"Un juez debe aplicar la ley como está escrita". Amy Coney Barrett acepta la nominación de Trump a la Corte Suprema

La magistrada dijo compartir filosofía judicial con el conservador Antonin Scalia, a quien llamó su mentor. "Los jueces no son legisladores y deben ser decididos en dejar de lado cualquier punto de vista político que puedan tener", afirmó.
/ Source: Telemundo

Con un reconocimiento a la figura de la jueza Ruth Bader Ginsburg y especialmente a su mentor, el juez conservador Antonin Scalia, con quien dijo compartir la misma "filosofía judicial", la magistrada Amy Coney Barrett aceptó este sábado de manera oficial la nominación del presidente, Donald Trump, para ocupar un cargo vitalicio en la Corte Suprema.

"Hoy es un honor para mí nominar a una de las mentes legales más brillantes y talentosas de nuestra nación para la Corte Suprema. Ella es una mujer de logros incomparables, intelecto imponente, credenciales excelentes y lealtad inquebrantable a la Constitución", dijo Trump desde el jardín de rosas en la Casa Blanca.

Barrett aceptó la nominación en un acto donde la acompañaron su esposo y sus siete hijos: "Si el Senado me hace el honor de confirmarme, me comprometo a cumplir con las responsabilidades de este trabajo con la mejor de mis habilidades".

 Barrett tuvo palabras de reconocimiento y elogio para la jueza Ruth Bader Ginsburg, de quien dijo que "su vida de servicio público nos sirve de ejemplo a todos". De ser confirmada, ocupará la vacante que dejó su muerte hace una semana a los 87 años por cáncer de pancreas. 

[Por qué la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg ha generado tanta tensión. Respondemos sus dudas]

Barrett compartió su cercanía con el juez conservador Antonin Scalia, exmagistrado de la Corte Suprema hasta su muerte en 2016, a quien consideró su mentor y de quien dijo heredar su ideología. "Su filosofía judicial es la mía también: un juez debe aplicar la ley como está escrita. Los jueces no son legisladores y deben ser decididos en dejar de lado cualquier punto de vista político que puedan tener".

 Le decisión de Trump de nominar a Barrett ahora depende de la confirmación del Senado. El mandatario instó a los demócratas a darle a la jueza una "audiencia respetuosa y digna".

"Estoy seguro de que no habrá controversia", afirmó, probablemente con ironía, y recordando el complicado proceso de confirmación de Brett Kavanaugh en 2018. 

[El presidente Trump acude al homenaje de la jueza Ginsburg y es recibido con abucheos: "¡Sáquenlo con el voto!"]

El Senado tendría menos de 40 días antes de la elección para confirmar al nominado de Trump, un calendario rápido según los estándares recientes, aunque no sin precedentes. El Partido Republicano tiene mayoría suficiente para sacar adelante la votación pese a la oposición demócrata.

De confirmarse su nominación, Barrett, sería la quinta mujer en servir en la Corte Suprema y la más joven de la corte actual. Sería también sería el tercer juez designado por Trump, uniéndose a Neil Gorsuch y Kavanaugh.

[Así es Amey Coney Barrett, nominada por Trump para la Corte Suprema: está a favor de la regla de carga pública y en contra del aborto]

Este es el discurso completo de Barrett al aceptar la nominación:

La jueza Amy Coney Barrett al aceptar la nominación a la Corte Suprema.AP

"Muchas gracias señor presidente, estoy profundamente honrada por la confianza que usted ha depositado en mí, y muy agradecida de usted y de la primera dama, del vicepresidente y de la segunda dama, y de muchos otros aquí por su amabilidad en esta ocasión tan abrumadora.

"Entiendo perfectamente que ésta es una decisión trascendental para un presidente, y si el Senado me hace el honor de confirmarme, me comprometo a cumplir con las responsabilidades de este trabajo con la mejor de mis habilidades. Amo Estados Unidos y amo la Constitución.

"Estoy realmente honrada por la perspectiva de servir en la Corte Suprema.

"Si soy confirmada, seré consciente de quién estuvo antes que mí. La bandera de Estados Unidos todavía ondea a media asta en memoria de la jueza Ruth Bader Ginsburg para marcar el final de una gran vida.

"La jueza Ginsburg comenzó su carrera en un momento en que las mujeres no eran bienvenidas en la profesión de las Leyes. Pero ella no solo rompió los tejados de vidrio, ella los aplastó. Por ello, ella se ha ganado la admiración de mujeres a lo largo del país y, ciertamente, alrededor del mundo.

"Ella fue una mujer de enorme talento y consecuencia y su vida de servicio público nos sirve de ejemplo a todos.

"Particularmente remarcable para mí fue su larga y profunda amistad con el juez Antonin Scalia, mi propio mentor. Los jueves Scalia y Ginsburg tuvieron desacuerdos feroces sin que hubiera rencor entre ellos. Su capacidad para mantener una amistad cálida y rica a pesar de sus diferencias incluso inspiró una ópera. Estos dos grandes estadounidenses demostraron que las discusiones, incluso sobre asuntos de gran importancia, no necesitan destruir el afecto. Tanto en mi relación personal como profesional, me esfuerzo por cumplir con ese estándar.

“Tuve la suerte de ser asistente del juez Scalia y dada su incalculable influencia en mi vida, me siento muy conmovida de tener a miembros de su familia aquí hoy, incluida su querida esposa, Maureen. Trabajé para el juez Scalia hace más de 20 años, pero las lecciones que aprendí todavía resuenan. Su filosofía judicial es mía también: un juez debe aplicar la ley como está escrita. Los jueces no son legisladores y deben ser decididos en dejar de lado cualquier punto de vista político que puedan tener.

La jueza Amy Coney Barrett.AP

“El presidente me ha pedido que me convierta en la novena jueza, y resulta que estoy acostumbrada a estar en un grupo de nueve, mi familia. Nuestra familia me incluye a mí, mi esposo Jesse, Emma, Vivian, Tess, John Peter, Liam, Juliete y Benjamin. Vivian y John Peter, como dijo el presidente, nacieron en Haití y vinieron a nosotros con cinco años de diferencia, cuando eran muy pequeños. Los hechos más reveladores sobre Benjamin, nuestro hijo menor, es que sus hermanos y hermanas lo identifican como su hermano favorito. Nuestros hijos hacen nuestra vida muy completa. Y aunque soy una jueza, soy más conocida en casa como una madre de habitación, conductora del vehículo y organiza organizadora de fiestas de cumpleaños.

“Cuando las escuelas se volvieron remotas en la primavera, me puse otro sombrero: con Jesse nos convertimos en codirectores de la academia de aprendizaje en línea Barrett, y sí, la lista de estudiantes inscritos era muy larga. Nuestros hijos son nuestra mayor alegría a pesar de que me privan de una cantidad razonable de sueño.

“No podría manejar esta vida plena sin el apoyo inquebrantable de mi esposo Jesse. Al comienzo de nuestro matrimonio, imaginé que dirigiríamos el hogar como socios, y resulta que Jesse hace un trabajo mucho mayor. Para mi disgusto, me enteré que mis hijos consideran que él es el mejor cocinero. Durante 21 años, Jesse me ha preguntado todas las mañanas qué puede hacer por mí ese día. Y aunque casi siempre le digo ‘nada’, él todavía encuentra maneras de quitar cosas de mi plato. Y no es porque él tenga mucho tiempo libre. Él trabaja en leyes y está muy ocupado. Es porque es un esposo magnífico y generoso y yo soy muy afortunada. Jesse y yo llevamos una vida llena de relaciones no solo nuestros hijos, sino también con hermanos, amigos y niñeras.

“Estoy especialmente agradecida de mis padres, Mike y Linda Coney. Pasé la mayor parte de mi edad adulta como un habitante del medio oeste, pero crecí en su casa de Nueva Orleans. Y como pueden atestiguar mis hermanos, su generosidad se extiende no solo a nosotros, sino a más gente de lo que nadie podría contar. Ellos son una inspiración

“Es importante en momentos como este reconocer a familiares y amigos, pero también quiero reconocerlos a ustedes, mis queridos estadounidenses. El presidente me ha nominado para servir en la Corte Suprema de Justicia y esa es una institución que nos pertenece a todos. Si soy confirmada, no asumiré ese rol en beneficio de mi círculo cercano, y ciertamente no por mi propio bien. Asumiría este papel para servirles a ustedes (los estadounidenses). Cumpliría con el juramento judicial que me exige administrar justicia sin considerar quiénes son las personas, dar igualdad de derechos a los pobres y ricos, y cumplir fiel e imparcialmente con mis deberes según la Constitución de los Estados Unidos.

“No me hago ilusiones de que el camino que tengo por delante será fácil, ya sea a corto o largo plazo. Nunca imaginé que me encontraría en esta posición. Pero ahora que lo soy, les aseguro que enfrentaré el desafío con humildad y coraje.

“Miembros de Senado de Estados Unidos, espero trabajar con ustedes en el proceso de confirmación, y haré todo lo posible para demostrar que soy digno de su apoyo. Gracias”.