IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una denuncia "escandalosa": tres expresidentes de México son acusados de aceptar y gestionar sobornos

Emilio Lozoya, exdirigente de Pemex, acusa sin aportar pruebas a 16 políticos de participar en un supuesto esquema de coimas con la empresa Odebrecht.
/ Source: Telemundo

CIUDAD DE MÉXICO.- Tres expresidentes y otros 13 políticos mexicanos fueron acusados de participar en un presunto esquema de sobornos por un exfuncionario cercano a muchos de ellos.

En una de las acusaciones más llamativas de la política mexicana, uno de los expresidentes, Enrique Peña Nieto (2012-2018) es hasta señalado de dirigir directamente una presunta red de coimas y fondos desviados.

Emilio Lozoya, quien está acusado de corrupción pero que alguna vez fue de los servidores públicos más poderosos del país en su cargo al frente de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante la gestión de Peña Nieto, es quien lanzó la denuncia.

"Existió un acuerdo para implementar un aparato organizado de poder que desde las más altas esferas del régimen instrumentó lo necesario para obtener beneficios que afectan la soberanía de México", afirma Lozoya en un documento que preparó en un intento de pasar del banquillo de acusados, pues enfrenta cargos penales, a colaborar como testigo si es que se formulan cargos contra otros.

La denuncia redactada por Lozoya fue filtrada en la noche del miércoles a los medios, lo que la fiscalía dijo investigará. No se aporta ninguna prueba en el documento, de 60 páginas, y las autoridades mexicanas tampoco han dado indicio alguno de estar formalmente investigando lo que se acusa.

[Emilio Lozoya regresa extraditado a México con supuestos videos de sobornos]

Además de Peña Nieto, aparecen como supuestos beneficiados por sobornos los exmandatarios Felipe Calderón (2006-2012) y Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

Asimismo, son nombrados anteriores ministros de Hacienda, como Luis Videgaray y José Antonio Meade; diversos exlegisladores, incluyendo el excandidato presidencial Ricardo Anaya; y dos políticos que actualmente son gobernadores, Francisco Domínguez y Francisco García Cabeza de Vaca.

Los hechos de los que habla Lozoya en su escrito se refieren a los presuntos pagos ilegales que hizo la constructora brasileña Odebrecht en México. Odebrecht ha sido investigada formal y penalmente en varios países latinoamericanos desde hace años, pero no en México.

Lozoya está acusado de lavado de dinero y cohecho por otro caso y además enfrenta cargos de haber recibido uno de los pagos de Odebrecht, revelados por investigaciones periodísticas, cuando dirigía el sistema petrolero del país y desde que era parte de la directiva de campaña de Peña Nieto en 2012.

Enrique Peña Nieto, presidente mexicano de 2012 a 2018, durante una cumbre en Veracruz cuando estaba en el cargo.Reuters

Con los supuestos desembolsos de más de ocho millones de dólares hechos por Odebrecht, escribe el imputado, "para el 2013 Odebrecht ya tenía al presidente de su lado" y que la constructora "participaba de manera activa en la política energética del país".

Según Lozoya, eso significó también que hubo sobornos y un desvío de recursos públicos también para pagarles a legisladores y dirigentes con el fin de convencerlos que apoyaran un paquete de reformas.

Entre ellas, la reforma energética, la medida estrella del gobierno de Peña Nieto con la que supuestamente pretendía modernizar una industria petrolera en decadencia.

"Está escandalosa" y "es una denuncia muy grave", dijo al respecto el presidente, Andrés Manuel López Obrador, este jueves. Aunque reconoció que "tiene que hacer la fiscalía el trabajo de investigación" para determinar si se acepta la denuncia y si lo que se dice en ella es confiable.

[Emilio Lozoya dice que Peña Nieto ordenó sobornos para beneficiar su campaña]

López Obrador, apodado AMLO, llegó al poder después de Peña Nieto. Todos los políticos acusados son de sus dos principales partidos opositores –el Revolucionario Institucional (PRI) y el Acción Nacional (PAN)– que firmaron la reforma energética, muy criticada por AMLO y desmantelada cuando él asumió la presidencia.

La Fiscalía General de la República (FGR) y los abogados de Lozoya ambos aseguran que no tuvieron mano en la filtración, aunque la FGR confirmó la veracidad del documento.

En respuesta a que se diera a conocer el texto cuando todavía no hay investigaciones, no existen pruebas ni se ha convocado a comparecer a los acusados por Lozoya, varios de los exfuncionarios señalados denunciaron que se está politizando el tema cuando aún no hay caso formal o dijeron que demandarán por calumnia.

[México perdonó millones de dólares en impuestos a políticos y artistas durante gestiones de Peña Nieto y Calderón]

José Antonio Meade, exsecretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores, indicó que los dichos en la denuncia sobre él "solo se entienden como un acto desesperado de quien sabiéndose culpable, pretende esquivar la justicia" con un acuerdo con el cual Lozoya busca evitar ir a la cárcel.

Calderón, uno de los expresidentes señalados, opinó que "el manejo ilegal y mediático del caso" indica que se trata de una "persecución política".

Anaya, por su parte, indicó que presentará acciones legales por lo que calificó como daño moral.