IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Por qué inmigran a los Estados Unidos los niños hondureños?

La razón por la que muchos niños salen huyendo de Honduras para emprender el peligroso viaje a los Estados Unidos es fácil encontrarla en una concurrida y deteriorada sala de emergencia de San Pedro Sula

 Por: Stephanie Gosk, Tracy Connor y Mary Murray

NBC News

La razón por la que muchos niños salen huyendo de Honduras para emprender el peligroso viaje a los Estados Unidos es fácil encontrarla en una concurrida y deteriorada sala de emergencia de San Pedro Sula.  

Un joven de 17 años de edad permanece en una camilla en estado de coma tras haber recibido un disparo en la cabeza. Es otra de las víctimas de la implacable violencia que ha convertido a este país centroamericano en la capital mundial del crimen.


Un pediatra que trabaja en la sala de emergencia del Hospital Nacional dice que se ha convertido en experto reparando los daños ocasionados por las balas en los niños.
 

En los últimos cinco años se ha triplicado el número de niños víctimas de la violencia que entran por la puerta del hospital. En una noche concurrida el Dr. David Mendoza puede atender entre seis y siete niños que se han convertido en las víctimas de la epidemia del crimen que azota a Honduras.

"Estamos viendo a niños más pequeños afectados por la violencia, niños de 12, 13 y 14 años de edad", comentó Mendoza.

No es difícil reconocer cuando han sido atacados por las pandillas. Está el caso del adolescente que fue traído la semana pasada con 17 disparos en el abdomen y a duras penas sobrevivió.

Otros, como el de la niña herida en la cabeza, son resultado de los daños colaterales de las despiadadas guerras que las pandillas tienen en las calles, las que existen activamente en casi la mitad del país.


"En algunas comunidades para sobrevivir se tiene que pertenecer a una pandilla", aseguró Mendoza.

 La tasa de homicidios en Honduras en el 2012 fue de 90 homicidios por cada 100.000 personas, la peor del mundo, representando seis veces el promedio global. El Departamento de Estado de los Estados Unidos reconoció que al existir una fuerza policial corrupta y sin autoridad " los criminales operan con alto grado de impunidad en toda Honduras".


La aplastante pobreza es la verdadera razón de la violencia. Según UNICEF, cerca de dos tercios de la población vive por debajo del límite de la pobreza. Uno de cada tres bebés está desnutrido y los niños de las zonas rurales tienen como promedio cuatro años de escolaridad.
Para muchas familias el único escape es a través de la frontera con Guatemala. Esta sólo cuenta con 22 agentes de policía y un vehículo para patrullar las 43 millas de extensión de la frontera, las cual dicen están llenas de "puntos ciegos".

Los niños son empujados hasta la frontera, de ahí a México, y finalmente a los Estados Unidos. Éste último continúa batallando desde octubre para hacer frente a la extensa oleada de niños que inmigran sin el acompañamiento de un adulto.