las redes sociales y las autoridades que lo aprehendieron reportaron que había dicho: “todos los judíos tienen que morir”. Bowers escribía en en la red social Gab, donde amenazó a los judíos el sábado horas antes del ataque, alegando que la Sociedad Hebrea de Ayuda al Inmigrante, o HIAS, un grupo humanitario sin fines de lucro que asiste a los refugiados, trajo inmigrantes a Estados Unidos para hacer violencia.

Otras personas se oponen a los planes del presidente de visitar el lugar, pues acusan al mandatario de contribuir al ambiente político tóxico en Estados Unidos que podría haber desencadenado el derramamiento de sangre.“Su lenguaje ha alentado el odio y temor a los inmigrantes, que es parte de la razón por la que estas personas fueron asesinadas”, dice Marianne Novy, una profesora jubilada de 73 años que vive en la sección de Squirrell Hill, el histórico vecindario judío en el que se llevó a cabo el ataque.

Otros dijeron que recibirán con gusto la visita del presidente, como el rabino Jeffrey Myers de la sinagoga Árbol de la Vida, que apuntó que Trump “ciertamente es bienvenido”. “Soy un ciudadano. Él es mi presidente”, declaró a la cadena CNN.

La masacre del fin de semana, a 10 días de las elecciones legislativas, ha incrementado la tensión en todo el país, apenas un día después del arresto de un hombre de Florida acusado de enviar bombas caseras a críticos de Trump.

Los paquetes con bombas y el derramamiento de sangre en Pittsburgh desataron un debate sobre si el corrosivo ambiente político en Washington y más allá contribuyó a la violencia, y si el mandatario tiene algo de culpa debido al lenguaje tan combativo que suele usar.