IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Un daño irreparable". EE.UU. pide no retrasar más la investigación sobre los documentos de Trump

El Departamento de Justicia arremetió contra los abogados del expresidente mientras un juez ha desvelado más información sobre la orden de registro en Mar-a-Lago el mes pasado.

Por Dareh Gregorian y Tom Winter - NBC News

El Departamento de Justicia arremetió el martes contra los esfuerzos de los abogados del expresidente, Donald Trump, para retrasar su investigación sobre los documentos clasificados incautados en su complejo turístico de Florida, mientras que un juez desveló parte de la información previamente redactada relacionada con el registro del FBI en el club de Trump.

“El demandante [Trump] ha caracterizado la investigación criminal del Gobierno como una ‘disputa de almacenamiento de documentos’ o un ‘escenario de libros atrasados para devolver a la biblioteca’. Al hacerlo, el demandante no ha abordado los daños potenciales que podrían resultar de un mal manejo de la información clasificada o los estrictos requisitos impuestos por la ley para el manejo de tales materiales”, alegó el Departamento de Justicia en una presentación judicial en la que insta a la jueza de distrito de Estados Unidos, Aileen Cannon, a que le permita proceder por ahora con su investigación penal sobre los más de 100 documentos clasificados que el departamento dice que tomó de la casa de Trump en Palm Beach, Florida.

[Trump sugiere que los documentos de Mar-a-Lago eran para su biblioteca. Pero sus asesores lo ponen en duda]

La presentación señaló que los documentos tenían “marcas que significan que su divulgación no autorizada ‘razonablemente podría esperarse que resulte en un daño a la seguridad nacional’, incluyendo ‘un daño excepcionalmente grave”, y dijo que cualquier retraso causa “un daño irreparable” para el Gobierno y la opinión pública.

Cannon emitió una orden este mes para detener temporalmente partes de la investigación penal hasta que un inspector especial pueda revisar las pruebas incautadas en el registro de agosto por cuestiones de privilegio de abogado-cliente y ejecutivo.

Cannon dijo que la evaluación de los daños a la seguridad nacional podría continuar, pero el Gobierno alegó que las dos investigaciones están interrelacionadas y que la revisión no puede continuar sin la asistencia del FBI. El Departamento de Justicia está pidiendo a la magistrada que suspenda su fallo mientras apela para poder investigar cómo se manejaron los documentos.

Los abogados de Trump han sugerido en presentaciones judiciales que los documentos fueron desclasificados y que son sus registros personales y le pertenecen, argumentos que el Departamento de Justicia ridiculizó en su nueva presentación.

El expresidente, Donald Trump, juega al golf en el Trump National Golf Club en Sterling, Virginia, el martes 13 de septiembre de 2022.
El expresidente, Donald Trump, juega al golf en el Trump National Golf Club en Sterling, Virginia, el martes 13 de septiembre de 2022.Manuel Balce Ceneta / AP

“En cuanto a los registros marcados como clasificados, el demandante afirma que el Gobierno no ha ‘probado’ su estado de clasificación. Pero incluso si el demandante hubiera desclasificado alguno de estos registros mientras era presidente -una proposición que el demandante no afirma específicamente en ninguna de sus presentaciones en este procedimiento, en una declaración jurada o a través de cualquier prueba- cualquier registro que lleve marcas de clasificación fue necesariamente creado por el Gobierno y, por lo tanto, no es propiedad personal del demandante”, señala la presentación.

[¿Por qué los pasaportes incautados a Trump por el FBI podrían ser un problema para el expresidente?]

Además, el Gobierno argumentó: “Incluso si el Demandante hubiera desclasificado estos registros, e incluso si de alguna manera los hubiera clasificado como sus registros ‘personales’ a efectos de la PRA [Ley de Registros Presidenciales] -nada de lo cual se ha demostrado- nada en la PRA o en cualquier otra fuente de derecho establece una reclamación plausible de privilegio o cualquier otra justificación para una orden judicial que restrinja la revisión y el uso por parte del Gobierno de los registros en el centro de una investigación criminal y de seguridad nacional en curso".

Por otra parte, el juez de instrucción Bruce Reinhart, que firmó la orden de registro del Gobierno para la propiedad de Trump, desveló parte de la información previamente redactada de la declaración jurada en la que los federales expusieron sus argumentos para el registro.

Las secciones recién publicadas de la declaración jurada muestran que los investigadores estaban buscando una amplia gama de documentos clasificados, incluyendo varios tipos de documentos de alto secreto. También revela que cuando los abogados de Trump entregaron 38 documentos marcados como alto secreto, secreto o confidencial en junio, dijeron a los investigadores que todos habían sido guardados en un almacén en el complejo.

Los funcionarios del Departamento de Justicia dijeron en el momento de su visita del 3 de junio que alrededor de 50 cajas permanecían en la habitación, así como un “perchero con chaquetas de traje” y “artículos de decoración interior como arte de la pared y marcos”. Los investigadores dijeron que los abogados de Trump no les permitieron mirar dentro de las cajas durante la visita, según los archivos judiciales del Departamento de Justicia.

[Los abogados de Trump responden al Departamento de Justicia sobre documentos clasificados en Mar-a-Lago]

El 22 de junio, el Departamento de Justicia citó a la empresa del expresidente, la Organización Trump, para obtener un vídeo de vigilancia de la zona del almacén que se remonta al 10 de enero, según la información recién desvelada, y la compañía entregó al FBI un disco duro el 6 de julio.

No está claro por qué el FBI eligió el 10 de enero. Trump entregó 15 cajas de documentos a los Archivos Nacionales y la Administración de Registros el 18 de enero después de repetidas solicitudes de la agencia. Los Archivos Nacionales dijeron que las cajas contenían “documentos altamente clasificados entremezclados con otros registros”.

Reinhart desveló la nueva información en vista de que el Departamento de Justicia obtuvo la aprobación judicial para hacer disponible gran parte de la misma información para una presentación diferente en el caso ante Cannon el mes pasado.