IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Oficiales extranjeros que buscaban influir en Trump llegaron a gastar hasta $10,500 por noche en su hotel de Washington

Facturas de oficiales de Malasia, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Catar muestran importantes sumas en 2017 y 2018 en momentos delicados en sus relaciones con EE.UU.

Por Anna Schecter - NBC News

Durante la presidencia de Donald Trump, las autoridades de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Turquía, China y Malasia gastaron cientos de miles de dólares en el Trump International Hotel de Washington D.C. mientras intentaban influir en la política exterior estadounidense, según una investigación del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes publicada este lunes.

Las facturas obtenidas por el comité parlamentario muestran por ejemplo que Najib Razak, entonces primer ministro de Malasia, gastó 259,724 dólares en el hotel durante un viaje de una semana en septiembre de 2017, incluida una habitación de $10,000 por noche.

Razak también contrató los servicios de un "entrenador personal", con un costo de $1,500, y gastó $9,229 en "coffee break[s]". En ese momento, Razak presionaba sin éxito a la Administración Trump para que abandonara una investigación sobre un fondo soberano de Malasia que él había cofundado.

El Ministerio de Defensa saudita gastó $85,961 durante una estadía de una semana en marzo de 2018, incluido el alquiler de varias suites de $10,500 por noche, según el comité. Sucedió cuando Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos presionaban a Trump para que los apoyara en su bloqueo contra el rival económico Catar.

Por su parte, el régimen catarí gastó al menos $307,941 dólares en el hotel de Trump desde finales de 2017 hasta mediados de 2018.

[Trump planea anunciar su candidatura presidencial para 2024 en los próximos días, según reportes]

Los libros de contabilidad del hotel fueron entregados al Comité de Supervisión por la antigua firma de contabilidad de la Organización Trump, Mazars USA, como parte de la investigación sobre los negocios del expresidente y los posibles conflictos de intereses.

La mayor parte de los libros de contabilidad publicados el lunes muestran cargos detallados por habitaciones, servicio de habitaciones, lavandería, comidas en restaurantes y banquetes durante el otoño de 2017 hasta la primavera de 2018.

Carolyn Maloney, representante demócrata por Nueva York y presidenta del comité, detalló los nuevos hallazgos en una carta enviada a la archivista Debra Steidel Wall de la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA, por su sigla en inglés).

"Estos documentos cuestionan de manera grave hasta qué punto Trump se guió por su interés financiero mientras estuvo en el cargo en vez de velar por intereses del pueblo estadounidense", dijo.

En la carta, la representante solicita registros presidenciales de la NARA que podrían estar relacionados con intentos de gobiernos extranjeros y cabilderos para influir en la Administración Trump gastando dinero en el hotel. NARA dijo: "Recibimos la carta y responderemos de acuerdo con la Ley de Registros Presidenciales".

[¿Perjudicó Trump a los republicanos en las elecciones de 2022? Estos es lo que dicen los números]

Trump entregó el control diario del hotel a sus hijos durante su presidencia. En un comunicado, Eric Trump dijo: "Como empresa, hicimos todo lo posible para evitar incluso la apariencia de un conflicto de intereses, no debido a ningún requisito legal, sino por el respeto que tenemos hacia la oficina de la presidencia. Nos alejamos de miles de millones de dólares en nuevos acuerdos, cesamos toda expansión internacional, nos comprometimos con un asesor de ética externo para revisar cualquier transacción importante y, además, hemos donado voluntariamente todas las ganancias del patrocinio de gobiernos extranjeros en nuestras propiedades al Tesoro de los Estados Unidos anualmente. Además, mi padre es el primer presidente en la historia en donar su salario anual al gobierno de Estados Unidos. Ningún presidente ha hecho mayor sacrificio financiero en beneficio del país".

Los gastos de Malasia en el hotel de Trump fueron los más extensos en un período de una semana encontrados por el Comité de Supervisión hasta la fecha. El fondo de riqueza soberana de Malasia 1Malaysia Development Berhad (1MDB) estaba siendo investigado por el Departamento de Justicia por malversar miles de millones en fondos y lavarlos a través de instituciones financieras estadounidenses para comprar propiedades exclusivas en EE.UU., un yate y obras de arte de Monet y Van Gogh.

El Departamento de Justicia procedió con su decomiso civil y devolvió cientos de millones de dólares al pueblo de Malasia en 2021. Razak fue destituido de su cargo en 2018 y en agosto de este año un tribunal de Malasia le ordenó comenzar una sentencia de prisión de 12 años por su conducta relacionada con 1MDB. Un portavoz de la Embajada de Malasia no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Elliott Broidy, un recaudador de fondos republicano y aliado de Trump que luego fue condenado por actuar como agente extranjero no registrado para Malasia y otros países, también gastó más de $5,000 en el hotel durante la semana que la delegación de Malasia se quedó allí, según recibos obtenidos por el Comité de Vigilancia.

[“Preferiría a otra persona”, dice Pence sobre otra candidatura de Trump a la Casa Blanca]

Como parte de su declaración de culpabilidad, Broidy admitió haber presionado ilegalmente a Trump y al entonces fiscal general Jeff Sessions para que abandonaran los procedimientos de decomiso civil contra 1MBD.

Broidy gastó otros $2,970 en el Trump International Hotel en octubre de 2017, mientras cabildeaba en nombre de los Emiratos Árabes Unidos durante el bloqueo de Catar, según el Comité de Supervisión. En enero de 2021, Broidy fue indultado por Trump. Broidy no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

En total, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos gastaron al menos $164,929 en el hotel desde finales de 2017 hasta mediados de 2018. Los portavoces de las embajadas de Arabia Saudita, los EAU y Catar no respondieron a las solicitudes de comentarios.

En mayo de 2017, el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, visitó Washington D.C.. Según el Comité de Supervisión, los documentos muestran que la Embajada de Turquía patrocinó dos estadías en el hotel en el momento de la visita de Erdogan.

Los registros del hotel muestran que una cuenta para la "delegación de la embajada de Turquía" se cerró el 9 de mayo de 2017, y una cuenta para la "embajada de Turquía" se finalizó el 23 de mayo de 2017, según el comité. La documentación obtenida no indicaba cuánto gastó la embajada en el hotel en estas estancias.

[Un juez dictamina que Trump mintió al denunciar supuesto fraude electoral en 2020]

Los documentos mostraron que un cabildero de Turquía, el donante de Trump, Brian Ballard, gastó $21,209 en 37 noches en el hotel desde septiembre de 2017 hasta abril de 2018, según el comité.

En un comunicado, Ballard dijo: "Antes de comprar una residencia en Washington en 2018, me alojé en varios hoteles en Washington, incluido el de Trump, y pagué tarifas justas por esas noches. No hay nada inusual, de interés periodístico o digno de mención".

La embajada turca no respondió a una solicitud de comentarios.

En agosto de 2017, la delegación de la Embajada de China gastó $19,391 en el Trump International Hotel, menos de tres meses antes de la visita de Trump a Beijing, según los hallazgos del comité.

El comité señaló que el magnate de los casinos Steve Wynn, un amigo de Trump que tenía importantes intereses comerciales en China, se hospedó en el hotel dos veces en el otoño de 2017 y gastó $9,370. El Departamento de Justicia demandó a Wynn para obligarlo a registrarse retroactivamente como agente de China. En octubre, un juez desestimó la demanda. Los portavoces de la embajada china y Wynn no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Maloney dijo que Mazars continúa compartiendo los libros de contabilidad relacionados con los hoteles de Trump con el comité.

En un comunicado, Mazars dijo: "Por las obligaciones profesionales de nuestra industria, Mazars no puede hablar sobre ningún cliente, actual o anterior, el estado de nuestras relaciones o la naturaleza de nuestros servicios en un foro público sin el consentimiento del cliente o según lo exija la ley. Seguimos comprometidos con el cumplimiento de nuestras obligaciones profesionales y legales".