Por tuitear sobre el caso, los fiscales piden que se amoneste al abogado de El Chapo

El día que un testigo dijo que El Chapo lo había mandado matar con una de sus canciones favoritas, Eduardo Balarezo la compartió en Twitter.

Este jueves, los fiscales estadounidenses en el caso contra Joaquín, El Chapo Guzmán, pidieron al juez que amoneste a la defensa del narcotraficante mexicano por divulgar en la red social Twitter algunos detalles sobre el proceso.


En una carta, la Fiscalía defendió que los mensajes en Twitter ponen en riesgo la celebración de un "juicio justo" y pidió al magistrado que prohíba a los abogados ese tipo de comportamiento.


La misiva apunta directamente a varios mensajes publicados en la popular red social por Eduardo Balarezo, uno de los abogados de Guzmán, quien acostumbra comentar públicamente cuestiones vinculadas con el caso.


Los fiscales incluyen en su carta varios ejemplos de los polémicos mensajes de Balarezo, como uno en el que aseguraba que el narcotraficante Héctor Beltrán Leyva, preso desde 2014 en México y que recientemente murió de un paro cardíaco, falleció cuando le notificaron que iba a ser extraditado para testificar en Nueva York contra El Chapo.


También otro en el que el letrado compartió la canción "Un Puño de Tierra", una de las favoritas de Guzmán, después de que un testigo declarase que un grupo la había tocado repetidamente justo antes de que se perpetrase un ataque en su contra, supuestamente ordenado por el narco.

Según la Fiscalía, el mensaje de Balarezo puede interpretarse como una "amenaza" al testigo y tanto ese como otros violan normas que rigen este tipo de procesos.


Los fiscales protestaron además por una entrevista de televisión concedida por una abogada de la defensa, Mariel Colon-Miro, en la que comentó sobre las condiciones de detención de El Chapo.


Según aseguran, sus palabras "parecían diseñadas para provocar compasión" con el acusado y podrían interferir en el juicio.


El proceso contra Guzmán continuó este jueves en la corte federal de Brooklyn, con varios testimonios, incluido el del narcotraficante colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía, alias "Chupeta".